Thursday 29 de February, 2024

PERSONAJES | 09-09-2023 08:56

Luis Brandoni: “Antes era inoxidable, irrompible e inmortal”

El actor que ya pasó las ocho décadas sigue disfrutando de su oficio como el primer día. Actualidad y recuerdos.

“La situación está muy complicada en la Argentina porque desde hace mucho tiempo que no crece el país. Pero no pierdo la esperanza porque la gente no está resignada”, afirma Luis Brandoni. Tarea casi imposible sintetizar la enorme carrera artística de este intérprete que se ha destacado en teatro, cine y televisión. Su trayectoria incluye obras memorables como la mítica versión de “Las criadas”, junto a los actores Héctor Alterio y Walter Vidarte, todos en roles femeninos, con puesta del entrañable Sergio Renán. Las recordadas “Convivencia”, “Made in Lanús” y “Justo en la mejor de mi vida”, entre más de cincuenta espectáculos de autores nacionales. Películas inolvidables como “La Patagonia rebelde”, “Juan que reía” o “Esperando la carroza”, de donde salió la frase “Tres empanadas”, que la sabiduría popular adoptó para siempre. También éxitos de la pantalla chica como “Buscavidas”, “Mi cuñado”, junto a Ricardo Darín, o “El hombre de tu vida” con Guillermo Francella. Pero hay otra faceta insoslayable de este hombre apasionado que es su compromiso con el país y la militancia política. Dirigió la Asociación Argentina de Actores, fue asesor en cultura del presidente Raúl Alfonsín y diputado de la Nación por la Unión Cívica Radical. Sus memorias están plasmadas en “Antes de que me olvide”, estupendo libro escrito en colaboración con Marcelo Ramos 

A una edad en la que otros tal vez estarían pensando en el retiro, el “ciudadano actor”, como le gusta definirse, está muy activo. “Parque Lezama”, la obra que protagoniza junto a Eduardo Blanco, dirigida por Juan José Campanella, en el Politeama, celebró mil funciones y fue ovacionada por más de 300.000 espectadores, aquí y en España. Pronto se estrenará “Nada”, la serie para Star+, dirigida por la dupla Mariano Cohn y Gastón Duprat, en la que compartió cartel con Robert De Niro, nada menos. Por si fuera poco, lo entusiasma ser el narrador de “Mozart camino de Praga”, un espectáculo donde la música dialoga con la literatura, que se ofrecerá en el Teatro Avenida el 12 de septiembre.

Cálido, enfático en sus ideas, recibe a NOTICIAS en el teatro, un par de horas previas antes de meterse en la piel de un luchador incansable que defiende sus ideas desde el banco de una plaza.

Noticias: ¿De dónde saca energía para seguir trabajando?

Brandoni: Yo qué sé (risas). La verdad es que no soy el mismo de hace 20 años. Seguro que no. No solo tenía más energía. Era inoxidable, irrompible e inmortal (risas). Pero, bueno, es que en el trabajo nuestro importa la presencia real del actor. Como no me atrevo a hacer cosas que no me corresponden, digamos, por las limitaciones físicas, con eso es suficiente para disimular alguna desventaja. La tarea, sobre todo en el teatro, es una de las pocas artesanales que quedan en el mundo. Nosotros nos acostumbramos, cuando el día de descanso era los lunes, a enfermarnos ese día para no tener la penosa experiencia de suspender una función. Eso era algo que nos ponía mal. Entonces por eso hubo muchas actrices y actores que de mayores rindieron muy bien porque supieron adaptarse a las posibilidades reales que tenían. Por ejemplo, en este espectáculo durante mucho tiempo los sábados hacíamos dos funciones. La verdad que ya no tengo resto como para estar cinco horas en el escenario. Nos limitamos a hacer una y está bien.

Noticias: ¿Se cuida en las comidas?

Brandoni: No, felizmente tengo buena salud. Tuve siempre buen diente también.

Noticias: Es de buena madera como se decía antes.

Brandoni: Claro. Además, porque en mi casa, en mi familia, mejor dicho, la mesa tenía una presencia muy grande. Eso lo heredé. Después, cuando me hice actor lo transformé en una verdadera ceremonia. Si hay algo lindísimo que tenemos los actores es comer después de la función. Terminaba la jornada y las sobremesas eran inolvidables. Era una época en la que se decía que la calle Corrientes nunca dormía y efectivamente era así. 

Noticias: ¿Quién le dio la primera oportunidad para actuar?

Brandoni: Bueno, la decisión mía fue ingresar al conservatorio y estar cuatro años tomando clases de lunes a sábado, era prácticamente un pupilo. Lo hacíamos con un gusto enorme y un cuerpo de profesores inolvidable, irrepetible. Fui un oyente de radio fanático desde niño. No existía la televisión y todas las grandes figuras estaban en la radio. No tenía idea de cómo iba a ser mi vida, ni si iba a poder vivir de mi trabajo. Felizmente, un compañero me dio la clave, me dijo: “Mira, yo estudio clarinete en el Conservatorio Nacional de Música y me parece que ahí enseñan a ser actor”. Había que dar examen de ingreso, fui y… bueno, acá estoy. La experiencia del conservatorio fue un hecho trascendental en mi vida. Mi debut profesional fue el 2 de mayo de 1962. En el 64 y 65, formé parte del elenco estable de la Comedia Nacional que dirigía Luisa Vehil, eso me permitió hacer nueve espectáculos en dos años. Fue una experiencia extraordinaria con distintos directores, distintos textos, obras nacionales y extranjeras.

Noticias: Con la edad y la experiencia, ¿desaparecen los nervios ante un estreno? 

Brandoni: No, no hay manera ni remedio para eso. Por lo menos es la experiencia que tengo y que conozco de decenas, centenares de compañeros y compañeras que el día del estreno es un día fatal que mejor no se hubiera inventado.

Noticias: ¿Tiene cábalas?

Brandoni: No, de pronto, no sé, cometía la torpeza durante un tiempo de ir al baño turco antes del día del estreno, lo cual no sé si era bueno o era malo, pero bueno, era algo especial para mí. Pero no tengo cábalas.

Noticias: Una de sus películas que más me ha gustado es “Darse cuenta” de Alejandro Doria.

Brandoni: ¡Qué bueno que la recuerde! Fue mi retorno al cine, mi primera película, después de casi ocho años de estar en la lista negra. Muchos de nosotros no podíamos filmar y esa es también otra deuda que tengo con Alejandro Doria. Al año siguiente dirigió la famosa “Esperando la carroza”. Doria fue un gran director que no entiendo por qué no se lo menciona más. En televisión hizo “Situación límite”, con libro de Nelly Fernández Tiscornia que escribía un episodio por semana, ella sola. De ahí salió el texto de “Made in Lanús”.

Noticias: ¿Qué siente del momento que se está viviendo en general?

Brandoni: La situación económica está muy mal. A mí nunca me castigó la inflación, salvo en este momento, en estos últimos años, que es una cosa que no se puede tolerar. Son momentos muy difíciles que está viviendo el país, pero tengo la esperanza de que se va a poder revertir esta situación. Se ha producido un cambio en la sociedad argentina. Hubo cosas que son muy singulares. El hecho de haber hecho cinco banderazos es-pon-tá-neos (separa las sílabas al decirlo) en el país entero, donde se llegó a manifestar en más de trescientas ciudades, desde Ushuaia hasta Jujuy, fue una de las cosas muy importantes que demuestran una toma de conciencia. Que, por ejemplo, el presidente Macri (Mauricio), haya sido el primer presidente no peronista que terminó su mandato después de 91 años, es un hecho importantísimo. Creo que se van a modificar algunas cosas porque es necesario.

Noticias: ¿Qué le sugiere o aconseja a los jóvenes?

Brandoni: Está muy en el tapete que los jóvenes se quieren ir del país y yo creo que hay algunas cosas que habría que modificar. Por ejemplo, habría que sugerirle a los papás que digan, a los muchachos o a las chicas, que cuando lleguen al lugar donde planearon ir, en ese mismo instante, se van a transformar en extranjeros. Esto no se lo dicen. Hablan de los euros que pueden llegar a ganar y después se enteran que no están los amigos, que no está el pasado. Esto es lo que padecieron millones de extranjeros cuando vinieron a la Argentina y se encontraron con un país generoso, que le dio las posibilidades de crecer, y de tener hijos que vivieron mejor que ellos. Me preocupa cómo se insiste en que la gente se quiere ir del país. Me gustaría que se le hicieran notas periodísticas a los que se quedan acá a estudiar, a terminar una carrera, y hacer su vida, que son muchos.

Noticias: ¿Cómo fue la experiencia de trabajar con De Niro? 

Brandoni: Él estuvo solamente una semana porque hizo una participación especial, pero fue muy agradable y trabajamos mucho, muchas horas porque él estaba contrarreloj, porque tenía que volverse. Es un gran profesional, además de una buenísima persona a la que le gusta mucho esta ciudad, y no lo oculta. Sabe todas las malas palabras que tenemos (risas). Se filmó en un clima muy cordial, y tuvimos el gusto de visitar el Museo Nacional de Bellas Artes. Él lo pidió especialmente porque sabe mucho de pintura y su papá era artista.

Noticias: ¿Hubo algún acercamiento con la Asociación Argentina de Actores?

Brandoni: No, de ninguna manera. Me fui de la Asociación porque la comisión directiva afirmó en un comunicado que yo tenía “desprecio a lo democrático”. No tienen ni idea de quién soy, ni lo que hice. No se enteraron que me tocó, desgraciadamente, ser reelecto cuando estuve exiliado en México. Yo había estado un período de dos años y me reeligieron. Estuve once años en total y era una época en que no cobrábamos un solo centavo, ni viáticos ni nada. Contrariamente a lo que pasa ahora que los dirigentes sí tienen un sustento, y no se van nunca. Pasan a formar parte de la oligarquía sindical. 

 

Galería de imágenes

En esta Nota

Jorge Luis Montiel

Jorge Luis Montiel

Periodista crítico de artes y espectáculos.

Comentarios