Wednesday 17 de April, 2024

SALUD | 20-02-2024 11:18

Ayuno: cómo mejora la salud

La restricción de ingesta de alimentos por un tiempo determinado se debe realizar por recomendación de un nutricionista. En qué favorece su implementación.

El ayuno es una abstención voluntaria de consumir alimentos calóricos por una determinada cantidad de tiempo. Hay varios protocolos que se conocen, la mayoría es de ayuno de 12, 14 o 16 hs. También hay otros protocolos de días alternados, como realizar tantos ayunos en la semana o alternar un día y otro día. Lo importante es adaptarlo a los hábitos de las personas.

Una forma más sencilla de ayunar es la ingesta restringida en el tiempo. En este caso, se come todos los días, pero se reduce el número de horas dedicado a ello. Por ejemplo, se puede realizar las ingestas diarias en un período de 10 horas y ayunar las restantes 14. Durante el período de ayuno, las células carecen de su principal fuente de energía: los nutrientes.

Ayuno

Según los expertos, las células tienen que adaptarse a esta situación y, en consecuencia, el organismo modifica su metabolismo para buscar otros medios de conseguir la energía necesaria. Para ello, el hígado adapta el metabolismo y fabrica unos compuestos químicos llamados cuerpos cetónicos como fuente alternativa de energía. Finalmente, el tejido graso libera las reservas de grasa almacenadas.

Los protocolos de ayuno afectan a todo nuestro organismo. Tiende al descenso de la presión arterial, aumenta el control de los niveles de glucosa en la sangre, se reduce la inflamación intestinal y mejora el estado de la microbiota intestinal. Pero, también es posible perder masa muscular al realizar el ayuno.

“En la evidencia científica, donde se han encontrado más beneficio, es el ayuno intermitente. Pero que se alinea el ayuno con las horas de oscuridad, o sea, al ciclo circadiano. El beneficio que todos buscan es el descenso de peso. La restricción voluntaria de comida colaboraría con ello. Hay algunas notas que se ven determinados beneficios y propiedades, pero de eso no hay tantas evidencias científicas, como la cura del cáncer o ciertas patologías”, advirtió la nutricionista Candela Lépera.

Ayuno

“El ayuno puede ayudar a mejorar la calidad del envejecimiento, como estamos estudiando en nuestro grupo de investigación, pero también parece generar una mayor sensación de hambre. Respecto al control del peso, esta práctica puede, efectivamente, ayudar a adelgazar y, lo que es más importante, a reducir la masa grasa”, detallaron Lidia Daimiel Ruiz, José Antonio Celada Guerrero y Yolanda Jiménez Pérez, investigadores del Instituto IMDEA Alimentación, al portal The Conversation y reproducido por la BBC.

Pero no a todas las personas se le recomienda esta restriccion alimentaria. “Hay varias personas que no deberían hacer ayunos. En primer lugar, los niños, los adolescentes y los adultos mayores. Después hay personas como pacientes diabéticos, personas con tendencia a la migraña, personas con gastritis o constipación y personas con patología psiquiátrica o trastornos de la conducta alimentaria; todas ellas no deberían hacer ayunos intermitentes”, detalló la especialista argentina.

“Es importante saber qué cosas como en las horas que sí debo comer. Combinar el ayuno con una dieta saludable o con una dieta hipocalórica, en el caso que uno busque el descenso de peso, eso sería fantástico. Eligiendo frutas; verduras; carnes, en el caso de que elija consumirlas; legumbres; leche; yogur o sus reemplazos nutricionales. El ayuno intermitente trae un descenso de peso, pero si uno lo acompaña con una alimentación saludable se ve potenciado en un montón de beneficios”, concluyó la nutricionista Candela Lépera.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios