Menú
Personajes / 15 de agosto de 2019

Silvina Luna: “Antes buscaba relaciones pasionales”

La vida espiritual es su nuevo eje: lecturas hinduistas, yoga, meditación y dieta vegetariana. Además de tevé con Moria.

Foto: Sabrina Garbarino.

Parece haber encontrado el sosiego que buscó durante mucho tiempo. Se la ve relajada y en su discurso abundan las palabras aprendizaje, agradecimiento, sanar, evolucionar, profundizar. Silvina Luna es parte de “Incorrectas”, el programa que cada tarde conduce Moria Casán por América, y además tiene su propia marca de ropa. Sin pareja pero con ganas de encontrar un compañero de vida, la actriz cuenta que le gusta mucho estudiar y leer. ¿Su libro favorito? Bhagavad Gita, un texto sagrado hinduista. También está haciendo el instructorado de yoga, disciplina que practica desde hace diez años.

Y dice que tiene una rutina que incluye una meditación diaria y una semanal, con un grupo. Vegetariana, se prepara cada mañana su comida del día y es muy cuidadosa en su alimentación. Dio sus primeros pasos como modelo y conductora en su Rosario natal y a los 17 años se mudó a Buenos Aires. La popularidad le llegó con el reality Gran hermano, en el 2001, y desde entonces nunca paró. Hizo televisión, teatro de revistas, comedias, publicidades. En esta entrevista abre las puertas de su mundo interior y comparte su aprendizaje, sus sueños y sus deseos.

Noticias: ¿Se siente una incorrecta? ¿Qué límites tiene a la hora de hablar de sus colegas? Muchas veces usted misma fue víctima de rumores y fake news.
Silvina Luna: Me siento muy cómoda en el programa porque en el equipo hay un espíritu de buena energía, no solo porque somos todas mujeres sino que también hay alegría. También Moria es la que genera buena onda, ya sabemos la energía que maneja, que está siempre arriba. Incorrectas es un trabajo, pero también un lugar de recreación, de juego, de ir a reírme. La alegría tiene una fuerza y una vibración muy altas, siempre es bienvenida y desde ahí salen cosas creativas y lindas. Mi niña interna se divierte mucho. Dentro del programa cada una tiene su especio y yo hablo desde mi lugar, siempre siendo sincera conmigo misma, sin faltar el respeto a nadie. Me pongo límites, claro, pero es conmigo misma. Respeto mucho hasta dónde quiero llegar y qué decir de cada persona. Trato de tener una mirada compasiva y de empatía con el otro. Creo que va por ahí lo mío.

(Te puede interesar: Julián Weich: “Mi misión es ayudar a los que ayudan”)

Noticias: También le dedica mucho tiempo a un proyecto propio, ¿acaso se quiere correr del medio?
Luna: No, pero tengo mi propia marca de ropa. Surgió porque estuve de viaje unos meses en los Estados Unidos, a punto de hacer algo allá pero decidí volverme y traje esa idea acá, que es un e-commerce o venta on line, aunque también tengo unos puntos de venta en Palermo, Rosario y La Plata, por ahora. Es ropa para mujer, que me pondría yo. Hago todo solita, es bastante casera la cosa: me ocupo de los diseños, las telas, los talleres, las fotos. Arranqué en octubre del año pasado y, de a poquito, se va a instalando. Además tengo una persona que asesora en forma personal por Instagram, a quienes quieran comprar y tienen dudas con los talles. Y una parte de cada compra va a la Fundación Food for life Argentina (Alimentos para la vida), que es una fundación sin fines de lucro iniciada en la India hace más de 40 años. Está en más de 60 países y se dedica a la distribución gratuita de alimentos vegetarianos para personas en situación de calle. Es una linda causa y yo estoy conectada con la fundación constantemente; es una manera de encontrarle un mayor propósito a lo que hago. Y tengo muchas ganas de volver a actuar. Este tiempo conecté más con mi sensibilidad y tengo necesidad de expresarme a través de la actuación.

Noticias: Alguna vez contó que trabaja desde los 13 años y a los 17 se vino a Buenos Aires. Esta Silvina de hoy, ¿en qué es diferente a aquella que vimos en Gran Hermano y en qué es la misma?
Luna: Siempre fui muy autosuficiente, independiente. Me vine a Buenos Aires a los 17 años y toda la vida fui muy entusiasta, con ganas de progresar, de evolucionar, de seguir adelante. Siempre tuve ese motor encendido dentro mío. Obviamente pasé por momentos de sufrimiento y soledad, pero eso también es aprendizaje y hace a la persona que soy hoy. Veo a esa chica que fui con mucho cariño, la abrazo, la integro. Me da ternura por su garra, por su entrega a todo lo que soñaba, su predisposición a venir sola a la ciudad a los 17 años, a vivir en una pensión. Y en cuanto a diferencias, creo que hoy tengo más conciencia y otra mirada acerca de las cosas. Hoy hay un aprendizaje, pude sanar muchas cosas y estoy en un camino espiritual que tiene un lugar importante en mi vida y ocupa mucho tiempo. Eso hace que esté en eje, que viva el presente, que esté consciente. A la hora de tomar decisiones me acerco más a lo que mi ser quiere. Cuando hablo del ser, me refiero a que cada vez uno va profundizando, va evolucionando y te acercas más a tu plan, a lo que venís a hacer, adonde te sentís cómoda y no guiarte tanto por los pensamientos o por la mente. Creo que somos almas espirituales en este mundo material. Es importante no olvidarse de eso y tener una relación activa con nuestro ser. A mí me sirve para seguir evolucionando.

(Te puede interesar: El nuevo Santiago Del Moro: rating lágrima)

Noticias: ¿Qué recuerdos tiene de sus padres? Ambos se fueron muy jóvenes.
Luna: Mis padres se fueron muy jóvenes, a los 50 años. Pero tengo una relación con ellos porque están siempre presentes en mí. Tuvieron un gran amor, estuvieron juntos desde los 15 años. Mi papá falleció y a los cinco meses se fue mi mamá, tras él. Tan inmenso era el amor que se tenían. Yo los honro, les tengo un, profundo agradecimiento. Están presentes en mi vida todo el tiempo y conecto con ellos cuando quiero. Es un gran paso que todos deberíamos hacer: poder honrar a los padres y agradecerles desde el corazón por el simple hecho de darnos la vida. Es el primer paso para sanar muchas cosas. Recuerdo que eran dos personas muy divertidas y cuando teníamos ese encuentro los cuatro, con mi hermano menor, era realmente mágico. Eran dos personajes. Muy lindos. Mi papá me trasmitió el esfuerzo, el trabajo, me enseñó a luchar y eso es parte de mi esencia. Y de mi madre heredé su gran sensibilidad y el ser muy amorosa, también. Con los años aprendí a buscar respuestas dentro de mí, en mi corazón. No hay que buscar tanto afuera. Buscamos contención, que nos quieran, felicidad. Pero si hacemos un trabajo introspectivo de autoconocimiento y auto sanación, encontramos muchas respuestas. La alegría y el sufrimiento son parte de la vida y está bueno no apegarse a ninguna de las dos cosas y poder tener estabilidad y fortaleza más allá de las cosas que pasen afuera. Hay que estar bien plantado interiormente.

Noticias: ¿Qué la hizo descubrir a esta Silvina más zen?
Luna: No se trata de una Silvina más zen, ni hubo nada en particular que me haya hecho más zen. Es una elección de vida y una vez que tenés ciertos conocimientos, todo el enfoque cambia y te da mucha libertad. Sin duda, el conocimiento es lo más preciado. Yo vivo, siento y pienso de esta manera. Es vivir con conciencia en todo: en lo que comés, lo que escuchás, lo que pensás. Todo eso te nutre. El conocimiento tiene que ver con que somos almas espirituales en un mundo material. Podes vivir bajo las leyes del mundo material o tratar de trascender eso. Cuando miras hacia atrás parece que las cosas encajan. Si no hubiera nacido en esa familia y no me hubiese pasado todo lo que me pasó en la vida, probablemente no habría conseguido acercarme a este conocimiento.

(Te puede interesar: Leandro “Chino” Leunis: “Fue un golpe el fin de mi matrimonio”)

Noticias: Con una vida espiritual tan rica, ¿cómo cuida su físico?
Luna: Me cuido porque aprendí a amarme, a respetarme, a tener dignidad hacia mi propia vida. Y eso tiene que ver con el amor, con cuidar nuestro vehículo, nuestro cuerpo que es nuestro templo. Me cuido en la alimentación, soy vegetariana, tampoco como lácteos. Ejercito mi cuerpo físico a través del yoga, porque me parece algo integral que implica el control de las emociones, la mente y el cuerpo. Tengo un cuidado en general, en todo sentido: con las cosas que escucho, con lo que entra por mis ojos, las cosas que pienso, las que como.

Noticias: ¿Está en pareja?
Luna: Estoy sola hace bastante tiempo ya. En esta etapa de mi vida elijo resguardarme, respetar mi intimidad. Estoy muy contenta, en este proceso que estoy contando. Busco otro tipo de conexión, un compañero que me acompañe. Me gustaría tener una relación desde ese lugar. En otra etapa de mi vida quizá buscaba relaciones más pasionales, más físicas y hoy siento que eso no me llena, o me da satisfacciones pasajeras y no a largo plazo. Hoy me gustaría construir algo a largo plazo, si aparece ese compañero de vida.

(Te puede interesar: Martín Fierro: Guido Kaczka, una fórmula que funciona)

Noticias: ¿Cómo está de salud? Tuvo varios problemas luego de la cirugía estética que se hizo con Aníbal Lotocki. ¿El juicio por lesiones aún continúa?
Luna: El juicio continúa, lo tiene Fernando Burlando. Ya presenté todo y está en manos de quien tiene que decidir. Estoy soltando eso para dejar que lo resuelva la gente que tiene que hacerlo. Y de salud estoy muy bien.

Liliana Podestá
@lilianapodesta