Thursday 23 de May, 2024

PERSONAJES | 14-12-2023 06:03

Juan José Campanella: “me molesta cuando no quiero a ningún personaje”

El aclamado director estrena la segunda temporada de “Los enviados”. Escenas de violencia, sexo y su vuelta al cine.

Imagínese en una esquina preguntándole a todos los que pasan qué directores de cine argentino conocen. Puedo adelantarle los resultados de la encuesta: Juan José Campanella, Damián Szifrón y Lucrecia Martel encabezarían el podio. Cero pruebas, cero dudas.

Será porque con “El secreto de sus ojos” nos trajo nuestro segundo Oscar a la Mejor Película Internacional antes de que apareciera el “Muchachooos”. Quizás es debido a ese tipo que no sabe terminar de convertirse en adulto en “El hijo de la novia” o al recuerdo de aquellos ideales y romances que acunaban en los clubes de barrio, aunque se perdiera por afano la votación en la asamblea de socios, como en “Luna de Avellaneda”, pero todos conocemos a Campanella. Es el representante de un modo casi perdido de contar historias que conectan con las personas, sin huirle a las contradicciones ni a las broncas tuiteras. Y si hay que enojarse siempre habrá una puteada memorable escondida en la boca de algún personaje.

Levantó de cero el Teatro Politeama donde dirigió “Parque Lezama” y ya es un rito anual verlo al mando de alguna serie norteamericana. Ahora presenta la segunda temporada de “Los enviados”, un thriller tan humano como violento y mordaz, protagonizado por esa inefable pareja de curas con los rostros de Miguel Ángel Silvestre y Luis Gerardo Méndez que acaba de estrenarse en Paramount+.

El mismo amor por el cine, la misma lluvia de ideas en esta charla con Juan José Campanella.

Noticias: Sus personajes siempre se han caracterizado por la humanidad y los guiños cotidianos. ¿Cómo logró que un thriller metafísico como “Los enviados” esté protagonizado por los curas más terrenales del mundo?

Juan José Campanella: Fue un trabajo en equipo, originalmente es una idea de Emanuel Diez y junto con Leandro Calderone trabajamos la primera temporada, hubo un ida y vuelta. Esa es la ventaja que tienen las series con respecto a las películas, que el personaje se va desarrollando y creciendo con la incorporación del actor. En una película ya está escrito todo, el intérprete puede mejorar el material, pero ya no hay futuro para ese personaje. Aquí ha habido una gran química entre Luis Gerardo Méndez y Miguel Ángel Silvestre, comparten un sentido del humor que fue preponderante. Simón Antequera, el personaje de Miguel Ángel es tan mundano y Pedro, el de Luis Gerardo es tan correcto que nace algo nuevo en la conversación gracias a ese contraste. Por supuesto en esta segunda temporada uno ya empezó a tener cosas del otro, se fueron retroalimentando.

Noticias: Usted es el autor de las puteadas épicas que Mercedes Morán ha dicho en sus películas. Acá hay una monja que destaca por su forma y sus modos, ¿encontramos a una sucesora eclesiástica de Mercedes?

Campanella: (Se ríe) ¡Gran puteadora Mercedes, la mejor! El personaje de la monja fue creciendo muchísimo gracias a la actriz, Assira Abbate, y a cómo nos gustó trabajar con ella. Cuando arrancamos, la Hermana estaba destinada a ser un personaje chico y en esta segunda temporada es protagonista porque realmente es nuestra Mercedes Morán en la serie. 

Noticias: Al inicio hay una escena muy cruda, “Los enviados” tiene muchos elementos del policial más duro. ¿Se puso algún límite a la hora de filmar la violencia?

Campanella: Hay un límite, pero tiene más que ver con la sensibilidad, no es algo que uno se ponga por escrito. En esa escena que mencionás está todo sugerido, nunca ves un golpe, pero lo sentís como si te estuviera ocurriendo. Filmás y después en montaje decidís cuando ya ves algo que hace que quieras cambiar de canal, a mí me pasa mucho. Sobre todo cuando los personajes son decadentes. Eso me molesta más que la violencia física aunque no me gusta para nada el regodeo en el dolor, en la tortura, con escenas muy alargadas. Cuando son historias donde nadie quiere a nadie me cuesta. Ahora estoy viendo una que no voy a nombrar (se ríe) donde la violencia está justificada y bastante bien tratada, pero todos los personajes son terribles. En mi caso el “hasta acá” aparece cuando decido si cortar antes o después, estoy con eso desde “El secreto de sus ojos”, que tenía una escena de violación y el límite era muy fino, porque tampoco quería que pareciera que cortaba eso a propósito.

Noticias: ¿Pasa un poco lo mismo con las escenas de sexo? Últimamente el sexo desapareció de la pantalla.

Campanella: No me gusta en ese tipo de escenas cuando terminan de tener sexo en la cama y aparecen con las sábanas que justo les tapan las partes (risas). Eso me parece tan puesto, tan ridículo. Hay que encontrar la manera en que se sienta real, que no parezca que se lo estás ocultando al público. En el caso de la violencia a eso sumale que al mismo tiempo no desaparezca la crudeza.

Noticias: En este momento hay varias series y películas que coinciden en el tema de la religión, el bien y el mal como “Hermana muerte” de Paco Plaza, la saga de “La Monja” o” 30 monedas”, la serie de Alex de la Iglesia donde también actúa Miguel Ángel Silvestre. ¿Por qué piensa que se dio ese fenómeno?

Campanella: Es difícil saberlo. Ocurre muy a menudo que hay un inconsciente colectivo. Suele pasar que durante dos años son todos cowboys, después otros dos donde todas son películas de horror. Ahora aparte de lo que mencionás con respecto a estos temas tan populares, creo que las plataformas favorecieron un gran auge del documental y bienvenido sea. Pero dentro de ese fenómeno está el True Crime, ahora todos quieren hacer algo de eso, yo no sé qué es (se ríe).

Noticias: Y lo bien que hace. “Los enviados” bebe mucho del policial.

Campanella: Sí, a mí el género me gustó siempre, soy fanático del policial desde chico, lo he hecho mucho. Tanto “El secreto de sus ojos” como “Los enviados” cuentan historias sensibles, personajes reales. A mí lo que me gusta del género es que te da un enganche para seguir mirando, pero a la vez es un gran vehículo para contar historias humanas que quizás por sí solas no te atraparían tanto. Me hacen falta películas y series sobre gente común.

Noticias: ¿Cuesta más convencer a los productores para filmar ese tipo de material cuando gran parte de la oferta audiovisual es muy anodina y parecida?

Campanella: Sí, cuesta hacerlas y también convencer a los inversores… porque no las puedo pagar así que el dinero tienen que ponerlo los productores, pero hay un hambre muy fuerte de ese material, yo estoy desarrollando algo que me gustaría hacer. Te recomiendo una película, “The Holdovers”, la nueva de Alexander Payne. Fui a verla al cine y me encantó. Es lo que estamos pidiendo, gente, real, fallida, que tiene muchos problemas, pero la querés. Y yo quiero querer a los personajes, a mí como espectador me molesta profundamente cuando no quiero a ninguno.

Noticias: Ahora hay muchas historias con personajes cínicos como los de “Succession”, “El triángulo de la tristeza” o “The White Lotus”. ¿Necesitamos creer un poco en la redención?

Campanella: Exactamente, necesitamos más humanidad. Es duro ver historias donde todos los personajes se odian. Los hijos a los padres, el marido a la esposa, la mujer al hijo, eso me provoca más desazón que la violencia gráfica.

Noticias: La primera temporada de “Los enviados” transcurría en México, la segunda es en Galicia. Con la tradición de la literatura fantástica y del policial argentino que tenemos, ¿apostamos a una tercera acá?

Campanella: Sí, por supuesto, nos encantaría. Dentro del policial hay un elemento del que soy fanático y es el agathachristinesco, el famoso whodunit. Encontrás algo de eso en la serie, sucede un crimen y hay que averiguar quién lo cometió. Desde los 10 años ya leía a Agatha Christie y siempre tuve la idea de tener una Mrs Marple, la viejita que está en un pueblito y va desentrañando todo lo que ve. Me gustaría encontrar un pueblo argentino por el Norte o por el Sur y que tengan que venir estos tipos acá, me encantaría.

Noticias: Usted ha dicho que para filmar películas que se vean solo unas semanas en salas y que después pasen al consumo hogareño, prefiere hacer series. Con “El secreto de sus ojos” aprendimos que un tipo puede cambiar de cara, de casa, de familia, pero lo único que no puede cambiar es de pasión. Dígame que vuelve al cine.

Campanella: Mirá, estamos tratando y es muy posible, nos encontrás en plena gestión un tema de derechos para hacer la versión cinematográfica de “Parque Lezama”, así que en eso estamos trabajando muy activamente. Aparte seguimos en un proyecto con Sacheri con el que venimos desde hace unos años, todavía no está listo y no te puedo decir cuándo lo estará. Pero en “Parque Lezama”, que está basada en una obra norteamericana, lo único que nos frena es conseguir los derechos. Yo creo que se nos da.

Galería de imágenes

En esta Nota

Marcela Soberano

Marcela Soberano

Comentarios