PERSONAJES | 27-05-2020 12:19

Juan Pablo Ledo: “Bailar me conecta con mi alma”

Es primer bailarín del Colón. Por herencia familiar se recibió de abogado. Misión, estudio, espiritualidad y sacrificio.

Baila desde las entrañas. No podía ser de otra manera. Es su misión, su motivo de vida. “Nací para bailar”, dice Juan Pablo Ledo, primer bailarín del Teatro Colón. Cualquiera que lo haya visto desplegar su arte puede dar fe que lo que dice es cierto. En 2014 fue nominado al Prix Benois de la Danse, una de las más prestigiosas competiciones de ballet del mundo. Pero Ledo es más que un excelente bailarín. Se define como un hombre de Dios, de estudio y sacrificio, un maestro y un abogado por herencia familiar. Entre la tierra y el cielo, sin pensar en el retiro ni en el futuro, sigue preparándose y aprendiendo y no descarta quizás algún día ocupar un cargo en cultura. “Hay que entender lo de abajo para estar arriba”, dice con sabio criterio.

Noticias: ¿Por qué es bailarín?

Juan Pablo Ledo: Es lo que mejor me define. En el baile encuentro la respiración, la libertad, la forma de comunicar, de ser sincero conmigo mismo, de divertirme, de crear, de generar en otros algo lindo. Nací para bailar. Bailar es mi llamado, mi motivo de vida. 

Juan Pablo Ledo

Noticias: ¿Qué le pasa, qué siente cuando baila?

Ledo: Me sensibiliza, me conecta con mi espíritu, con mi alma en lo más profundo. Es llegar a la sensibilidad, a la emoción y al pensamiento en su máxima expresión. La danza es una expresión artística que viene de las entrañas.

Noticias: ¿Cuándo decidió que este iba a ser su camino?

Ledo: A los siete años mi mamá me mandó a hacer danza en Villa Adelina, donde vivíamos, porque tenía pie plano. A mí me gustaba bailar desde muy chiquito y el ballet me apasionó. Después pasé por otros dos estudios hasta que una maestra le aconsejó a mamá que me mandara a estudiar con Wasil Tupin y ahí fuimos con mis dos hermanas. Pero recién a los trece años, con la maestra Lucía Würst, tomé conciencia y empecé a tomar clases de lunes a sábado. Hasta ese momento hacía futbol y natación. A los 15 entré al Instituto del Teatro Colón, hice dos años presenciales y los otros dos los rendí libres. Fue muy intensivo hasta que me recibí de bailarín.

Noticias: ¿Cómo fue su camino profesional?

Ledo: A los 16 entré al Ballet Argentino de Julio Bocca y tuve que dar libre en el Nacional de Buenos Aires, un colegio muy difícil, una locura. A partir de ahí fue la revolución, empecé a trabajar, a cobrar un sueldo, viajé por el mundo. Allí estuve tres años y luego dos años en el Ballet Contemporáneo del Teatro San Martín bajo la dirección de Mauricio Wainrot. Fue una época impresionante, con los mejores bailarines. Ahí encontré mi personalidad, mi forma de bailar. Después, en 2004, entré en el cuerpo de baile del Colón y nunca más me fui. 

Noticias: ¿Cuánto hay de talento, trabajo, sacrificio y suerte en su desarrollo?

Ledo: Talento y trabajo arriba de todo. No creo en la suerte. Dios nos dio un talento a cada uno y lo más lindo es descubrirlo a tiempo y desarrollarlo al máximo del potencial con trabajo, ganas y dedicación. Si sembrás en buena tierra vas a cosechar bien. Dios me guió, fue mi mentor en toda mi vida. Me prepara de una manera donde siento que estoy cumpliendo un plan. Todos tenemos una misión. 

Noticias: ¿Cuándo descubrió su fe en Dios?

Ledo: A los seis años cuando salía de clase me metía en una iglesia católica que había al lado del colegio. Iba solito, me quedaba observando, como queriendo hablar con ese alguien. Después, a los diez años, tuve una cercanía con Dios muy personal. Sentí un abrazo muy profundo, una presencia indescriptible, muy satisfactoria, muy shockeante para mí. Estaba justo en una iglesia. Fue el abrazo del amor de Dios que me completó. Ese fue mi primer contacto especial. Una marca que me guió hasta el día de hoy. La fe te hace vivir un mundo sobrenatural dentro del mundo real.

Juan Pablo Ledo

Noticias: ¿Qué es Dios?

Ledo: El creador, el principio y el fin de todas las cosas. Es la energía, la fuerza, el orden, la verdad, la guía, la sabiduría, la luz. Hoy vivimos tiempos donde todo está permitido y no sabemos qué es bueno y qué es malo. Y hay directivas espirituales que hacen que el ser humano se mantenga ordenado consigo mismo.

Noticias: Volviendo a la danza. Desde afuera parece un mundo fascinante. ¿Cómo es por dentro?

Ledo: Tiene las miserias humanas y la generosidad, como en todos lados, y las virtudes del arte más puro. Es desafiante para los que nos toca bailar, protagonizar y encarar roles. Hay gente que no tiene la fortaleza espiritual para recibir un no. Otros que no están preparados para ser rechazados en una audición, se les destruye la vida. Hay gente que no está preparada para ser una segunda opción en algo. Gente que no está preparada para enfrentar al público. 

Noticias: ¿Qué pasa con el ego, la envidia, los celos, la competencia?

Ledo: Son las miserias humanas de las que hablaba. Yo doy todo de mí, trabajo, me esfuerzo y sé que eso va a dar buen fruto. Y hay gente que tiene otra forma de llevar su carrera. Cada uno elige cómo quiere llevarla, de una manera transparente, pura, cuidadosa, genuina o no. Lo que hacemos en la vida lo traemos a la danza. Yo también tuve que luchar con mi ego a veces y darme cuenta de que eso no tenía que ver conmigo. Hay gente que se enferma, que abandona el barco antes de tiempo, gente que se tira de cabeza y hace lo que no tiene que hacer para poder sobrellevarlo. 

Noticias: ¿Cómo se llega a ser primer bailarín?

Ledo: Cualquier rol que te toque dentro de un cuerpo estable –sea fila, solista o primer bailarín– son roles fuertes. Demandan mucha dedicación y lo más difícil es perdurar en el tiempo. Yo siempre tuve las ganas y la fuerza de mantenerme, de estar vigente. Siempre sentí que podía dar al máximo y que podía interpretar roles principales. Pero el mayor desafío es con uno mismo cuando sube al escenario, mantenerse en el máximo nivel cuando se abre el telón.  

Noticias: ¿Cómo se vive el Colón?

Ledo: Es impresionante, tiene una magia, se genera un ambiente cuando se abre el telón, es una sensación que no se puede explicar. Al principio estás como al desnudo, descubierto pero después te vas arropando de las experiencias vividas. Para mí el comienzo fue de mucho asombro y expectativa, y con el tiempo fui adueñándome del espacio. Claro que cada rol es un desafío. 

Noticias: ¿Cómo es su relación con Paloma Herrera, la directora del ballet estable? 

Ledo: Muy positiva en lo personal y en lo artístico. Bailamos juntos en el país y en el exterior. En su retiro me eligió para bailar, me puso en su libro y ahora trabajo muy bien con ella como directora. 

Noticias: ¿De qué manera trabaja durante la cuarentena?

Ledo: Me armé un espacio en casa para entrenar y doy clases vía Zoom a distintos grupos. Mañana doy en el Ballet Municipal de Asunción del Paraguay.

Noticias: ¿Qué es lo más complicado de la carrera del bailarín?

Ledo: Lo más complicado es uno mismo. Nosotros somos una bomba de tiempo porque tal vez hay cosas que no se dan como uno pretende o uno cree que puede estar a cargo de algo y empieza con las comparaciones. Es el ego y cómo lo alimentamos. El bailarín tiene que saber despedirse de ciertos roles y que los cambios nos llevan a diferentes caminos. No es el fin del mundo, uno tiene que saber reinventarse.

Noticias: ¿Piensa en el retiro?

Ledo: No pienso en el futuro porque Dios nos dice que hay que vivir el presente. Sólo proyecto en lo inmediato.

Noticias: Sus padres son abogados, una de sus hermanas también. ¿Por eso decidió estudiar derecho?

Ledo: Sí, me atrajo por lo que se hablaba en casa, por lo que escuchaba y también porque es formativo. Quería seguir una carrera universitaria y pensé que la abogacía podía ser también una herramienta para mi carrera de bailarín. Me ayuda para manejarme con los contratos, los convenios y otras situaciones. Empecé a cursar 2007 en pleno auge con el ballet del Colón, con giras y luego con producciones privadas con mi compañía. Una locura. La verdad es que siempre llevé una vida de estudio y sacrificio. La carrera universitaria me costó muchos años, con mi trabajo no podía cursarla regularmente, tuve que abandonar y retomar y finalmente me recibí en diciembre de 2018. 

Noticias: ¿Se imagina ejerciendo cuando deje de bailar o se vislumbra como maestro de danza o coreógrafo?

Ledo: Me gusta crear, ya venía haciendo coreografías con mi grupo, con mis espectáculos y ahora estoy trabajando con bailarines del Colón. Hace poco iba a estrenar una obra con la Sonata N° 8 de Beethoven. Eso lo voy a seguir explorando y, por otro lado, me gusta enseñar a chicos y profesionales. No sé si sería abogado, pero sí estaría alineado a políticas públicas y culturales. Hay que entender el abajo para estar arriba y estar formado para estar arriba y no ser una vergüenza.

Noticias: ¿Le interesaría ocupar un cargo en cultura?

Ledo: Me gustaría aportar desde mi experiencia y desde mi visión de la cultura y el arte en general. Ni hablar de la parte de estudio y formación. Hay que aportar desde un lugar diferente y estar formado. Seguro que en algún momento va a suceder. Yo sigo preparándome y aprendiendo.

 

Cecilia Escola


Fotos: gentileza Christian Beliera. Agradecimientos: Vestuario: Sastrería González.

Galería de imágenes

En esta Nota

Cecilia Escola

Cecilia Escola

Periodista.

Comentarios