Sunday 26 de May, 2024

COSTUMBRES | 17-12-2023 09:34

Decoración circular: Las nuevas tendencias para reciclar muebles

La compra de objetos usados está en alza gracias a las redes sociales. Oportunidades vintage y los más buscados.

Existen desde siempre. Los mercados de pulgas y los espacios donde comprar y vender muebles, adornos y objetos usados no son cosa nueva. Sin embargo, la crisis y la inflación, así como la masiva difusión de las redes, llevaron esta práctica a nuevos niveles. El broche de oro lo aporta la conciencia ecológica, que apoya la idea de no seguir produciendo en serie y, en cambio, reducir, reciclar y reutilizar. Así, hoy la deco “low cost” se impone para todos.

Vaciar la casa

Hace más de 20 años, María Maranessi se encontró con algunas cosas que no usaba. Y decidió abrir las puertas de su casa para venderlas. Gracias al éxito de esa acción, comprendió que estaba frente a un negocio posible. Hoy su nombre es también una marca que lleva dos décadas organizando integralmente ventas de fin de semana por traslados al exterior, mudanzas y sucesiones, entre otros motivos.

Reciclar

En su equipo cuenta con vendedores, interioristas, arquitectas, licenciadas en Marketing, diseñadores gráficos y tasadores, y entre sus ítems a la venta hay desde mobiliario, objetos decorativos, vajilla y electrodomésticos a objetos de arte, pinturas, esculturas y joyas actuales y antiguas. Entre los productos más buscados, sobre todo en el último tiempo, destacan los muebles y los objetos de diseño, así como el arte en general.

“Todos los fines de semana nos visitan más de 500 personas. Nuestros clientes son inquietos, curiosos, amables”, detalla la propia Maranessi. Cuenta también que en estos años notaron incrementarse la demanda desde ambos lados del mostrador: tanto aquellos que necesitan vender el contenido de sus domicilios como la de quienes visitan buscando artículos usados en buen estado. “En nuestros comienzos la oferta y la demanda eran bastante más escasas. Hoy todo el mundo vende lo que ya no usa. Todo se reutiliza. Objetos que quedaron olvidados vuelven a tener vida y la historia anterior abre camino a una nueva”, describe la especialista.

Computadora

El poder de las redes

El auge de las redes sociales es otra de las razones del crecimiento de la deco low cost. Varios emprendimientos reúnen hallazgos y luego los publican en redes para realizar ventas particulares. Con tal furor que llegan a tener tantos seguidores como una marca masiva.

Así sucede, por ejemplo, con Casa The Stock, cuya comunidad roza las 62.000 personas. Este proyecto nació en 2010, cuando luego de trabajar en el suplemento de decoración del diario Perfil, Sol Achával notó que había muchas personas que querían cambiar sus muebles impecables por otros más nuevos, y que había otras tantas que querían empezar a mejorar sus casas. Allí nació su oferta y demanda. “Mi primera clienta fue una amiga que trajo del exterior un juego de cubiertos que no le servían y se los vendí a otra amiga que se estaba yendo a vivir sola”, describe. No pasó mucho hasta que se generó un círculo virtuoso en el que, cuando alguien liberaba algo, otro lo recibía para embellecer su casa. Con el tiempo, el equipo se amplió con Tina Lemos y Mariana Gándara.

Vintage

Basta con seguir su cuenta para acceder a diario a unos 20 o 30 productos nuevos. Pero si alguno interesa, es importante escribir rápido: el primero que se contacta tiene una prioridad de hasta 40 minutos. Si no confirma su compra, se continúa la venta respetando el orden de llegada de los mensajes. Y una vez que el cliente define que lo quiere, se coordina el envío, que muchas veces es en el mismo día.

Desde el lado de quienes venden, el proceso también es simple. Casa The Stock recibe fotos del mueble o artículo a publicar y van a verlo personalmente para tomar medidas y chequear detalles. “Nuestro lema es ‘confiá en que el mueble publicado fue visto por ojos exigentes’”, apunta el equipo. Y es que la alta calidad de sus productos es uno de sus grandes diferenciales y la razón de la segmentación de su público: mujeres de entre 30 y 55 años con intereses y conocimientos de decoración, seguidoras de las grandes marcas de muebles, así como hombres de la misma edad que se dedican al diseño, junto a artistas y personas adeptas a la ecología. “Aquel que compra en Casa The Stock busca un mueble de marca, valor y calidad a precios razonables”. Dependiendo el estado del producto, puede oscilar entre el 40 o el 70% del precio original.

Muebles

Con una comunidad que supera los 81.000 seguidores, Mercado Don Toto es otra cuenta con gran alcance. Aunque en lugar de oficiar de nexo entre vendedores y compradores, aquí la premisa de sus creadores es ofrecer una curaduría de muebles del siglo pasado, todos restaurados y puestos a punto para ser utilizados cotidianamente. “Tenemos clientes amantes de los muebles de otros tiempos desde siempre y otros que al ver nuestra forma de mostrarlos se dan cuenta de que no hace falta tener una casa retro para sumar un detalle vintage”, describen desde el proyecto. Entre los productos más buscados, las cajoneras y las vitrinas de mercería rankean alto.

Muebles vintage

“Se está entendiendo positivamente el concepto de ‘lo usado’. En Don Toto somos promotoras de las segundas oportunidades, pero entendemos que se necesita creatividad y tiempo. Por eso, con nuestras fotos y armados también buscamos dar ideas para crear los espacios y que se pueda visualizar que sumar muebles y objetos usados puede ser muy lindo”, razonan e incentivan. De hecho, destacan la belleza de incorporar elementos con vidas anteriores. “Muchos de los muebles del Mercado son de oficios. De oficinas de correo, de ferreterías o mercerías, y hoy están cumpliendo otra función en cocinas, livings o dormitorios”. Es que subirse a la tendencia de la deco circular no es solamente cuestión de costos, sino además de energía. En un mundo producido en serie, se trata de comprar productos con alma.

Galería de imágenes

En esta Nota

Vicky Guazzone di Passalacqua

Vicky Guazzone di Passalacqua

Comentarios