Menú
Opinión / 18 de junio de 2019

Uso y abuso de lo políticamente correcto

La última tapa de NOTICIAS abrió un debate sobre la violencia de género. Acusaciones sin argumentos y pedidos de censura.

Por

La fuerte repercusión que viene generando la tapa de NOTICIAS de esta semana motiva varias reflexiones. ¿Realmente alguien que no esté inmerso en cierto fanatismo político/partidario puede considerarla emparentada con la violencia de género? ¿Eso es violencia de género? ¿No se le está bajando el precio a un tema de muchísima gravedad?

Si algo está lejos de la violencia de género es el acto de amamantar. Hasta organizaciones feministas agrupadas en el colectivo “Agitaciones Contra el Acoso Callejero” protestaron con un “Tetazo” en el Obelisco de Buenos Aires y en otras ciudades del país hace poco más de dos años.

Violencia es, en todo caso, lo que intenta representar la caricatura política que protagonizan los auténticos actores principales de la tapa: Alberto Fernández y Sergio Massa. Ellos aman, traicionan, denuncian y vuelven al seno materno tras haber jurado una y mil veces que no lo harían nunca más. Eso es una forma de violencia.

(Te puede interesar: Otra vez sopa: los K furiosos por una tapa de NOTICIAS)

Violenta fue una estructura de corrupción estatal que el kirchnerismo no inventó, pero que desarrolló al máximo mientras la protagonista de esa tapa, Cristina Kirchner, representó el máximo poder de la Argentina, y Fernández y Massa fueron sus jefes de Gabinete.

Violenta fue la caza de brujas que durante doce años llevó a cabo ese gobierno sobre los medios de comunicación. Aunque sólo uno tuvo la desgracia de sufrirlo en carne propia desde el primero al último día: fue esta revista.

Disfrazar de violenta la tapa de NOTICIAS parece un frágil artilugio para evitar hablar de aquellas verdaderas violencias e implica una peligrosa banalización de la violencia de género real que sufren miles de argentinas.

La imagen cuestionada está inspirada en la obra “Virgen de la leche”, que muchos investigadores adjudican a Leonardo Da Vinci. Al parecer a Cristina le resultó misógina y machista lo cual también resulta curioso porque claramente la tapa habla de Fernández y Massa y la ex presidenta aparece casi en un rol secundario en la historia que se cuenta, aunque se la identifica como el centro del poder de ese espacio. Otra extrañeza de la furia contra NOTICIAS: considerar que alguien señalada como el eje del poder puede ser víctima de violencia de género, cuando en realidad ese tipo de violencia la sufren los más débiles.

Pero como suele ocurrir con estos temas, la hipocresía y lo políticamente correcto se imponen más que el sentido común y la razón. Hoy por hoy, lo políticamente correcto parece haberse convertido en el nuevo nombre que se le da a la censura, claro que es mucho más digerible y aceptable para la conciencia. En esta misma línea, en una de sus Clases Magistrales publicadas en NOTICIAS, la psicoanalista Silvia Ons describía a lo políticamente correcto como “un control orwelliano cuyo peligro radica en que no se revela como tal, es sutil e imperceptible.” Y agregaba:“Zizek considera que lo políticamente correcto es violento y dictatorial. En este sentido celebro el texto de Manuel Ballester cuando dice que lo políticamente correcto remite a un modo de actuar y de hablar que se está imponiendo, pero no pacíficamente como si se tratase de una nueva moda. Por el contrario se trata de una imposición a base de legislación y que cuenta con un poderoso aparato censor y punitivo. Aparece como una visión benévola de la sociedad que, por otra parte, se contradice con el modo inquisitorial que aplica. La corrección política es, en cierto modo, el ambiente espiritual de nuestro tiempo, se observa en las instituciones públicas y privadas donde hay que acallar al disidente.”

En ese mismo orden no debemos olvidar que Cristina Kirchner ya se había quejado amargamente porque las feministas no la defendieron de otros supuestos ataques de NOTICIAS. Que fue la forma que siempre usó la ex presidenta para no responder a las denuncias que desde el 2003 se hicieron en nuestras tapas y que, recién años después, llegaron a otros medios y hoy están en la Justicia.

Inclusive volvió sobre el tema en su libro “Sinceramente”. Tal vez es por eso que ahora ciertas feministas no se hicieron esperar y rápidamente publicaron diferentes comunicados contra la revista y opiniones de todo tipo en las redes sociales. Tampoco faltaron los que pidieron juicio sumario para los periodistas y que se retire la edición de los kioscos, alcanzando niveles de delirio casi lisérgicos sólo superados por el pedido que hizo el actor Dady Brieva para que se forme una CONADEP para enjuiciar periodistas como se hizo con las sangrientas juntas militares que protagonizaron el golpe de 1976, asesinaron a miles y miles de argentinos y usurparon el poder hasta 1983. ¿Qué nos está pasando? ¿Cómo se llama eso? ¿No será mucho? Por lo visto no porque hasta Diana Maffia, Defensora de Género del Diario Perfil, acusó a NOTICIAS de encarnizarse con CFK tras opinar que la tapa es denigrante. Otra vez: ¿No será mucho?

(Te puede interesar: Los Cristinos: Alberto Fernández y Sergio Massa)

Hace poco, en una de las maravillosas columnas que suele escribir, Alejandra Daiha (Editora Ejecutiva de NOTICIAS) se preguntaba tras ser cuestionada por grupos feministas debido a una tapa de su autoría: ¿fue violencia de género un Macri  en cuero embarazado, con los pantalones bajos, travestido o dándole un beso en la boca a Obama? (situaciones en las que fue caricaturizado por esta revista). Al parecer no, porque nadie levantó la voz contra la revista. Ni colectivos de feministas indignadas ni organizaciones por los derechos del hombre. La vara cambia según géneros y colores políticos. Pero NOTICIAS no hace diferencias y siempre ha tratado, trata y tratará la actualidad política de la misma forma, con la misma mirada, gobierne quien gobierne.

Si por algo se ha caracterizado NOTICIAS a lo largo de sus 30 años de historia es por ser coherente, audaz y creativa. Por tratar de incentivar el pensamiento y ayudar a reflexionar con libertad e información. Pero la policía ideológica, de izquierda, derecha o de géneros siempre está atenta para limitar la libertad de expresión cuando lo que se expresa no coincide con sus preceptos.

Hace 30 años que esta revista soporta presiones de todo tipo. Sucedió por ejemplo cuando por primera vez un medio masivo publicó en tapa a una artista trans (Cris Miró), cuando se comenzó a tratar una problemática tabú como el aborto o cuando esta revista se convirtió en vanguardia en las investigaciones sobre mujeres víctimas de verdadera violencia de género.

También hubo quejas de lectores y anunciantes cuando se publicaban las primeras imágenes de madres amantando a sus hijos. Aunque parezca extraño, hace tres décadas se consideraban imágenes de mal gusto para una revista de actualidad.

Creemos que el rol de una revista como NOTICIAS también debe ser ampliar los límites de lo que se está dispuesto a decir y a escuchar.

Los aprietes que recibimos por ello, son un precio que estamos dispuestos a seguir pagando.

 

*Jefe de Redacción de NOTICIAS.