Wednesday 24 de April, 2024

CULTURA | 17-09-2023 08:24

Edgardo Giménez: "Lo que menos me cuesta es imaginar"

Malba exhibe una muestra antológica del artista, que fue escenógrafo, pintor, arquitecto y performer. Lo único que le importa es "ofrecer felicidad".

Es a la vez un refugio y un viaje en el tiempo. Entrar a la exposición “No habrá ninguno igual”, sobre la obra de Edgardo Giménez que se presenta en MALBA hasta el 13 de noviembre, implica revivir la magia de la generación del Di Tella y la explosión creativa que fueron los 60 y 70 en el arte local. También, atravesar la vasta trayectoria de Giménez hasta la actualidad, un artista disruptivo que enriquece sus creaciones con una trama de disciplinas como la publicidad, el diseño y el humor. Si bien no es una retrospectiva, la muestra invita a sumergirse en íconos memorables como los gatos “secrétaire”, el sillón que diseñó para Romero Brest o las más recientes monas.

Edgardo Giménez

En esta sintonía, es un recorrido que genera sonrisas y que convoca a un público de lo más heterogéneo. “Lo más original que tengo es que no sintonizo la pesadilla, sino el buen humor y las ganas de vivir. Y eso llama la atención en un momento en el que el mundo, nuestro país incluido, está tan turbulento. Apuesto a la alegría, porque, como decía Tita Merello, la vida es corta, y pasarla a té de tilo, preocupado y con estrilo, me parece atroz”, describe el propio Giménez, que asegura que cumplió su cometido de “contagiar y sintonizar una onda distinta”.

Los espacios de su carrera

La muestra está curada por María José Herrera, crítica de arte e historiadora que ya trabajó con él en otras dos exposiciones y es su fiel acompañante desde hace dos décadas. No es una retrospectiva pero sí una antología, y podría decirse que el orden está dado por conceptos.

Edgardo Giménez

Así, en una sala priman los animales de selva, donde por ejemplo puede verse un tapiz de rana, un óleo de Cupido entre fauna o una escultura de un saltamontes. En un espacio donde dominan las nubes, puede apreciarse el mueble de la piedra, donde una roca es el elemento escultórico central de una pieza que simula un cielo y se corona con un arco iris luminoso. También llama la atención la obra “Federico Klemm”, un retrato corpóreo de este personaje vital de la cultura argentina, con quien Giménez tuvo gran cercanía.

Edgardo Giménez

Otra sala es la reconstrucción de un cuarto que el artista diseñó en la casa de Romero Brest, envuelto por completo en espejos (y por ende uno de los espacios más fotografiados de la muestra en tiempos de selfies omnipresentes). Aquí, el sillón del dueño de casa, de gran tamaño y lunares, es protagonista y volvió a la vida retapizado para esta ocasión. Alrededor, el espacio se completó con la instalación “Es el amor, es el amor lo que hace girar al mundo”, en la que el conejo de “Alicia en el País de las Maravillas” está dentro de una taza; y con uno de sus clásicos secrétaires de gato en versión blanco.

Edgardo Giménez.

Lo que sigue es una de las partes más impactantes de la muestra. En su nutrida carrera, Giménez también tuvo tiempo para diseñar escenografías, y una de las más memorables ha sido recreada. Se trata de la habitación del falso psiquiatra protagonista de “Los neuróticos” (interpretado por Norman Briski en 1971), un profesional falaz que ofrecía terapia grupal a pacientes con traumas sexuales en busca de conquistar a las mujeres que concurrían. La mente maravillosa de Gímenez creó para este argumento un huevo gigante lleno de huevos más pequeños y una hamaca, al que se accede por un tobogán multicolor. Este ingenio le valió al artista el Premio a la Mejor Escenografía por parte de la Asociación de Cronistas Cinematográficos, y en esta recreación de 2023 vuelve a cobrar vida cada miércoles, viernes y sábado con distintas performances.

El espacio siguiente es casi enteramente blanco. Aquí se destacan los monos y monas (en sus inicios eran machos, hoy son hembras), íconos de la obra del artista. La primera vez que aparecieron en su historia fue en el afiche que realizó para la exposición “Arte 67”, en la galería Nordiska. Más tarde, este animal se expandiría por sus pinturas, esculturas y escenografías. Realizados tanto en aluminio como en madera policromada o cerámica, son una figura central de su universo, en el que la alegría es un punto fundamental, y que coincide porque “¡los monos hacen monerías!”.

Psexoanálisis

Finalmente, la escenografía de la película “Psexoanálisis” vuelve a la vida en la última sala. Y en donde solía aparecer Libertad Leblanc, hoy actúa la drag queen Vedette una vez por semana, realizando “lip singing” con una playlist especial. En la misma sala se presenta la maqueta de Casa Neptuna, uno de los proyectos más recientes que realizó Giménez para la Fundación Ama Amoedo en Uruguay, y hecho completamente a la distancia en pandemia.

A través del tiempo

La recorrida no estaría completa sin una línea de tiempo que ilumine la potencia creadora del artista. Y que, aunque no logra cubrir la totalidad de su agudeza creativa, traza un camino desde ese niño de 8 años que deslumbró realizando la vidriera de la ferretería de su barrio con papel crepe, a ser uno de los íconos del arte pop argentino, reconocido internacionalmente. Refleja sus años en la publicidad, sus obras habitables, sus trabajos de interiorismo y de diseño industrial, sus escenografías memorables, las distintas influencias en su arte.

Edgardo Giménez

“Romero Brest me encargó La Casa Azul cuando yo nunca había hecho una casa. Y la creé, el crítico Pierre Restany hizo una nota y llegó a la gente del MoMA, que terminó incluyéndome en una muestra sobre transformaciones en arquitectura moderna, no siendo yo arquitecto. Tampoco había hecho escenografía y recibí el premio en una recopilación de 10 años de cine argentino. Las cosas me fueron fueron ocurriendo, siento que tengo un horóscopo afortunado”, analiza. Aunque además de fortuna, cuenta trabajo en su acervo. Hasta hoy sigue produciendo, por lo que seguro habrá más muestras por visitar. “Estoy en un estado creativo permanente, porque lo que menos me cuesta es imaginar”.

 


 

Galería de imágenes

En esta Nota

Vicky Guazzone di Passalacqua

Vicky Guazzone di Passalacqua

Comentarios