Domingo 22 de mayo, 2022

SALUD | 10-05-2022 14:30

Campañas de vacunación en crisis, otra consecuencia de la pandemia

Hoy hay casi 1,5 millones de chicos que o no iniciaron sus esquemas preventivos generales o que los dejaron sin completar desde el año 2020.

La caída en las cifras de vacunación son contundentes. Y no estamos hablando de la referida a la prevención del Covid-19, patología que sigue con baja circulación, sino de una disminución significativa en el número de argentinos -especialmente niños- que no recibieron sus vacunas básicas preventivas de varias patologías. Esta situación, sin embargo, no puede ser exclusivamente atribuida a los pasados dos años de pandemia. De hecho, el descenso en la cobertura comenzó a hacerse notar en las estadísticas epidemiológicas ya a partir de 2016. Claro que esta baja paulatina de la cobertura vacunal resultó exacerbada por la llegada del Covid. Un reciente informe publicado por el Observatorio de la Infancia y Adolescencia hecho por médicos de la Sociedad Argentina de Pediatría y expertos de UNICEF le puso números concretos al problema: en 2020 en uno de cada cuatro hogares no pudieran mantener los controles de salud. Y a fines del 2020 las coberturas de vacunación en menores de 1 año ya registraban una caída de 19 puntos si se la comparaba con la cobertura lograda en 2016 y hasta de 8 puntos menos en comparación con la 2019.

Otros expertos detallan los números de la debacle en este tema de salud pública: según la infectóloga Florencia Cahn, miembro de la comisión de vacunas de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), "hoy se calcula que hay 340 mil lactantes susceptibles a enfermedades prevenibles, con sus esquemas básicos incompletos para polio, DTP y Hib (la famosa cuádruple que previene la difteria, tétanos, pertussis, y Haemophilus influenzae b)". Y se suman otros 440 mil chicos que no recibieron los debidos refuerzos para la DTP y Hib.

"Si bien era algo que ya se venía notando, lo que pasó es que durante la pandemia muchos esquemas de vacunación quedaron truncos", le explicó a NOTICIAS la también presidenta de la Sociedad de Vacunología y Epidemiología (SAVE). "Lo concreto es que ahora tenemos que tratar de recuperar la vacunación para casi dos cohortes completas. Son alrededor de 1,5 millones de chicos que, o bien no iniciaron sus esquemas preventivos o que los interrumpieron desde el 2020 por las dificultades en las prácticas médicas cotidianas, aun las más simples, que generó la pandemia". Y también recordó otro ejemplo de esta situación: un reciente brote de sarampión, que fue el peor brote que tuvimos entre 2019 y 2020. "No nos podemos relajar con la vacunación porque si las coberturas bajan, las enfermedades vuelven", resumió.

PARA HACER BIEN ESTA CAMPAÑA SE NECESITA INVERTIR MUCHOS RECURSOS. POR ESO ES CLAVE EL APOYO POLÍTICO.

Justamente, sobre ese mismo tema resaltó otro dato que muestra la brecha que enfrentamos y que surge de un informe elaborado por expertos del propio Ministerio de Salud de Nación. Allí se lee que "si bien las coberturas de vacunación superiores al 95 % son las que se consideran óptimas, desde el año 2020 ninguna vacuna del calendario nacional ha logrado superar el valor del 80 % de cobertura a nivel nacional".

Por supuesto el impacto indirecto que causó la ola de SARS-CoV-2 sobre las prácticas de prevención y vacunación en todos los grupos etarios fue significativo. "Sin lugar a dudas, la pandemia precipitó la caída en los índices de vacunación", afirmó Florencia Lución, presidenta de la Subcomisión de Epidemiología de la sociedad que agrupa a los pediatras (SAP). Y explicó que "contribuyeron cuestiones vinculadas al temor de la gente a salir de su casa, las dificultades económicas para acceder a los centros de salud, la escasez de recurso humano en los vacunatorios, horarios acotados y también la disminución de las consultas y de los controles regulares que posibilitan la indicación de las vacunas que hay que recibir a cada edad. Finalmente, también sumó lo suyo una baja percepción del riesgo de no inmunizarse por parte de la población". 

Plan
Justamente buscando como recuperar las hasta hace un lustro aceptables cifras de vacunación -que no solo caen en Argentina sino en toda la región (ver recuadro)- un grupo de sociedades profesionales entra las que se destacan la de Pediatría, Vacunología, infectología y Microbiología, vienen preparando desde hace meses un trabajo que resume una serie de propuestas y estrategias que buscan revertir este desaguisado de salud pública. En el documento "Mejorar las coberturas de vacunación: un objetivo prioritario" -que presentó oficialmente hace pocos días Florencia Cahn-, se repasan algunas ideas posibles para esa tarea que apuntan a trabajar sobre tres ejes: la comunidad, el equipo de salud y las propias autoridades sanitarias. 

El Plan de las sociedades científicas propone una estrategia basada en tres ejes: la comunidad, los profesionales de salud y las autoridades políticas

Para la comunidad, sugiere mejorar la comunicación que destaque la importancia de las vacunas para prevenir enfermedades graves, pero hacerlo en forma de que aumente la percepción del riesgo que suponen enfermedades inmunoprevenibles, aunque sin generar temor. Y entre las acciones posibles propone concursos escolares con premios, sumar canales de comunicación no tradicionales y ofrecer vacunas en muchos lugares comenzando por los mismos centros de atención primaria para facilitar al máximo las oportunidades de acceso.

Respecto al equipo de salud, la propuesta incluye jerarquizar al personal y asignar una mejora salarial a enfermeros y vacunadores y también agregar vacunadores no habituales. Otro punto es capacitarlos mejor ya que en muchos casos a ellos mismos les surgen dudas acerca de si es posible y como recuperar los esquemas. Y surgió el ejemplo de que aún hay vacunadores, y hasta médicos, que niegan la posibilidad de dar, por ejemplo, la antigripal si no pasaron 14 días tras la vacuna anti-Covid-19 Y aunque este concepto médico ya quedó perimido sigue siendo erróneamente esgrimido en muchos casos.

recuperar_vacunas_perdidas_por_pandemia

En cuanto a las autoridades, la propuesta es que tomen decisiones tales como desarrollar materiales informativos sea en forma de impresos o en apps que faciliten la vacunación y las respuestas a las dudas frecuentes. Pero que también simplifiquen la nominalización de personas y sus vacunas. Eso es que alguien -el vacunador u otro empleado administrativo- cargue en las bases de datos los nombres, edades y vacunas que tiene y las va recibiendo recibió cada persona a lo largo de su vida. Esto no es algo simple ya que en muchísimos casos los centros de vacunación no cuentan ni siquiera con acceso a Internet, lo que implica tomar esos datos en papel para luego volcarlos a las bases digitales. Y esto debe ocurrir tanto en el ámbito público como en el privado. Y también propusieron extender ideas innovadoras, como facilitar la vacunación "desde el auto" u organizar "la noche de las vacunas", que ya se ensayaron para el Covid.

Finalmente, algo que le resaltó a NOTICIAS otra experta en esta temática es que la clave de la recuperación está en tomar la decisión política. "Para recuperar el tema lo esencial es el trabajo en terreno. Hay que planificar bajar a las barriadas e ir con muchos recursos humano, vacunadores, personal administrativo que cargue los datos nominales de quienes reciben que, chóferes, viandas, y -sobre todo- llevar en una heladerita todas las vacunas disponibles", le dijo a NOTICIAS la doctora Silvia González Ayala, titular de la cátedra de Infectología de la Universidad Nacional de La Plata. "Eso es  lo esencial. Pero lo cierto es que para hacerlo bien se necesita invertir en estas campañas muchos recursos. Por eso es clave el apoyo político pleno".

recuperar_vacunas_perdidas_por_pandemia



 Mal de muchos 

En esta tendencia Argentina no está sola. Durante una reciente reunión realizada para celebrar la  Semana de Vacunación, la Organización Panamericana de la Salud (OPS) aprovechó para alertar sobre este problema. Según afirmó la doctora Carissa Etienne, directora de la OPS, "a raíz de interrupciones en los servicios de salud ocasionadas por la pandemia, alrededor de 2,7 millones de niños en la región no recibieron las vacunas esenciales necesarias para mantenerlos sanos. Y las caídas en las coberturas de los programas de vacunación se han verificado en toda la región, desde México a Brasil". Según Etienne, los dos últimos años han hecho retroceder tres décadas de  progreso logrado con las vacunas contra la poliomielitis y el sarampión lo que genera un riesgo real para el regreso de estas patologías. Y llamó a aprovechar la oportunidad: "usemos la infraestructura desarrollada para la vacunación contra el Covid para que las familias puedan ponerse al día de forma conveniente y accesible".

Twitter: @egarabet

Galería de imágenes

En esta Nota

Enrique Garabetyan

Enrique Garabetyan

Redactor especializado en Ciencia, Salud & Tecnología.

Comentarios