Viernes 23 de abril, 2021

PERSONAJES | 30-01-2021 12:18

Joaquín Levinton: "Ahora estoy menos picante"

Desde la costa, el vocalista de Turf habla acerca del futuro del rock, la fama, los excesos y el paso del tiempo.

Daniel Filmus levanta un brazo. No lo rodea nadie y el hombre entiende que es su momento, pero Joaquín Levinton tiene otros planes. Tira la pelota larga, corre detrás y amaga a un contrario. Recién ahí la toca para atrás, hacia el centro del área, donde esperaba agazapado el nueve goleador. La pelota termina en la red y los dos delanteros chocan los puños. La situación es llamativa: en un partido casero de fin de semana en Cariló se cruzan en el mismo equipo, y de casualidad, el funcionario peronista y el cantante de Turf. Ambos desconocen por completo la identidad del otro, aunque al rockero poco le importaría en caso de saberlo: después de la música el fútbol es su otra gran pasión, y la pone en práctica cada vez que puede. “Entre una final de la Libertadores de River y un show mío, me quedo con el partido”, le dice a NOTICIAS, ya sin los botines ni la musculosa del equipo de Núñez con la que jugó.

Levinton recibe a este medio en la casa que tiene su familia en una zona residencial de Valeria del Mar, a donde el músico va desde hace treinta y cinco eneros. “Antes no había nada acá, era toda arena y veníamos con una casa rodante”, cuenta. Ahora está acomodado sobre un sillón largo de hormigón, con los dos brazos extendidos, frente a un espacioso patio con pasto, árboles y flores cuidadas. Atrás hay una pequeña pero elegante casa, de la cual se asoma su madre, que pasó los setenta años pero parece de varios menos, para ofrecer un budín de limón.

Toda la escena —el partido, la gambeta prolija, la puntualidad con la que arranca la entrevista, el hogar y la familia a lo Ingalls pero en esta reversión costera— escapa por bastante a la fama del rockero en general y de Levinton en particular. “Es que ahora estoy menos picante”, aclara con una sonrisa pícara, a días de cumplir 46 años.

Joaquín Levinton: Había una época que era tremenda. Pero nunca me pareció que eso fuera demasiado importante. Tampoco me parece demasiado descabellado dentro de lo que es el ambiente del rock, me parece más descabellado que un cantante de rock sea analista de sistemas, yo me detengo a pensar en que lo que hago musicalmente sea bueno, pero en lo otro no.

Noticias: ¿Cómo se lleva con esa fama del rockero?

Levinton: Soy cantante de rock and roll, digamos. ¿Qué esperan, que tenga fama de universitario? Por otro lado no es lo que… puede ser que haya dos o tres tarados que piensen así, pero en realidad cuando voy por la calle vienen los nenes y los papás a pedirme una foto, y hasta a mi abuela le gusta la música que hago. La música que hago es música popular y no tiene nada que ver con esos tres pelotudos que cuando hacés un vivo a las tres de la tarde desde la playa te comentan “che, este está re duro”. Son imbéciles. Por otro lado yo que sé, es la vida privada de cada uno. La verdad es que si hay algo que no me preocupa ni nunca me preocupó es lo que digan los demás, y en lo que respecta a mi fama tengo una muy buena fama, nadie me rompe las pelotas y cuando paso me saludan. De hecho, hay veces que yo mismo me pregunto cómo, justamente habiendo hecho tanto ruido, tengan tanta buena onda conmigo los chicos y la gente grande. Quizás sea porque musicalmente nunca di un mensaje destructivo.

Noticias: Pero el tema de los excesos en su música está.

Levinton: Un poquito nada más (risas).

Noticias: Bueno, tiene un tema que se llama “Drogarse y coger”.

Levinton: Eso… sí, son cosas del momento. Por ahí estaba más picante. Por ahí hay que ser un poco prolijo con la imagen que uno quiere dar nada más.

Noticias: ¿Fue desprolijo?

Levinton: Un poco puede ser. Pero tampoco tanto (risas).

Loco un poco. El 2020 fue atípico para todo el planeta. También para el músico, que estuvo en “Juana la loca” antes de formar Turf, conjunto que se había separado en el 2007 y se había vuelto a reunir en el 2014. Durante el año pandémico Levinton entrenó una habilidad que no tenía tan desarrollada: dio vuelta totalmente su casa y la armó desde cero. Cambió muebles, pintó paredes, lijó pisos y en ese trajín pasaron seis meses enteros. “Cambió la frecuencia de la casa y me encanta como quedó”, dice.

También hubo tiempo para la música, y Turf estrenó un single, “Voy a dejarte atrás”, un adelanto de un disco que se viene y del que ya tienen otros tres temas listos para sacar. Además, participaron del Cosquín Rock y el Quilmes Rock (ambos eventos en su versión online) y a fin de año tocaron en tres “auto recitales”. “Ahora, con la pandemia, hay que hacer las cosas de otra manera, reinventar los formatos, ser creativos”, reflexiona.

Levinton: Todos en Turf somos bastante exquisitos con la música, y de hecho podríamos haber sacado más canciones si no fuésemos tan estrictos con nuestro propio laburo. Para que una canción de Turf llegue a ser editada es porque tiene mucho trabajo detrás y nos tiene que convencer a los cinco. Siempre fue así. En parte supongo que por eso es que cada vez que Turf saca un tema queda como un clásico del repertorio.

Noticias: ¿Y qué cambió desde los noventa, cuando arrancaron con la banda, a este Turf?

Levinton: Tocamos mucho mejor (risas). Inevitablemente es más fácil hacer las cosas, enchufás y ya anda la banda. Ellos (NdR: Carlos Tapia en bajo, Leandro Lopatín en guitarra, Fernando Caloia en batería y Nicolás Ottavianelli en teclados) están tocando muy bien. Me despiertan admiración, y eso que los conozco hace años. Noto que son especiales, tipos muy talentosos.

Noticias: Estuvieron siete años separados. ¿Eso influyó de alguna manera?

Levinton: Es como que no existió ese momento. O sea, sí existió porque cada uno hizo su propio proyecto solista o algo así  (Ndr: el músico armó la banda “Sponsors), además de las vivencias que hizo cada uno solo, pero en el momento en que volvimos fue como que el tiempo no había pasado. Y eso lo sentimos todos en la banda y todos los que trabajan con nosotros.

Noticias: Hace poco salió “Rompan todo”, en Netflix, que repasa la historia del rock en Latinoamérica. El documental termina planteando la duda de si el rock tiene futuro o es un género que podría entrar en decadencia. ¿Usted qué piensa?

Levinton: Vi unos capítulos del documental, me gustó, está bueno y muy bien editado, y lo dirige “Picky” Talarico, que es quien dirigió “Casanova”, uno de los primeros videoclips de Turf. El rock tiene para tirar para adelante, sí, claro. Ahora más que nunca: los pendejos de ahora son como Ferraris, están cambiando todo. El rock siempre va a estar, pasa que a veces hay baches, épocas, años donde no pasa nada y todos empiezan a decir “eh, se murió el rock, se murió el rock”. Y de repente el rock aparece y explota y convoca a un montón de gente. Aparece Wos y mueve veinte mil personas, todos jovencitos de entre 15 y 23 años, y están cambiando algo ahí. Están diciendo una letra toda compleja y con mucho contenido,  tienen mucho contenido los pendejos de hoy. Lo de Wos, Catriel, Paco Amoroso, Bizarrap, Louta, entre otros, está muy bueno, son independientes y dueños de sus propios derechos y encima tienen la libertad de difundirse a través del propio celular. Esta década está planteada hacia ahí.

Noticias: ¿Hacia dónde?

Levinton: Está planteada, aunque no me animaría a decir para dónde termina porque como está el mundo capaz termina todo el año que viene. Pero está planteada para todo lo que es el trap, y algo que capaz no me entusiasma tanto porque lo conozco de memoria: lo que es el género canción, con bandas como Bándalos Chinos e Indios, que lo hacen muy bien y son capos de la música. Pero lo de los pibes de ahora no es como antes, como yo, que empezábamos sin saber nada, sin saber tocar casi e íbamos aprendiendo a tocar a medida que íbamos sacando discos. Tampoco estaba el acceso a la información tan fácil como el de ahora. Yo para comprar un disco de alguien que no se conocía tenía que ir a patear disquerías y fumarme a un pelotudo que me atendía y me forreaba porque no sabía nada. Ahora es más fácil.

Noticias: ¿Y en su música cómo repercutió el paso del tiempo? 

Levinton: Seguro que repercutió el tiempo, pero hay algo, como una esencia, que permanece. Es como este jardín: es igual que siempre pero cada vez que vengo es como que no es el mismo que la última vez que vine, no es el mismo que cuando venía a los diez años. Lo voy viendo de distintas maneras, pero siempre es el mismo lugar.

El músico pide disculpas y se levanta del sillón. En el patio sobre su casa de Valeria del Mar está por caer la noche y ni el pasto, ni el árbol ni las flores cuidadas se alcanzan a ver, mientras que su madre ya debe andar preparando la cena. Entonces Levinton señala el reloj del celular, como apelando a la verdad irrefutable de los números: en media hora juega River Plate. No se lo puede perder.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Juan Luis González

Juan Luis González

Periodista de política.

Comentarios