Wednesday 29 de May, 2024

SALUD | 02-10-2023 10:17

Por qué hacer mandados cuenta como ejercicio

Según expertos, la satisfacción del quehacer cotidiano ayuda para incentivar la actividad física.

“Tres años después, sé que renunciar a mi auto fue el primer paso hacia la solución de algo con lo que había batallado toda la vida: realizar una actividad física de manera consistente. Lo que comenzó como una necesidad, sin auto tenía que andar en bicicleta, se convirtió en una estrategia: los mandados son una oportunidad para hacer ejercicio” reconoció, de manera personal, el reportero Andrew Leonard a The New York Times.

Michelle Fortier, psicóloga especializada en actividad física de la Universidad de Ottawa, explicó: “Las motivaciones externas, como las advertencias de los médicos y las inseguridades sobre el peso, no producen cambios de comportamiento duraderos. Eso puede hacer que la gente empiece, pero no mantendrá su actividad física”. En ese aspecto, varios expertos, que estudian la psicología del ejercicio, afirman que un nuevo régimen basado en mandados cotidianos puede tener resultados duraderos en el ejercicio físico.

La satisfacción del quehacer cotidiano ayuda para incentivar la actividad física.

“La motivación generada de manera intrínseca, impulsada por una sensación de satisfacción, es mucho más poderosa”, afirmó la especialista y agregó: “Lo haces porque te gusta y los estudios demuestran que ese tipo de motivación es buena para mantener el ejercicio”. “Centrarnos demasiado en la palabra ‘ejercicio’, nos lleva a pensar en ir al gimnasio, levantar pesas y trotar en máquinas de correr. El truco es cambiar nuestro modo de pensar sobre el acto de hacer ejercicio.”, explicó Benjamín Gardner, investigador en psicología del comportamiento habitual de la Universidad de Surrey.

En ese sentido, el periodista estadounidense confesó: “La necesidad de medias nuevas se convirtió en una oportunidad para ir caminando a Target. Cuando se me acabaron los granos de pimienta de Shishuan, me animé a recorrer en bicicleta los 14 kilómetros de ida y vuelta hasta el supermercado chino. Este año, me enteré de que la biblioteca pública tenía un libro sobre una tumba antigua que estaba investigando, y mi primer pensamiento fue que es solo un viaje de ida y vuelta de 4000 pasos”.

La satisfacción del quehacer cotidiano ayuda para incentivar la actividad física

La recomendación final de esta modalidad es que cualquier actividad cotidiana que se haya estado posponiendo, como realizar la limpieza de algún cuarto de la casa o recoger los desechos del jardín, se trasforme en una perspectiva más atractiva cuando se piense en ello como un ejercicio. Según los especialistas, el punto es que la gente encuentre la manera de hacer que su sesión de ejercicio sea lo más agradable posible.

Por último, dentro de los consejos, es prestar atención al placer, empezar con retos fáciles y ponerse en forma poco a poco. De esa manera, se mejora el gusto de la jornada llevando a cabo actividades rutinarias como hacer el primer mandado en una tarde soleada o darse un paseo hasta la oficina de correos para enviar un paquete. A medida que pasan los meses, la lista de tareas pendientes empezará a llenarse de ejercicios físicas más exigentes y logros más destacados en el quehacer cotidiano.

por R.N.

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios