Viernes 9 de diciembre, 2022

EMPRESAS Y PROTAGONISTAS | 20-09-2022 14:50

Fundación Centro Astrológico de Buenos Aires: Enseñanza, difusión e investigación en Astrología

Como institución es reconocida a nivel mundial tanto por sus cursos y talleres de formación como por su experiencia de décadas en la aplicación de metodología científica que ha mejorado la calidad del saber y de la interpretación en la consulta.

Una familia de astrólogos, no es algo común. Y mucho menos la de Alejandra Eusebi Polich, Presidenta, Directora y profesora de la Fundación Centro Astrológico de Buenos Aires. Tres generaciones dedicadas a la Astrología, y con su hija, será la cuarta que nació inmersa en el mundo del cosmos y el zodíaco. “Mi madre y abuelo fueron astrólogos orientados en la línea de la investigación con metodología rigurosa. Mi abuelo, Wendel Polich, fue un matemático húngaro que emigró a Argentina y frecuentó los círculos de pensadores, artistas y astrólogos de la época. Luego de años de investigaciones, desarrolló un modelo más riguroso y efectivo en el cálculo del sistema de casas del mapa natal, por lo cual a nuestra casa en Quilmes venía gente de todas partes del mundo a estudiar el sistema. Matemáticos, ingenieros, médicos, biólogos, gurúes de Oriente y pensadores interesados en la astrología formaban grupos de estudio para luego difundir el sistema en sus países”, recuerda Alejandra.

- ¿Cómo fue que decidió seguir los pasos de su abuelo y su madre?

Desde chica me maravillaron el cielo con sus astros y sus movimientos, y me resultó inspirador el clima de pensamiento, filosofía y búsqueda de saber que se generaba en aquellas reuniones en casa. Se reflexionaba sobre diversos temas con espíritu abierto -científico y filosófico a la vez- con respeto y honestidad intelectual en el debate. Esta actitud ante la vida y el pensamiento la llevo todavía hoy conmigo. La Astrología me marcó profundamente por esa sabiduría integrativa que une ciencia y espíritu, razón y emoción sensible, adentro y afuera, que nos ayuda a reconectarnos con el asombroso cosmos que nos da forma y al cual, a su vez, modulamos desde adentro. Estudié antropología durante algunos años en la UBA y luego dejé la formación para dedicarme de lleno a la Astrología. No fue fácil la decisión, porque no era ni es aún aceptada por la academia. Me apasionan las ciencias y la Filosofía, la metacognición y los avances en la construcción del conocimiento.

- ¿Qué es realmente la astrología?

Es el estudio de la correlación entre las posiciones celestes de los planetas y otros cuerpos del sistema solar y la vida de los seres humanos en la Tierra. Si bien la Carta Natal de una persona queda constituida en el momento y lugar de nacimiento, las energías, tendencias y configuraciones astrológicas básicas de cada bio-psiquis no permanecen siempre igual, ya que a medida que los planetas se van moviendo en el cielo a través del espacio-tiempo, van generando ángulos de diversas características con los puntos sensibles de las posiciones natales y con ello van movilizando, activando, desactivando o modificando las configuraciones básicas natales. Estos movimientos se corresponden en forma contundente con los eventos y procesos emergentes de una persona en cada período de su vida. Se trata de una cosmovisión integrativa, sensible y dinámica que facilita la conexión con uno mismo y sus posibilidades de evolución.

- ¿Por qué, si se usan ciencias duras como las Matemáticas y la Física, la Astrología aun hoy no es considerada una ciencia?

En su versión más exigente, en cuanto a la investigación, la Astrología cumple con todos los requisitos de cualquier disciplina hoy aceptada por la academia. Trabaja con herramientas rigurosas y estudios estadísticos que correlacionan sets de datos medibles, objetivos y replicables. Los científicos rechazan la Astrología, fundamentalmente, porque no han estudiado en profundidad el tema y desconocen los avances que se han generado en los últimos tiempos en el campo de la investigación. Las principales objeciones académicas suelen referir a aspectos obsoletos de este saber milenario, ya hace tiempo superados por las revisiones e investigaciones actuales (como el famoso tema signos-constelaciones, horóscopos según signo solar, influencia de la gravedad, etc). También mencionan conceptos sacados de textos antiguos -en los cuales faltaba información crucial que se produjo recién en los últimos siglos, como el descubrimiento de Urano, Neptuno y Plutón- o se basan en teorías cuyos errores ya han sido comprendidos y corregidos hace décadas o en abordajes astrológicos que descreen de la importancia de la investigación y reproducen contenidos muy abstractos y generales sin testeo con la realidad, con mínima bajada práctica a la vida individual, en estadísticas sacadas de contexto o realizadas en el siglo pasado, de cuyos sesgos y errores fuimos aprendiendo. Lamentablemente, muchos de estos conceptos erróneos son reproducidos todavía hoy en los medios y redes sociales, en parte por desconocimiento, en parte por inercia y en su mayoría por la tendencia digital al texto corto de lectura superficial, fácil y entretenida, que no da lugar a la especificidad ni a la profundización necesaria para explicar las bases de los nuevos conceptos generados por las investigaciones.

- ¿Qué es la Fundación C.A.B.A?

Es una de las pocas instituciones astrológicas a nivel mundial que tienen experiencia en la aplicación de metodología científica como la estadística al estudio y testeo de los postulados astrológicos. Hemos creado un área especial dedicada a este tipo de estudio, que tiene en curso dos muestras estadísticas relacionadas con eventos totalmente opuestos en cuanto a incidencia física y psicológica: inicio de relaciones amorosas y accidentes graves de tráfico. En cada caso se cruzan las mediciones de las posiciones planetarias del momento de nacimiento con las posiciones planetarias del día del evento estudiado y se calculan las frecuencias observadas de las relaciones angulares en cada una de las distintas combinatorias posibles, se aplican las fórmulas de significatividad y se analiza la eventual presencia de patrones de aspectos y combinatorias planetarias recurrentes. Ya hemos realizado trabajos en el mismo tipo de muestras con anterioridad con resultados importantes a favor de la astrología. El estudio es muy original dentro del campo astrológico, todo un desafío por su complejidad. Y sus resultados favorables han abierto un campo de investigación nuevo, potente y fructífero. Nuestras puertas están abiertas e invitamos a los interesados a acercarse para obtener información detallada sobre los avances realizados en las últimas décadas y los estudios en curso.

- ¿Cuál es la diferencia entre astrólogo y astrofísico?

Tanto astrofísicos como astrólogos estudiamos los cielos, pero con distintos objetivos. El de los astrónomos excluye la psiquis, el de los astrólogos la pone en primer lugar. El universo de los astrofísicos es del tipo mecanicista, positivista reduccionista. Estudian la composición y mecánica del universo, excluyendo a priori todo lo referente a la psiquis y su campo consciente, las emociones y evolución humanas. En cambio, el objetivo principal de los astrólogos es conocer el enlace de la psiquis con el cosmos, de qué manera se entrelazan. La observación empírica a través de los milenios y hasta la actualidad, sigue registrando incesantemente correspondencias contundentes entre las posiciones planetarias y la vida humana cotidiana, con sus procesos internos y eventos externos. El astrólogo estudia estas sincronías en una cosmovisión integrativa psiquis-cosmos.

- ¿Qué es lo que limita la integración de ambas ciencias?

Uno de los sesgos limitantes de las ciencias es la “apropiación del objeto de estudio” y su encasillamiento y reducción a los parámetros a través de los cuales se lo ha estudiado. Por ejemplo, en una operación de corazón operan todas las fuerzas físicas conocidas y el cirujano manipula los átomos generados en los semilleros de estrellas, sin embargo no le pediríamos a un astrofísico que nos haga un cirugía de by pass, ni que analice si está bien o mal hecha, ya que no tiene los conocimientos ni la expertise para ello. En esa operación, las fuerzas físicas están interactuando dentro de sistemas más complejos y con diferentes leyes, interacciones y objetivos que requieren un aprendizaje diferente. Pero cuando se trata de Astrología no se razona de la misma manera, evidenciando el prejuicio académico. Que un astrónomo sepa de planetas y física no lo habilita para evaluar la validez de la disciplina astrológica, ya que esta incluye un tema central -la biopsiquis con sus emociones, crisis y superaciones, con su libre albedrío que desafía las leyes de la naturaleza- que no se aborda en ninguna de las materias de Astronomía o Física. Un electrón, la gravedad o un planeta no tienen voluntad propia, no se enfrascan en debates intelectuales ni se enamoran, existen solo siguiendo leyes físicas.  Por supuesto que sí es absolutamente fundamental la evaluación por parte del astrofísico sobre la data de posiciones planetarias que utilizamos como punto de partida para la interpretación natal, los cuales siempre son avalados como correctos, o para detectar errores conceptuales relacionados con las estadísticas o los cálculos complejos de astronomía de posición, etc.

- ¿No hay ninguna responsabilidad en los propios astrólogos para no ser tomados seriamente por la Academia?

Nobleza obliga. Una de sus objeciones nos interpela con razón, señalando que la comunidad astrológica, en general, no suele testear ni revisar habitualmente sus postulados, no presta atención a los propios sesgos cognitivos. Las cifras de la Unesco señalan que solo el 0,1% de la Humanidad actual se dedica a tareas de investigación. Este porcentaje es todavía menor dentro de la población de astrólogos. Sería muy beneficioso para la Astrología que nos animemos a realizar una revisión más profunda y actualizada de los postulados tradicionales y modernos. Si bien hay investigadores y algunas instituciones que sí lo hacen y difunden los nuevos avances y resultados, una gran parte de los astrólogos es reticente a abrirse a las inmensas posibilidades que ofrece el campo de investigación “dura” para la mejora de calidad de nuestro saber. Hay cierta aprehensión a que esto conduzca a un determinismo invalidante. Esto, en algún momento del siglo pasado fue así, pero ya hemos superado ampliamente esa escisión conceptual.  Hoy sabemos que es posible integrar los resultados obtenidos a través de metodologías rigurosas, dentro de sistemas sinérgicos más amplios, sensibles y flexibles. La psicología, sociología, biología y neurociencias lo hacen permanentemente en sus disciplinas. Varios de los señalamientos que nos hicieron los astrónomos fueron muy fructíferos, ya que nos llevaron a revisar conceptos y detectar sesgos o inconsistencias en nuestras teorías, a partir de lo cual buscamos (y encontramos) soluciones superadoras de las contradicciones o errores internos. Por esto es deseable trabajar tendiendo puentes tanto entre astrólogos y Academia como entre las distintas líneas astrológicas, para acercar lenguajes y entender los puntos en común entre todas las disciplinas, con el fin de integrar los diversos conceptos y paradigmas en juego. 

- ¿De qué manera intentan revertir esta tendencia desde Fundación C.A.B.A?

En 2016 hemos introducido en el plan de estudios un módulo de cursada obligatoria para el estudiante, denominado Astrología y Ciencia. En el mismo presentamos los pasos de una investigación formal estadística, estimulamos al alumnado a que desarrolle sus propios estudios, abordamos temas que interpelan nuestros métodos de conocimiento, debatimos acerca de metacognición, razonamientos, falacias y sesgos de confirmación en Astrología, y revisamos prejuicios mutuos entre la Academia y astrólogos, con el fin de acercar posiciones y mejorar la calidad de nuestro saber. Académicos, científicos y todos los interesados en el tema pueden contactarse con nosotros y con todo gusto les mostraremos en detalle los estudios estadísticos en curso y la metodología aplicada. El camino es difícil, sin duda, pero hoy la Astrología puede dar mejores respuestas a las objeciones y nos ofrecemos a orientarlos para compenetrarse del estado actual de las investigaciones y los desafíos que estamos encarando. Estamos totalmente abiertos a recibir sugerencias y colaboración para la detección de eventuales errores en nuestros experimentos. Tenemos claro que no alcanza con un solo estudio o resultado aislado para validar la Astrología. Para poder hablar de un conocimiento sólido es necesario seguir generando muestras y conjuntos de datos cuyos resultados sean replicables y se apoyen consistentemente entre sí en forma coherente. Estamos en esa tarea y los invitamos a sumarse a nuestras investigaciones para ver cómo estamos trabajando.

- ¿En qué se beneficia la Astrología con la investigación que utiliza metodología científica?

Sus resultados nos ayudan a entender mejor los modelos con los que funciona la realidad astrológica, a separar la paja del trigo de nuestros axiomas, superar las contradicciones entre teoría y práctica, llenar los huecos de nuestro corpus de conocimiento y jerarquizar la compleja información simultánea que existe entre una carta natal y su despliegue temporal. También nos señalan zonas interesantes a seguir explorando. La investigación mejora la calidad de nuestro saber, lo cual se traduce en una mejor calidad de interpretación en la consultoría astrológica.

- ¿Por qué se necesitan tantos años de estudio de Astrología y no se termina nunca de aprenderla?

Porque es como cualquier saber o ciencia, es un conocimiento en construcción. El Universo es complejísimo y es difícil conocerlo todo. Los resultados de las investigaciones nos van permitiendo mejorar la modelización de la realidad astrológica poco a poco, aprendiendo de nuestros errores y sesgos, corrigiendo y modificando el sistema a medida que vamos avanzando en nuevos descubrimientos.

- ¿Qué proyectos tienen en la Fundación para el mediano y largo plazo?

Queremos tender redes de investigación entre las comunidades astrológicas de los distintos países y generar mejores soportes y bases de datos. También publicar los resultados de las investigaciones que tenemos en curso en la Fundación, junto con un grupo interdisciplinario de 35 astrólogos colaboradores provenientes de distintas ramas académicas. Buscamos seguir avanzando y profundizando en el testeo de técnicas para los diagnósticos temporales, tanto individuales como vinculares, para analizar el “cuándo” de la vida humana. Por ejemplo, en sinastría dinámica (astrología vincular) realizamos un análisis comparativo entre dos cartas natales para detectar los circuitos y puntos vinculares más potentes de una relación, sea afectiva, familiar, artística, laboral, etc., para luego detectar qué tipo de tránsitos activan el inicio de procesos o vínculos, las distintas etapas o procesos, los períodos en los que se activan los aspectos más fluidos y armónicos o en los se presentan tensiones, crisis y puntos a trabajar para superarlos. Por último, pero no menos importante, estamos trabajando en un proyecto grupal compuesto por músicos, programadores, artistas y arquitectos en un proyecto que integra Astrología, Astronomía, Música e Inteligencia Artificial. El arte es una de los ases creativos, inspiradores y sanadores de la Astrología.

 

Rodríguez Peña 660. 1° Piso. C1020ADN. Buenos Aires

Mail : [email protected] / [email protected]

WhatsApp secretaría: +54 9 11 4969-8668 

Tel.: 4371-1458

IG: @fundacionCaba y @ale.eusebi.polich    

FB: fundacioncaba   

YouTube: Fundación Centro Astrológico de Buenos

 

 

También te puede interesar

por CEDOC

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios