PERSONAJES | 22-01-2021 12:35

Ezequiel Campa: “El rugby no tiene nada que ver, es una cuestión de clase”

El creador de "Dicky del Solar" habló acerca de los hechos violentos relacionados a rugbiers, la cultura de la cancelación y el humor incómodo.

Ezequiel Campa se lleva las dos manos a los costados de la boca y grita con fuerza. “¡Pero qué heladería de mierda! El dulce de leche granizado es una porquería”. Todos los que estaban comiendo en el bar del balneario San Javier, un parador familiero cerca del centro de Pinamar, interrumpen el almuerzo para mirar a ese rubio de casi dos metros y piel tostada que lanza frases sin sentido a toda voz. Dos minutos después la escena se repite. “¡Ey! ¿¡Cómo vas a matar a tu primo!?”, tira el actor y comediante en forma de queja, provocando otra vez el giro rápido de todas las cabezas.

Aunque ninguno de los presentes se lo puede imaginar, el creador de “Dicky del Solar”, el personaje con el que se ríe de los rugbiers, cristianos y chetos, está parodiando a la práctica de la cancelación y de los insultos por las redes sociales. “En la vida real, si no te gusta un helado vas a otra heladería, de la misma manera en que nadie se levanta en plena obra de Shakespeare a quejarse de algo que afuera del teatro no se puede hacer”, dice Campa, que llegó a la costa para hacer una gira presentando su unipersonal “Cheto y Choto”.

Noticias: O sea, el humor para usted tiene que ser ácido.

Ezequiel Campa: Es el que a mí me sale, no me sale el humor para toda la familia. Me gusta la incomodidad, me parece más interesante que solo la risa. Cuando te estás sintiendo incómodo es que algo está pasando, y si encima te estás riendo es que algo hay ahí. Esta bueno también que alguien se ofenda. Por alguna razón ponen a la idea de ofenderse como diciendo “si me ofendo es porque tengo razón”. Entonces, si me ofendo tengo razón porque es algo que estoy sintiendo y nadie se puede atrever a cuestionar lo que siento. Y eso no siempre fue así. A mí no me divierte el comediante que se sube arriba del escenario para quedar bien parado, me gusta correr un poco el límite e hinchar las pelotas un poco. También es lo que me divierte como espectador.

Noticias: ¿Hay límites? En los últimos años estuvo en agenda lo de la “cultura de la cancelación”.

Campa: No creo en la cancelación, es una estupidez que parece de instituciones como la Gestapo y que ahora se trasladó a la gente. Además creo que es una cosa muy de microclima de las redes sociales. Nace de una falsa premisa que es pretender que los artistas sean faros morales cuando el arte jamás tuvo que ver con eso, es todo lo contrario a lo moralmente aceptable o lo correcto. No estoy de acuerdo, no lo promuevo.

Noticias: ¿O sea que siempre hay que romper con algo para que sea arte?

Campa: No sé, no soy un intelectual, pero es lo que me pasa por el cuerpo y por la cabeza. Tal vez ese sea el límite entre el arte y el puro entretenimiento. Para mí la comedia es eso, decir lo que no se puede decir en otro lugar. Es una convención social que hicimos hace cientos de año de poner lugares donde se pueden decir y hacer cosas que en otro lado, históricamente el teatro. Entonces por qué llegamos ahora a esta pavada de que alguien hace un chiste y otro dice “che, pero con eso no se puede joder”. ¿Cómo no se va a poder?

Noticias: Pero algún límite usted se pone. De la dictadura, por poner un tema, no hace chistes.

Campa: No sé si es un límite moral o estético o es una falta de capacidad mía, pero de eso no me salen chistes. La mayor parte del material que uno genera son ideas que van apareciendo y las vas laburando, no es que decís “me voy a sentar a escribir acerca del asado” y sale. 

Ezequiel Campa

¿Shockeado? “¡Grande Dicky! Me haces cagar de risa”. Campa está posando para la lente de NOTICIAS sobre la playa cuando lo saludan dos jóvenes, de no más de veinte años. El personaje que creó el actor tiene tres años— “se me ocurrió una vez que fui a San Isidro a hacer unos trámites y vi que los árboles tenían un listón amarillo, representando al color del Vaticano, contra el aborto. Conozco muy bien a esa sociedad y todo lo que es la religiosidad berreta que manejan”, cuenta—, pero el año pasado se masificó, después del brutal crimen a Fernándo Baéz Sosa. Tiene sentido: Dicky del Solar encarna el estereotipo del rugbier violento, discriminador y clasista, muy parecido a los que asesinaron al joven en Villa Gesell. Y Campa los conoce bien: desde 1984 a 1996 practicó ese deporte en el club CASI. “Y todos los chistes que hace Dicky, y que siguen siendo muy actuales, los saqué de la época en la que yo jugaba”, dice el actor, que desde que colgó los botines de tapones altos jamás volvió a tocar una pelota ovalada.

Noticias: ¿Y cómo es que pasaron dos décadas y estas cosas del rugby no cambiaron?

Campa: El rugby no tiene nada que ver, es una cuestión de clase. Ese odio, esa homofobia, esa superioridad, son cosas que vienen de una clase social, atravesada por este deporte que a la vez es muy físico y muy violento. Eso fue generando esa cultura de los rugbiers que te fajan en el boliche, que si son de un club como al que yo iba cuando te ibas a jugar contra un club más de barrio le ibas a decir al rival en la cara que eran unos negros de mierda, unos villeros. Yo viajé por un montón de países haciendo mis shows y cuando les explico a colombianos, ecuatorianos o estadounidenses, el personaje ellos lo entienden, saben que hay Dickys del Solar en sus sociedades pero capaz no lo relacionan con el rugby.

Noticias: Ahora se cumple un año del crimen de Báez Sosa. Ninguno de los que lo asesinó venían de familias potentadas. ¿Cómo se explica?

Campa: Bueno, es que el rugby se hizo masivo, se profesionalizó, empezó a crecer en los barrios. Desde luego también hay gente buena, muchísima, seguramente más que la mala. Yo hago a un rugbier, no hago a todos los rugbiers. Mucha gente me dice: “¡Yo juego al rugby y no soy así!”. Y obvio que no, boludo, hago a Dicky del Solar, no a todos los rugbiers. Es como ir a decirle a Stallone que no todos los que combatieron en Vietnam son así.

Noticias: ¿Nunca lo cruzó un rugbier? Ahora está en Pinamar y debe haber más de uno.

Campa: En la calle nunca me pasó que me vinieran a putear. Es más, muchas veces la gente del rugby está muy agradecida con el personaje, porque ellos que están adentro saben que hay Dickis del Solar en los clubes. La idea es que no haya más Dickis del Solar, no que no haya más rugby. Es difícil que la solución al problema venga del lado del rugby porque la descripción que hacemos del problema es otra, es de clase. Ojo, tampoco es que padecí al rugby cuando lo jugaba y ahora soy un resentido que quiere hacer una venganza. Desde que empecé teatro no volví a jugar más ni a seguir más el tema. El teatro me hizo conocer otro mundo y bueno, yo quería ser como Marlon Brando, pero no estaría sucediendo. Además es un cine que ya murió.

Noticias: ¿Le preocupa la situación del cine y de la televisión local?

Campa: Sí, me preocupa que no haya ficción. Ya había poco laburo antes y con la pandemia no quedó nada. No soy de la tele y no entiendo la lógica, no entiendo porque no se hace ficción, supongo que debe ser más caro que otras cosas. Pero es una lástima, porque hay un montón de buenos actores, autores, técnicos, y todo eso sin laburo desaparece. Mi sensación es que el día de mañana si uno quiere volver a tener una industria de la ficción no se sabe qué va a haber pasado con toda esa gente que se quedó en el camino. Históricamente, prendías la tele y por canal había dos o tres ficciones diarias, ahora no quedó nada. Hay una condena de muerte para el rubro.

Noticias: Hizo varios personajes pero Dicky es el que más se difundió. ¿Tiene una relación especial con él?

Campa: Sí, es mi primer laburo realmente masivo. Lo que me está pasando es que mucha gente a través de Dicky me recuerda y me dice “ah sos el de Floricienta, el de Todos Contra Juan”, y así. Este año estoy viendo si a Dicky lo saco un poco a la calle, lo mezclo con otros personajes o con gente real. Pero sí, me pone re contento, tengo un afecto especial porque es una creación propia y me genera como orgullo que tanta gente se divierta.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Juan Luis González

Juan Luis González

Periodista de política.

Comentarios