Viernes 23 de octubre, 2020

SOCIEDAD | 09-10-2020 00:05

Quiénes están detrás de los incendios forestales en la Argentina

El 95% tiene origen en acciones de seres humanos. Desde imprudencias, pasando por quema de pastizales para sembrar soja, hasta negocios inmobiliarios. Detenidos e imputados.

El poeta inglés Leigh Hunt entendía al fuego como el más tangible de todos los misterios visibles. Desentrañar este enigma es parte del complejo panorama que viven las provincias del norte y centro del país, donde el fuego arrasó más de 190 mil hectáreas, un equivalente mayor a cinco veces el territorio de la Ciudad de Buenos Aires. 

Según el Servicio Nacional de Manejo del Fuego (SNMF), desde el mes de julio se registraron focos de incendios en más de 14 provincias, con focos que aún persisten en Córdoba, Jujuy, Tucumán, Salta, Catamarca y La Rioja. 

El mismo organismo informa en su página web que “el 95% de los incendios son producidos por intervenciones humanas” y explican que las fogatas mal apagadas, colillas de cigarrillos encendidas, el abandono de las tierras y el pastoreo con fuego, son las principales causas de su propagación. Distintas organizaciones de defensa medioambiental agregan intencionalidades que van desde negocios sojeros, ganaderos e inmobiliarios

“La mayor parte de los incendios son deliberados, intencionales y buscan una motivación económica”, explica a NOTICIAS Juan Cabandié, ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación que estuvo presente en las zonas afectadas monitoreando el accionar de bomberos y fuerzas de seguridad. El ministro indicó que la Justicia es la que debe encargarse de actuar con determinación para encontrar a los culpables. 

“La primera medida que adoptó ante el fuego el presidente Alberto Fernández fue —con muchísimo criterio— recuperar el Plan Nacional de Manejo del Fuego en el ámbito del Ministerio de Ambiente. Luego conseguir los recursos correspondientes, impidiendo que las tierras quemadas puedan ser utilizadas como valor de cambio o actividad lucrativa durante el tiempo en que dura su restauración, tal como dice el proyecto de ley del diputado Máximo Kirchner”, remarca.

El proyecto del presidente del bloque del Frente de Todos fue presentado a principios de octubre, como reforma a la ley 26.815 de Manejo del Fuego. El proyecto de protección de ecosistemas intenta cuidar las áreas quemadas, prohibiendo su venta o especulación inmobiliaria. La iniciativa fue acompañada por los titulares de otros espacios como Graciela Caamaño (Consenso Federal), Luis Di Giácomo (Juntos Somos Río Negro) y Eduardo Bucca (Peronismo Federal). 

“Tenemos un sistema económico en el que vale más la tierra quemada que la tierra con el bosque; necesitamos leyes que se cumplan y jueces que investiguen y metan presos a los responsables”, explica Inti Bonomo, Licenciado en Gestión Ambiental (UBA). Bonomo también comentó que le llegaron denuncias por Facebook de venta de terrenos quemados. 

“El tema no es caerles solamente a los que prendieron el fuego, sino a aquellos que los mandaron a quemar”, resume.

Un ejemplo es el de la inmobiliaria Domus Bienes Raíces, en la zona de Villa Carlos Paz, ofreciendo lotes supuestamente quemados con vista al Lago San Roque desde 800 mil pesos. Luego de varias denuncias de usuarios en las redes sociales, la empresa bajó la publicación pero no pudo evitar la viralización de las imágenes. 

Madó Campos (59) es médica y ambientalista. Desde 2006 vive en Characato, a 45 kilómetros de La Falda, una región declarada “Ambiente de Conservación” por la Secretaría de Ambiente de la provincia de Córdoba. Es co-fundadora de la Asociación Civil Characato Vida y testigo del paso del fuego en primera persona.

“No tengo dudas de que aquellos que están detrás de todo esto son los que quieren hacer negocios con la tierra; se están quemando zonas de vertientes y de reserva natural en las que es muy difícil emprender negocios inmobiliarios o agrícolas si no están quemadas”, asegura. Desde la Asociación comenzaron una campaña de concientización vía redes sociales a la que se sumaron artistas como Pablo Echarri, María Fiorentino, Mariano Martínez y Georgina Barbarossa, entre otros. 

“Necesitamos una justicia que actúe rápidamente”, enfatiza.

Denunciados y acusados

Al momento se conocen algunos casos de personas detenidas por provocar el fuego. En Traslasierra fueron detenidos cinco jóvenes por reavivar los incendios en un campo local. En la región del Valle, la Policía de Santa María detuvo a un hombre que avivaba las llamas dentro de un camping.

En el Departamento de Ischilín, Villa Albertina, la fiscal de Instrucción Fabiana Pochettino dictó la prisión preventiva de Raúl y Pablo Castro, imputados por iniciar incendios en la zona. Víctor Barrionuevo, un poblador de la zona de Cruz del Eje, fue imputado y detenido por incendio culposo.

Otro caso es el de Gustavo Sánchez, jefe de la Empresa Provincial de Energía de Córdoba, en La Cumbre, que fue acusado por la fiscal Paula Kelm por falta de mantenimiento en los cables de electricidad de la zona, lo que ocasionó el inicio de las llamas en la localidad de Cuchi Corral, en Cosquín. 

En Rosario, ambientalistas miembros de la Multisectorial por los Humedales pidieron declarar “persona no grata” al ganadero Enzo Mariani por “crímenes contra el ambiente y usurpación de bienes públicos”. La organización lo denunció por presuntas quemas para ganadería y vaciamiento de una laguna en sus tierras, frente al Delta del Paraná. 

“Evidentemente hay uno de los poderes que no está actuando conforme a las necesidades y ese es el Poder Judicial”, remarcó el Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, en su última exposición en el Senado de la Nación.  
En sintonía con Cabandié, Cafiero afirmó que el  presupuesto para el Plan de Manejo del Fuego se aumentó de 245 a 727 millones de pesos.

Los ambientalistas esperan que las leyes se reformulen y la justicia actúe para mantener a salvo las tierras.

 

 

*Integrante del Equipo de Investigación de Perfil Educación.

También te puede interesar

por Mariano Cervini*

Galería de imágenes

Comentarios