Wednesday 29 de May, 2024

PERSONAJES | 17-11-2023 07:25

Laura Novoa: “La rebeldía sigue en mí, transformada”

En su protagónico teatral muestra su versatilidad para la comedia. Egos, aprendizajes, decisiones y la madurez.

Laura Novoa tiene una conexión casi mística con los personajes y siempre está atenta a qué le vienen a enseñar. Dice que asumir a Sonia en “Para mí, para vos” (Multitabarís) fue en principio un encuentro con su ego. Como la convocaron para hacer un reemplazo (Laura Oliva fue con quien se había iniciado esta puesta), podría haberse resbalado con el “y por qué no pensaron en mí desde el principio”. Para un actor, dice, trabajar el ego es una maravilla porque siempre está muy al riesgo de ese precipicio. Por eso, viró a un “no pensaron en mí desde el principio, pero ahora sí, ¡mira qué bien”.

Laura Novoa: Fui a ver la obra y me encantó, y entiendo que no se haya pensado primero en mí porque no he transitado tanto la comedia en el circuito comercial. Por lo tanto, era súper interesante poder mostrarme como una actriz de comedia. Tengas la edad que tengas, en este medio y más siendo mujer, no parás de sembrar. Y no dudé. Pero además fue un desafío para mi metodología: en los procesos de ensayo soy muy exigente conmigo y suelo estar desde el principio del proyecto y eso te permite un desarrollo como a la par, pero estuve súper apoyada por los compañeros. Ahora, estoy navegando las aguas de la comedia como un pececito feliz.

Noticias: ¿Cómo desarmó esa primera situación de atravesar el ego? 

Novoa: No tuve que desarmarlo demasiado, porque ya a esta altura de mi vida, lo tengo bastante trabajado. También me pasa que hay algo que es fantástico de ser una actriz madura y que tiene que ver con que ya no estás dando prueba, tus trabajos ya no cuentan quién sos sino que tu historia cuenta quién sos. Entonces de alguna manera solamente es agradecimiento a lo que me ha tocado, no resentimiento. En un libro que estudio hace muchísimos años, que se llama “Mujeres que corren con los lobos”, hay una frase que dice que a partir de los treinta y pico la mujer decide si se convierte en una resentida o no. Así que yo hace muchos años decidí que no iba a ser una resentida.

Noticias: Dice que los trabajos no la definen pero que pese al camino recorrido, y sobre todo siendo mujer, hay que seguir sembrando constantemente. 

Novoa: Sí, esta profesión tiene algo maravilloso y algo difícil. Lo maravilloso es hacer lo que te gusta, lo que uno siente que tiene el don, y vivir de eso. Después hay algo complejo que es que muchas veces depende del que te convoque, del que te mire, del que te elija. Estamos dentro de una sociedad donde la actriz madura ya es menos convocada y elegida, tenemos que pasar de la heroína joven a la que está al costado del galán. Ya para un galán contemporáneo no me llaman, me llaman para uno más grande porque es difícil que un contemporáneo esté con un contemporáneo (se ríe). Por suerte, lo vamos a ir modificando o estamos tratando de modificarlo pero todavía falta. 

Noticias: Decía que decidió no ser resentida y Sonia, su personaje, empieza muy resentida.

Novoa: Es verdad (risas).

Noticias: En lo personal, ¿en algún momento se quedó en el lugar de la víctima quejosa o nunca fue por ahí?

Novoa: Digamos que siempre tenemos un muerto en el placard, va a haber muchos aspectos en los que uno va trabajando el no resentimiento. Quizás el punto más fácil para mí fue transitarlo con respecto a lo actoral, porque la profesión ha sido muy generosa conmigo y porque también uno va teniendo otras expectativas y otros proyectos. En mi madurez, los proyectos van siendo cada vez más interesantes o yo me dedico a ver el lado lleno del vaso, no me ubico en el vacío. Y respecto a Sonia, tiene una curva preciosa, que creo que tuvo que ver mucho con lo construido, con lo que pude aportarle, porque la situación humana la puso en un lugar de mucha envidia hacia su hermana y creo que cuando (en un momento de la obra) ella se disfraza, algo le abre, puede hablar por primera vez con su hermana y desde la furia también sale el amor. Es una comedia muy genial, preciosa, con lugares tiernos. Y después hay algo maravilloso, que es componer de alguna manera la fealdad de Sonia, cuando uno en la vida trata de componer la belleza, es un punto muy interesante. 

Noticias: Otra prueba para el ego.

Novoa: Eso no sé porque cuanto más fea sea, mi ego como actriz va a subir más.

Noticias: Digo animarse a afearse y componer el personaje desde ahí.

Novoa: A mí me pasa bastante últimamente con los personajes. En realidad, creo que me pasó siempre. En estos días se definen los premios Produ Awards y estoy nominada por la serie “María Marta: el crimen del country” (HBO Max), donde compuse también un personaje, más allá de bello o no, a partir de mi edad. Pero siempre tuve una relación bastante particular con el estereotipo de belleza femenina. Yéndonos muy lejos, en Poliladron, cuando el estereotipo era de mujeres hiper maquilladas y peinadas, yo estaba a cara lavada y eso había pegado. Había venido recién de Francia y entendía como otra cosa, era a cara lavada, el pelo desordenado, no tenía tetas y me ponía remeras ajustadas para mostrar que no tenía tetas. Todo eso tenía que ver también con algo que llevo desde hace un montón, lo que pasa es que a esta altura empieza a ser más un sello.

Noticias: ¿Lo hizo como estrategia para diferenciarse?

Novoa: No, lo vengo descubriendo ahora. La otra vez estuve en una nota y no sé qué me dijeron al aire de “¡Ay, pero estás divina!”, y yo medio que planté bandera y dije: “No, no estoy divina, ni quiero que me digan que estoy divina ni que “estás igual de joven”. No, no estoy igual de joven”. Estoy más grande y eso debiera de deconstruir en “che, estás bien, pero no por parecer más joven, sino porque uno es lo que es”. 

Noticias: ¿Siempre fue así o en algún momento se vio tentada a subirse a las exigencias del medio?

Novoa: Con algunas cosas sí, qué sé yo, muchísima gente ha insistido durante toda mi juventud de por qué no te pones las tetas, por ejemplo. Y con algunas cosas, por supuesto que me siento tentada a seguir determinados parámetros estéticos porque me gusta gustar, especialmente a los varones que me gustan, o a lo que me guste, pero siempre tuve como principios bastante rebeldes. Creo que dejé de utilizar pantalones rotos y de ser totalmente de izquierda, pero la rebeldía sigue en mi transformada con los años. 

Noticias: Transformada no significa aburguesada, ¿o sí?

Novoa: No, no significa aburguesada. Aunque hay cosas de la burguesía que me parecen divinas (carcajadas). Por ejemplo, tener un auto, me parece un detalle burgués espectacular (risas). Pero de alguna manera, ahora que soy coach, que ya tengo hijos, que pasó tanto tiempo; pienso que algo de un límite que me puso mi padre (Pepe Novoa) cuando yo era muy joven, que yo quería ser actriz desde muy chiquita y él me decía que no, que hasta los 18 no; me parece que transitar esa adolescencia de una manera anónima y con todas las dificultades y beneficios que tiene el anonimato, me sirvió mucho para formarme y ser quién soy; para llegar más entera a una profesión maravillosa, pero que tiene muchas trampas, podés pisar bastantes ratoneras. 

Noticias: Escribió una obra de teatro, ¿qué cuenta ahí?

Novoa: Hablo sobre el devenir de dos amigas actrices durante toda la vida, con todo lo contrario de lo que se piensa de la fama y todo eso que me hace tanto ruido. Somos laburantes, tenemos un oficio como cualquier otro. Así que por momentos serán divas y sentirán los vaivenes de serlo, pero habla del faisán y de las plumas. Creo que, con muchos chistes y con mucha humanidad, trata un poco sobre lo que dicen los budistas: esto de que ser humano es algo complicado, seas lo que seas. Para toda persona que intenta ser humano en este mundo tan deshumanizado, es complejo. Es como construir la vida a mano. 

Noticias: Hay climas muy hostiles tanto a nivel nacional como internacional. ¿Qué es lo que más le preocupa?

Novoa: Me aterra la falta de empatía, cuando se habla de recortes tan bestiales, me preocupa la falta de humanidad. Me parecía que, de alguna manera, la marea verde había venido a poner un poco de luz, de amor al prójimo, de empatía, de ponerse en el lugar del otro. Y este coletazo de rebrote de no derechos o de querer recortarte determinadas cosas me parece atroz. Y a la vez creo que hay que reflexionar sobre la manera de comunicar de todos. Me aterra la deshumanización y trato de pensar qué hice yo también para que esto pase. Por eso trato en cada nota, en cada lugar, en cada personaje, de aportar a que no es talento y que vino alguien y te tocó (con la varita), sino que es laburo; y que es respeto hacia el prójimo y hacia uno mismo. Y también planetariamente, con la ecología, ahora la guerra… quizá la amorosidad es simplemente aportar lo que uno puede aportar, el granito de arena, el reconocimiento hacia el dolor humano. Como esa canción que cantaba Mercedes Sosa que decía “a esta hora exactamente hay un niño en la calle”, bueno, a esta hora exactamente hay una bomba explotando. Nos tiene que doler a todos.

Galería de imágenes

En esta Nota

Valeria García Testa

Valeria García Testa

Periodista.

Comentarios