Monday 17 de June, 2024

ESPACIO NO EDITORIAL | 03-06-2024 09:30

“Arquero y Jugador de toda la cancha"

El Abogado externo.

Leí una buena obra jurídico corporativa, del Dr. Juan Manuel Haddad que comparaba al Abogado corporativo con un arquero de Futbol. Aquella figura, “en la que está depositada la Confianza y la Seguridad del equipo, y de quien se puede esperar que pueda fallar o equivocarse, pero jamás que dude”, puede asemejarse con el rol y la expectativa social que se tiene de un Abogado.

Y ese conocimiento integral, que aquel debe tener, necesariamente abarcativo de la corporación, sus integrantes, sus distintos niveles, su personalidad societaria, su objeto social, su vida e interacción diaria, sus relaciones con terceros físicos o jurídicos, sus reglas, normativas, valores y estándares propias, pero también las impuestas legal, comercial o laboralmente; sus normativas fiscales o protectoras, etc.  nos constituyen, cuando se entiende cabalmente nuestro rol en la misma, en una figura clave en su desarrollo y expansión comercial segura. 

En un partido de fútbol, el arquero actúa cuando todas las líneas de su equipo fueron rebasadas por rival, y todos esperan que ataje el disparo directo a su arco, porque aquella es su especialidad, y será este quien cargará la responsabilidad personal última de todos y cada uno de los miembros de su plantel. 

Si bien es cierto que puede verse al Abogado corporativo como un encargado de atajar los problemas que van superando a las demás áreas de la organización hasta desembocar, por lo general en el cuando ya todo se hizo mal e inconsultamente, por los motivos que ello aconteciera; podría no suceder ello así, y de hecho sería lo deseable, si cada área de la empresa prevé, gestiona o enfrenta sus desafíos diarios junto con el Asesor jurídico externo integral y multidisciplinario, incorporándolo y asimilándolo al funcionamiento de cada área en particular, sin resquemores o temores de ningún tipo, y más allá de su tarea propia y global en la empresa.

Ello así, porque el éxito general de una empresa, como el de un país, a palabras del ex Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Manuel Dorrego), se construye desde el movimiento armónico, seguro y eficiente de todas y cada una de sus partes.  Y en todas ellas debe estar presente y acompañar en asesoramiento jurídico externo. Acompañando en el análisis, previsión o gestión de las implicancias jurídicas o comerciales, de las decisiones que se adoptan en cada área, y hacerlo con esa visión jurídica que da la experiencia, pero también comprometida y estratégica que da el ser externo a la organización.

Como se ve, y si todo ello ocurre, se hace cada vez más difícil que el Abogado actúe sólo como un ataja problemas al final del proceso, en el área chica de las definiciones ultimas y trascendentes, convirtiéndose en un jugador de toda la cancha, una especie de doble cinco o enganche como se dice, que refuerce cada área y línea de la empresa, evitando prácticamente la consolidación de cualquier problema que asome, desde cada sector mismo que pudiera el mismo surgir.

A su vez el Abogado externo participa de proyectos estratégicos de la empresa, investiga factibilidades, implicancias, costos y beneficios, inscripciones de marcas, patentes, diseños industriales, registraciones societarias, modificaciones de objeto social, etc, y lo hace en todos los órdenes desde la visión integral y multidisciplinaria señalada, representando incluso a la organización en las instancias administrativas o judiciales, en las instancias pre contractuales, muchas veces más importantes que el contrato en si, en la incorporación o baja de personal, o en todas las situaciones especiales para las que se lo designe.

Naturalmente, nuestra Filosofía de ser el Escudo legal de nuestros clientes, se cumple más que nunca en el ámbito corporativo, y en sus más diversas formas, áreas o rubros donde la misma puede verse afectada en su conjunto, por conflictos, muchos de ellos, potencialmente muy gravosos, y deviene más importante que nunca la visión capacitada tanto global como pormenorizada y externa, para anticiparlos, evitarlos o en su caso, gestionarlos.

Es además y ante la apertura a las nuevas corrientes de liderazgo empresario consciente, efectivo, positivo, abierto a la delegación de funciones en los equipos o personas capacitados para ello, lo que potencia por dicha forma de gestión, un clima de trabajo favorable, con objetivos y metas claras y un sistema de estímulo general en la organización para ello, la diversificación eficaz de tareas y responsabilidades, integración y fidelización del personal y puestos de trabajo de la empresa y sus equipos de trabajo, generando mayor productividad, un significativo aumento de la ganancia y expansión comercial, con reducción de litigios o conflictos administrativos o judiciales a niveles insignificantes para la organización.

Nuestro estudio jurídico, y gestionando desde el conocimiento y experiencia en la materia, para que dichos conflictos y consecuencias no deseadas y cada vez más costosas, a la luz de las recientes legislaciones o jurisprudencia en materia civil, comercial y laboral, tanto en provincia de Buenos Aires como en capital Federal, a través de nuestro eficaz y probado método y Plan integral de trabajo, garantizamos que su Empresa ya no perderá recursos ni patrimonio, tampoco verá perjudicada su producción, ni tenga que enfrentar la constante renovación de personal, la reconfiguración forzada de puestos de trabajo y reclamos por ello, a la par que evitará perdidas o reclamos por contratos mal negociados, suscriptos o ejecutados.

Nuestro servicio integral, multidisciplinario, externo, colaborativo, siempre presente, marca la diferencia, y es lo que permite que seamos para nuestros clientes corporativos, más que un abogado arquero de problemas, un jugador vital de toda la organización. Contactános y conocénos... 

Dr. Leandro Todaro García

Instagram: @todarogarcia_abogado

LinkedIn: Leandro Todaro Garcia

por CEDOC

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios