PERSONAJES | 21-07-2021 14:01

Florencia Salort: “Todavía hay mucho tabú con el sexo”

La ginecóloga y sexóloga habla acerca de porqué eligió su profesión, su historia personal y el lado B del consultorio.

Ya desde la primaria Florencia Salort se interesaba en las temáticas relacionadas a la sexualidad y en educar a sus pares, se crió de esa manera, su madre también es educadora en sexualidad y con su papá tenía mucho diálogo acerca de los cambios que atravesaba. Cuenta que estudió Ginecología para acompañar a las mujeres a transitar mejor cada etapa de su vida.

Se recibió de médica con Diploma de Honor de la Universidad de Buenos Aires, hizo su residencia en el Hospital Italiano de Buenos Aires, donde hoy por hoy se desempeña como parte del Servicio de Ginecología. En su afán de seguir aprendiendo, hizo su especialización en Sexología Clínica y Educativa y tiene un máster en Neurociencias. 

Además de perfeccionarse en el ámbito de la medicina, le apasiona la comunicación, hace columnas en radio para Metro y en gráfica para Clarín. Desde su Instagram, @flordegineco, se conecta con cientos de miles de seguidoras (el 95% son mujeres, pero va sumando algunos hombres). Logró plasmar algo de su experiencia de 23 años de consultorio en “Sexo Sentido” (El Ateneo), su primer libro, y ahora se anima a hacer un streaming (8, 9, 10 y 11 de julio, entradas a la venta en passline) para compartir mitos sobre el sexo y anécdotas.

Noticias: ¿Alcanzó el objetivo que se propuso cuando decidió estudiar Ginecología?

Florencia Salort: Sí. Como mujeres pasamos demasiadas cosas en nuestras vidas y muchas veces nos sentimos muy solas. Yo necesité muchas mujeres en mi vida desde que era chiquita y las tuve, grandes amigas que fueron y siguen siendo parte de mi vida, terapeutas, colegas, tías elegidas. En la primera yo ya estaba con los libritos contándole a mis amigas cómo era la primera vez de la menstruación, lo aprendí también en mi casa, mi mamá también es educadora en sexualidad, me crié así, hablaba mucho con mi papá, desde de mi primera vez, de mis miedos, él era una persona muy abierta, era muy amigo mío. Veo que los pasos en la vida de cada una de nosotras que pueden ser muy placenteros, muchas los sufren por desinformación. 

Noticias: ¿Cómo fue su primera experiencia en un consultorio ginecológico como paciente?

Salort: No fue buena. Una de las primeras ginecólogas me hizo sentir incómoda porque cuando le dije que quería tener un laboratorio de infecciones de transmisión sexual me contestó: “no es necesario, sos muy chica”. Yo ya había tenido relaciones sexuales y no era tan chica. Me sentí mal porque no me explicó por qué no. La segunda vez que fui a otra profesional me puso el espéculo para hacerme el pap y se puso a hablar por teléfono. Recuerdo a otro profesional que me llamó por mi nombre en la sala de espera y me sentí bien, me estaba llamando a mi, qué importante que te miren a los ojos y te pregunten cómo estás. A mí me importan mis pacientes y hacer esas preguntas te acerca. 

Noticias: ¿Cree que se está viviendo un cambio en el vínculo con la paciente?

Salort: Siento que la medicina tiene que ser un espacio de encuentro, no sirve si se queda en papers y congresos. Nosotros tenemos que bajar la medicina a cada consulta, tiene que haber un momento de intimidad, de escucha, de apertura. Tiene que cambiar. Pienso que la consulta empieza a curar cuando una le empieza a dar tranquilidad a la gente. Cuando uno empieza a bajar el estrés, el sistema inmune aumenta, esa consulta empática cura. 

Noticias: ¿Y cómo se dio el paso a la sexología?

Salort: En mi forma de entender la ginecología es muy difícil separarla de la sexología. La ginecología tiene que ver con las etapas de la vida de la mujer y la sexología es todo, estamos atravesadas por nuestra sexualidad desde que nacemos hasta que nos morimos. Me fascina la sexología porque hay tantos mitos con respecto a la mujer, estuvo tomada por mucho tiempo desde lo preventivo, lo pecaminoso, el “no”, y no desde el disfrute, el placer, el “sí”, la diversidad.

Noticias: ¿Sigue siendo tabú el sexo?

Salort: Hay muchísimo tabú todavía. Nos cuesta mucho hablar de la sexualidad más allá de las preguntas típicas. A los hombres no se les deja decir que no a la oferta sexual, es un mito que siempre tienen que estar listos para el sexo. Es muy raro que los hombres hablen de sexo a nivel profundo. A veces se mal aprende porque la única referencia que teníamos era la película porno.

Noticias: ¿Qué piensa sobre la industria de la pornografía?

Salort: No puedo decir que es nefasta porque creo que a veces es una muy buena herramienta pero solo para la gente que ya pasó la etapa de aprendizaje. Ahora hay pornos mucho mejores que van hacia la mujer, que no son hegemónicas, patriarcales. Nos hizo mucho daño el tema de que esos guiones no mostraban la realidad respecto a lo que nos gusta, ni respecto a los cuerpos, formas y colores.

Noticias: ¿Cuánto influye la presión sobre los cuerpos hegemónicos a la hora de la sexualidad?

Salort: Muchísimo. El cuerpo 90-60-90 casi no existe más, existe la enfermedad para llegar a esos cuerpos, la obsesión por convertirse en un cuerpo ajeno que se convierte en no saludable. Todos los cuerpos son gozantes y pueden dar goce. El tema de no ser todo lo perfecto que quisiéramos ser nos hace mucho daño. 

Noticias: ¿Se normalizó el uso de juguetes sexuales en este último tiempo?

Salort: Sí, estamos viendo que los juguetes pueden ser un aliados para el placer. A veces se toma como un reemplazo o un competidor y lo deberíamos tomar como un juego de a uno, de a dos, de a tres. Dan placer y divierten. También estoy a favor de aquellas personas que no lo quieren comprar, podés tener perfectamente una sexualidad plena sin un juguete. La sexualidad plena tiene que ver con lo que tenés y lo que querés conseguir respecto a tu sexualidad en cada momento. Somos seres en el instante sexual, pueden ir cambiando nuestros gustos. En la fantasía todo está permitido si está consentido y no dañas a nadie.

Noticias: ¿Cómo es su vida familiar?

Salort: Estoy casada con Pablo desde el 2016, pero de novia desde el 2005. Nos casamos hace 5 años con nuestras hijas llevando los anillitos y los pétalos, entré con mis dos mejores amigos al altar porque mi papá ya no estaba. Tengo dos hijas, Camila y Lara, que tienen 13 y 10 años, que también comparten este camino de acompañar mujeres y mujercitas, donde ellas también aprenden y escuchan, hablamos mucho y está buenísimo. 

Noticias: ¿Cómo se mantiene la pasión en tantos años de pareja?

Salort: Tenemos etapas. Hay que ser creativos, dice Pablo. La sonrisa que tengo es la sonrisa que siento que tengo en mi matrimonio. A mi me apasiona estar con mi marido en todo sentido, el día que me deje de emocionar probablemente me separe. La sexualidad no solo está en la cama, tiene que ver con muchas cosas, con acompañarse, con mirarse, en compartir un mate, una comida, en los besos, en los abrazos, en las mañanas. Obviamente tenemos etapas donde no tenemos ganas o estamos con nuestras hijas, uno pone la libido en otro lado, pero la pasión se mantiene y mucho porque no dejamos de tener proyectos en común. La pasamos muy bien en nuestra mirada de pareja, esa emoción está intacta. 

Noticias: ¿Hay cierta mística sobre cómo tiene que ser un sexólogo en la cama?

Salort: Sí, pero una no va a probar todo lo que dice. Hago lo que yo siento y lo que mi pareja siente cuando estamos juntos. No es necesario hacer todo el repertorio del menú, tiene que ver con las sensaciones. Muchas veces no tenemos ganas y está bien.

Noticias: ¿Cómo es el vínculo con la comunidad de sexólogos y sexólogas?

Salort: Me llevo muy bien con varios colegas, a muchos no los conozco personalmente, pero nos hemos hecho compinches, con algunos me hice más amiga. También hay muchos que son mis maestros y maestras. Estamos haciendo un lindo trabajo colectivo. En la “Sex Maraton”, un espacio de charlas por Instagram, podemos compartir cosas diferentes y cada persona se puede relacionar de diferente manera con cada uno de nosotros. 

Noticias: ¿Cuál es el lado B de la profesión?

Salort: Hay historias super complicadas, de violencia, de abusos. Uno va a la cama con toda su historia, muchas veces las experiencias traumáticas que hemos vivido de chicos, adolescentes o adultos, nos pueden marcar. Es altísima la estadística de abuso sexual que generalmente pasa con gente conocida, mayoritariamente del género masculino sobre mujeres, con toqueteos, abusos orales, carnales, de años, son secretos con amenazas. Hay que hablar mucho de esto, por eso es tan importante la Educación Sexual Integral en las escuelas, en los jardines de infantes, la educación con perspectiva de género, habilitar el espacio a la charla, todo eso es sexualidad. 

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Mariana Haramburu

Mariana Haramburu

Periodista.

Comentarios