Saturday 20 de April, 2024

OPINIóN | 09-10-2023 09:25

Javier Milei: ¿esperanza o infierno?

Argentina se debate entre la democracia y el fascismo. La verdad del desequilibro emocional del libertario.

En el pasado Argentina se caracterizaba por tener una clase media pujante, donde el progreso y ascenso social eran una posibilidad cierta y un lugar de oportunidades. Argentina junto a Estados Unidos fueron los países que más abrieron sus fronteras a los inmigrantes. Sus altos salarios, el clima favorable de negocios y la existencia de amplios recursos naturales posicionaron a la argentina entre las naciones más promisorias del pasado siglo.

Sin embargo, la influencia de los nacionalismos europeos de principios del siglo XX y una sociedad asustada frente a tanta diversidad y cosmopolitismo dieron origen a la aparición de contrastes y odios reprimidos.

Esto determino una ruptura de la sociedad en dos grupos antagónicos que siguen manifestando su resentimiento hasta la actualidad. Los movimientos políticos surgidos hacia la mitad del siglo no hicieron más que profundizar dichas contradicciones y la reacción a ellos consolidaron un espacio donde una parte de la población ve a sus pares como enemigos irreconciliables.

Este antagonismo que en el pasado ha sido expresado con la lucha peronismo-anti peronismo sigue presente entre Kirchnerismo y anti Kirchnerismo. Este odio ha alimentado periodos donde la violencia política ha causado mucho dolor y violaciones a los derechos humamos.

En pocas palabras, Argentina viene atravesando desde hace décadas ciclos donde el desencanto es precedido por periodos donde la ilusión se alimenta de pensamiento mágico y la frustración alimenta la intolerancia e impide la reconstrucción del país.

Argentina es un país de contrastes. En dichos contrastes, la euforia precede a la decepción. Esto determina un sendero, donde la frustración es cada día más profunda. Hace un año las calles de Argentina se llenaron de expresiones de alegría al ganar la copa mundial de futbol y hoy nuevamente las calles están tomadas por manifestaciones políticas y al borde de una severa crisis social.

El retorno de la democracia no trajo consigo el progreso, por el contrario, la economía se ha deteriorado desde hace décadas. Mientras que en 1983 la pobreza alcanzaba al 22% de la población, en la actualidad, la pobreza llega al 50%.

El salario se ha deteriorado a niveles pocas veces visto y en el ranking de inflación mundial Argentina ocupa el 4 puesto con 118% anual. Solo Venezuela, Libano y Zimbaue están peor.

En este contexto de frustración y enfado es que aparece la figura de Javier Milei.

¿Quién es Javier Milei y que representa? Es un economista histriónico con características psicóticas (habla con sus perros y ellos le contestan) que alcanzó la fama por su participación en programas de televisión.

En cualquier sociedad sana, un personaje como Milei solo podría destacarse en el ámbito artístico. En Argentina no solo es candidato a Presidente, sino que podría ser elegido como el futuro ganador. Las elecciones primarias de octubre lo ubicaron como el candidato con más intención de Voto.

Milei le ha ganado incluso al partido peronista. El partido de masas más popular y más votado de la historia política de los últimos 70 años.

Javier Milei y su espacio político, llamado La Libertad Avanza (LLA) es una alianza nueva, pero sus ideas no son novedad.

El partido de Milei (LLA) no es más que la versión argentina de las nuevas derechas surgidas en el mundo desde hace poco más de una década. Milei es la versión desdibujada de Trump en Estados Unidos, de Vox en España, de Zemmour en Francia, de Meloni en Italia o de Bolsonaro en Brasil.

El surgimiento de movimientos políticos de la extrema derecha con tintes neofascistas que asola a Europa y Estados Unidos ha desembarcado en argentina y Milei es su representante.

Se trata de una extraña combinación de ideas pro mercado junto a posiciones conservadoras que intentan limitar y suprimir los derechos civiles de las minorías (extranjeros, inmigrantes, homosexuales ,minorías religiosas e izquierdistas).

La aparición de Javier Milei en el escenario político es un llamado de atención no solo a la argentina. Se trata de una señal de peligro para las democracias liberales en Latinoamérica y la posibilidad de que vuelva la violencia política como en el pasado.

En el caso de llegar a la presidencia, lo haría sin mayorías parlamentarias. Él se ha manifestado que gobernaría mediante plebiscitos en abierta contravención con la Constitución.

Los países donde las democracias son débiles, donde el marco institucional se asienta en individuos y no en instituciones terminan avalando regímenes autoritarios. El riesgo es que el sistema democrático de argentina sea vulnerado como en el pasado.

 

Composición política de La Libertad Avanza. El partido (LLA) que comanda Javier Milei se ordena como un partido de ultraderecha donde convergen por un lado un ala de economistas pro mercado y por otro Nacionalistas que no dudan en apoyar el accionar fuera de la ley de la última dictadura militar en Argentina.

En el campo económico ex ministros del anterior gobierno de Carlos Menem junto a empresarios prebendarios, dueños de monopolios financieros y económicos, junto a sindicalistas han mostrado su apoyo. Incluso un grupo de ellos intenta impulsar una dolarización de la economía sin acuerdo de Estados Unidos ni de los Organismos Internacionales.

En el campo político su Vicepresidente, una mujer llamada Victoria Villarruel es defensora de los actos ilegales cometidos por la última dictadura militar y representa la facción más extrema de la alianza. Ella junto a un grupo de fanáticos católicos y nacionalistas con amplias conexiones con las fuerzas armadas serian quienes controlarían los ministerios de defensa y seguridad.

 

La estabilidad mental del candidato.Javier Gerardo Milei se hizo famoso por sus ataques de furia y por su comportamiento histriónico. Muchos analistas creen que dicho comportamiento es un ¨acting¨. La realidad es mucho más compleja y peligrosa.

El mismo ha expresado que sus desequilibrios fueron producto de una infancia compleja y plagada de actos violentos por parte de su padre. En repetidas ocasiones ha manifestado que sus acciones están iluminadas por la providencia y que su “misión” ha sido inspirada por Dios.

Esta debilidad es compartida con su hermana, Karina Milei, quién trabaja en su círculo más íntimo en la definición de la estrategia política. Karina es astrologa, y se comunica con los animales, sus perros, que son quienes darían las directivas políticas de la campaña.

Este comportamiento espiritual de Milei es su debilidad y ha sido utilizado tanto por grupos de la derecha católica extrema como por religiosos vinculados a sectores del judaísmo.

En muchas oportunidades Javier Milei ha utilizado citas bíblicas en su campaña electoral.

 

 

 

*Mariano Fernandez es profesor de economía en la universidad de CEMA. @CalixtoLiber.  Los puntos de vista del autor no necesariamente representan la posición de la Universidad del CEMA.

 

También te puede interesar

por Mariano Fernández

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios