Thursday 29 de February, 2024

EMPRESAS Y PROTAGONISTAS | 29-06-2023 07:55

Claves para el liderazgo y la gestión exitosa de empresas familiares

Cuando la familia y los negocios están interrelacionados, el liderazgo no solo debe llevar a la organización a buen puerto sino también mantener la cohesión de sus integrantes. Esto le da un carácter tan especial como complejo al rol del líder dentro de las empresas familiares.

Las empresas familiares son una parte fundamental a nivel económico y social dentro de nuestra sociedad y, además, representan el tipo de organización comercial más frecuente y antigua.

Estas organizaciones generan una porción muy importante de empleo a nivel mundial y son clave en la economía de cualquier país. Pero también representan un tipo de empresa muy proclive a extinguirse.

Casi el 50% de las empresas familiares no sobreviven a la muerte de su fundador; de estas menos de un 30% alcanzan la tercera generación y apenas el 1% llegan a la cuarta.

Por eso, uno de los grandes desafíos para todas las empresas familiares es garantizar su supervivencia.

Liderazgo y gestión en las empresas familiares

Las empresas familiares pueden llegar a ser las más productivas y las más gratificantes en el plano personal y profesional para todos los miembros de la organización cuando se gestionan de la manera adecuada.

La responsabilidad del líder del negocio familiar es crucial. La estabilidad de estas empresas está en gran medida relacionada con la buena relación entre los miembros de la familia. Generar y sostener esa sintonía es una de las funciones principales de la labor de liderazgo.

En las empresas familiares, a la responsabilidad de gestionar el negocio, se le suma la necesidad de mantener unidos a los miembros de la familia y generar un sentimiento de pertenencia al negocio familiar que vaya más allá de los beneficios.

La persona responsable de dirigir la empresa deberá fomentar la cohesión familiar para garantizar la estabilidad del negocio.

 

5 Claves para el liderazgo de empresas familiares

Si sos el líder de una empresa familiar tenés que necesariamente encontrar el equilibrio entre el diálogo y tu propia autoridad. Tu rol va a ser más o menos exitoso en la medida en la que puedas asumir algunos de los retos fundamentales que implica tu función:

  1. Inculcá el sentido de pertenencia. Necesitás dejar en claro que la empresa, más que un negocio, es el resultado de años de trabajo, una fuente de bienestar y una oportunidad para las nuevas generaciones. Es fundamental generar interés entre los jóvenes de la familia para que en el futuro sean quienes tomen las riendas del negocio.
  2. Separá la vida familiar de la empresarial. El mayor riesgo de la empresa familiar es creer que el ámbito privado y el profesional tienen que ser permeables. El plano familiar no debe interferir en el funcionamiento de la empresa familiar ni viceversa.
  3. Profesionalizá la empresa. Contratá personal externo cuando sea necesario. La familia no puede abarcar todas las funciones. Las organizaciones endogámicas sin una visión crítica exterior pueden poner en riesgo su propio funcionamiento.
  4. Aprendé a gestionar los conflictos. Los problemas pueden ser una oportunidad de mejora. Si la familia no es capaz de resolver los conflictos de la empresa, recurrí a profesionales capacitados.
  5. Cuidá la comunicación. Hablá con claridad, sin distorsiones. Necesitás establecer los roles de cada miembro del equipo y dar voz e importancia a todos. En las empresas familiares es importante aprender a comunicar abiertamente las expectativas, dudas, temores y esperanzas de cada integrante.

 

Gestionar empresas familiares

Gestionar una empresa implica poner en práctica y ejecutar tanto los métodos operativos como los programas de acción diseñados para su funcionamiento.

Por su importancia dentro de una organización familiar, este rol de gestión debe ser desempeñado por profesionales formados y experimentados. Estos pueden ser o no miembros de la familia.

Este mismo criterio debería aplicarse también a los cargos directivos. La falta de formación de los nuevos sucesores que entran a ocupar cargos gerenciales es una de las causas del fracaso de muchas empresas familiares.

Por eso, un liderazgo efectivo se basa en entender que, para conseguir el éxito de la organización, necesitás contar con directivos y gestores capacitados, dotados con habilidades, aptitudes y competencias, independientemente de si pertenecen a la familia o no.

El líder debe ser capaz de tomar decisiones prácticas, cuidando los vínculos, pero al mismo tiempo evitando la toxicidad que puede alterar el funcionamiento de la empresa.

Para que las empresas familiares funcionen, es necesario contar con profesionales preparados, dispuestos a comprometerse con la organización y a tomar las decisiones correctas para lograr una empresa exitosa.

 

Lic. María Sol Semino

Directora de Contabilidad e Impuestos.

www.growtion.com

También te puede interesar

por CEDOC

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios