Menú
Mundo / 14 de mayo de 2019

Por qué votar en Argentina contra el avance de la ultraderecha europea

Por

Sobres, boleta e instructivos para votar en las elecciones europeas.

Hace unas semanas estaba tomando unas cervezas con corresponsales alemanes en Argentina. Una de ellas alertó: “Ojo que la CDU (las siglas de Unión Demócrata Cristiana, de Angela Merkel) puede terminar siendo la opción progresista a la AfD (Alternativa por Alemania, de ultraderecha)”. Temía que en las próximas elecciones al Parlamento Europeo, del 26 de mayo, la creciente y xenófoba AfD avanzara por sobre la segunda fuerza política del país, el Partido Socialdemócrata (SPD), que gobierna en coalición con la CDU. Entonces tomé la decisión de hacer el trámite para votar por primera vez en unos comicios europeos.

Soy 100% argentino, pero también porto la nacionalidad alemana porque mi abuelo materno la tenía y la recuperó después de que los nazis se la quitaran en los años 30. Era judío y joven militante del SPD. Pudo huir en 1936 a Paraguay. Después lo hicieron sus padres y sus tres hermanos varones. Sus dos hermanas no tuvieron la misma suerte. Una estaba casada con un militar de la entonces Checoslovaquia, invadida por Alemania en 1938, y nunca más se supo de ella. La otra era la esposa de un oficial alemán y mi abuelo murió en 2003 creyendo que había muerto en los bombardeos aliados de 1945. Es que la Cruz Roja le informó que su vivienda en Berlín había quedado destruida. Pero hace dos años, en un viaje a la capital alemana, googlié la dirección del departamento de mi abuelo para ir a visitarlo y así, de casualidad, en una de las respuestas del buscador descubrí que mi tía abuela figuraba en la lista de asesinados en Auschwitz.

(Te puede interesar: Gobernadora acusó a Macri de poner en peligro el reclamo por Malvinas)

Una vez más es hora de decir nunca más. Esta vez en la Unión Europea, ese modelo de integración regional en el que nos hemos inspirado a nuestra manera en el Mercosur. Nunca más cuando avanzan las ultraderechas, ya en el gobierno o en los parlamentos nacionales con al menos 10% de los votos, en países como Hungría, Italia, Austria, Suecia, Dinamarca, Holanda, República Checa, España y Alemania.

Los alemanes que nunca vivieron en su país sólo pueden votar en las elecciones al Parlamento Europeo y para ello además deben pedir que se les conceda el derecho al voto mediante una carta en la que deben argumentar por qué están vinculados a la actualidad política alemana. Eso fue lo que hice y a las pocas semanas me respondieron que iba a poder sufragar. Entonces mejor informé mejor sobre las propuestas de cada partido y sobre las últimas encuestas, que ubican en primer lugar a la CDU y que finalmente sitúan a la AfD cayendo del tercer puesto de las elecciones alemanas de 2017 al cuarto y a Los Verdes superando al SPD. Los sondeos me tranquilizaron un poco.

(Te puede interesar: Ajuste 2019: llega a todo, excepto deuda y promoción de exportaciones)

Igualmente voté. No por snob, curiosidad o deporte. Voté para que no se repitiera la historia. Esa que ya en diversas latitudes europeas está repitiéndose. Esa que tarde o temprana termina contagiando en otras latitudes donde buscan copiar la moda europea. En Argentina, hay 700.000 italianos, 300.000 españoles y muchos más europeos de los 28 países de la UE, incluido todavía Reino Unido, en condiciones de votar, la mayoría con doble nacionalidad. Aunque suene estrafalario, quizá podemos frenar en Argentina a la ultraderecha europea.