Sunday 16 de June, 2024

PERSONAJES | 13-09-2023 06:51

Andrea Stivel: “Logré unir lo laboral con la vocación”

Después de una larga trayectoria en TV, dirige el emblemático Teatro Astros. Desafíos y el recuerdo de su pareja con Jorge Guinzburg.

Su carrera empezó a los 19 años, como meritoria de televisión en la tira “Aprender a vivir”. A la distancia y escuchándola hablar, parece que ese título fue una especie de guiño del destino. Corría 1981 y, en algún momento, alguien la deschavó frente al interventor de la dictadura militar: esa chica era hija del productor y director David Stivel, exiliado desde el 74 en Colombia. Andrea se quedó sin trabajo. Dos años después, la Argentina recuperó la democracia y ella, su lugar detrás de cámara en un éxito del momento, "Mesa de noticias". Fue en los pasillos de ATC, donde apareció en escena Jorge Guinzburg. Con él hizo dupla laboral —en “La Biblia y el Calefón”, “Peor es nada” y “Mañanas informales”, por ejemplo— pero sobre todo se amalgamó emocionalmente, tuvo dos hijos (Ian y Sasha) y construyó una relación que se sostuvo hasta la muerte de Guinzburg en 2008. 

Después de cantidad de programas televisivos —como “Infómanas”, “Cuéntame cómo pasó” o “Tomate la tarde”—; dio el salto al teatro y está al frente del Astros. Tampoco descuida su rol de productora: está nominada a los Premios ACE junto a Cipe Fridmam por Hector Alterio - A Buenos Aires.

Volvamos a aquel mensaje encubierto de esa primera experiencia laboral y cómo hizo ella para aprender a vivir.  

Noticias: Suele haber una relación de amor o de rechazo con las vocaciones heredadas, ¿se peleó con eso o rápidamente sintió que era algo inevitable?

Andrea Stivel: No, la verdad es que nunca me peleé. Si alguna vez tuve alguna situación, fue con la primera experiencia de trabajar con mi papá en tele, que fue para mí una exigencia enorme. Pero en el deseo, estaba muy instalado, casi te diría que no me lo cuestioné, no se me ocurría hacer otra cosa.

Noticias: Tenía 12 años cuando su padre fue amenazado por la Triple A y decidió exiliarse, ¿cómo lo sobrellevó?

Stivel: Con terapia… (se ríe) A ver, yo creo que las cosas que pueden pasarnos en la vida, uno las va sorteando como puede. Las lindas y las no tan lindas, la realidad es esa. Qué sé yo, te vas acomodando, vas viendo, vas pidiendo o recibiendo ayuda. Mi madre, que no tiene nada que ver con la actuación ni con el medio, continuó viviendo en Argentina y yo me quedé con ella. Entonces, de alguna manera, yo tenía bastante desdoblada la cuestión. 

Cuando Argentina recuperó la democracia, el padre volvió momentáneamente al país y fue allí cuando tuvo la posibilidad de trabajar codo a codo con él. Los gringos se emitió en 1984, en ATC; y La memoria, en 1985. La experiencia hizo que ganara la profesional pero sufriera la hija. 

Stivel: Fue maravilloso porque descubrí una manera de trabajar y una rigurosidad sorprendente. En lo vincular, te diría que fue fuerte porque había pasado lo del exilio y de alguna manera fue como un reencuentro. La realidad es que, como hija, me impactó. Al mismo tiempo, como yo venía viéndolo trabajar, en un punto sabía lo que era, pero lo viví en carne propia.

Noticias: Con Jorge Guinzburg, hicieron una gran empresa juntos, en todos los sentidos de esa palabra. 

Stivel: Sí, totalmente. Si tengo que definir mi vínculo o mi historia con Jorge fue felicidad. Esa es la palabra que queda a través de los años. Felicidad.

Noticias: ¿Qué trabajo interno hizo para pasar de la sensación de vida inconclusa, que recuerdo que dijo sentir cuando él murió, a esta otra etapa?

Stivel: Bueno, creo que hay algo que en sí mismo es poderoso que tiene que ver con el tiempo. Me parece que en realidad el tiempo es ineludible, indiscutible y que, si a través de su paso, uno va elaborando determinadas cosas, aprendiendo otras, aprovechándolo, porque si querés en estos 15 años también he vivido; entonces a partir de eso es que se construye algo nuevo. Con mis hijos, con mi trabajo, con mi trabajo personal, con mi crecimiento, con mi entorno, o sea, fui construyendo algo nuevo.

Noticias: Es joven y hace 15 años lo era todavía más, y tenía dos chicos a los que se les había muerto el papá y había que darles bríos. Parece que se puso en modo guerrera y, una vez más, fue abriéndose caminos.

Stivel: Sí, es lo que vos decís, sobre todo con mis hijos. La terapia también me ayudó mucho. Y sí, creo que de verdad trabajé en mí, o sea, trabajé para poder superar situaciones que nunca imaginé haber tenido que atravesar.

Noticias: Estuvo al lado de estos dos hombres tan rotundos en su accionar profesional y también en su relación personal, y no la han opacado. ¿Fue difícil alimentar su propia personalidad y parada pública?

Stivel: Voy a hablar de lo que tiene que ver con la adultez, que es lo más igualitario, porque con un padre es distinto. Pero yo nunca sentí estar a la sombra de Jorge, yo siento que teníamos roles distintos con un mismo objetivo. Nosotros éramos una pareja y la pareja tiene que ver con igualdades, uno puede tener roles muy distintos manteniendo la paridad. Y esto fue lo que construimos. Yo nunca sentí que iba atrás o que estaba a la sombra. Venía con mi profesión, mi trabajo y mi recorrido. Siempre fue claro en nuestra pareja, nuestra paridad, nuestra igualdad. Y esto que ahora hago con el teatro es tener un rol que siempre tuve también. 

Noticias: Para reabrir el Astros, antes estuvo en obra, otra gran apuesta a la reconstrucción.

Stivel: La reinauguración del teatro fue por dos: por lo que tiene que ver con la obra edilicia y por darle otra mirada. Y eso es una continuación de lo que había compartido con Jorge. Tengo socios: Gaby Bursztyn, Claudio Gelemur y BlueTeam Entertainment. No estoy sola y me siento también muy en paridad, muy cuidada, entendida y escuchada.

Noticias: En ese cambio de mirada, parece estar la intención en la programación de darle espacio a grandes figuras, como Héctor Alterio, José Sacristán, Nacha Guevara.

Stivel: Creo que, más allá de un tema etario, tiene que ver con una elección de espectáculos también. Porque me parece que eso es lo más importante, casi te diría que esto se dio sin proponérselo. Lo que hay como propuesta es el nivel de espectáculos que tenemos. Yo me emociono con los espectáculos que están en el teatro, estoy muy feliz porque la sala que estamos manejando tenga este tipo de programación, es un orgullo. 

Noticias: ¿Cuál es el hilo conductor de esa programación? 

Stivel: Casi te diría que empieza con algo visceral y después pasa también algo como más de la razón, pero es inexplicable. A ver, “Las irresponsables”, “Inferno”, Nacha, Alterio, ni hablar con la obra de las Marul (“Lo que el río hace”, con 9 nominaciones ACE),  Sacristán, las charlas de Mariana Enriquez, de Felipe Piña, la música que también pasó, es gente que a mí me conmueve. Entonces hay algo que conecta mucho entre la emoción y la razón. Obviamente que queremos competir y hay un montón de cosas aleatorias que a la hora de evaluar, pesan. Pero hay algo que sucede que va por otro lado. 

Noticias: ¿Cuál es el principal desafío que tiene hoy el teatro en Argentina?

Stivel: Ay, es enorme esa pregunta. Hace un año y medio que estoy, entonces lo que siento es que yo estoy acá arremangándome, tratando de aprender, de hablar y de escuchar a los que llevan toda la vida trabajando en esto, y tratando de no pifiarla demasiado.

Noticias: ¿Cómo hizo para animarse a dar el salto de un terreno hiper conocido para usted, como es la tele,  a este otro en el que se maneja con cuidado?

Stivel: Creo que esto es lo que apliqué en muchos momentos de mi vida: voy para adelante y después veo, porque si empiezo a ver antes, no lo hago (se ríe). Para muchos órdenes de la vida puede ser una cosa que te juega en contra, acá me juega a favor. Es una característica mía, que la aplico a muchas cosas. Eso de decir voy, voy con el entusiasmo, con las ganas, con la vocación. 

Noticias: En algún momento se planteó: “¿Qué estoy haciendo acá? ¡Quién me mandó!” 

Stivel: A veces me pasa hoy también (risas). Me pasa también porque cumplí 60 y es un número en el que mi proyección era tomar las cosas más relajada y hacerme más tiempo, bajar un poco la locura del laburo… Y olvídate… Mi socio me dice: “Podés parar”, pero bueno, disfruto mucho. Al tener la fortuna de unir lo laboral con lo vocacional, es algo que no quiero desperdiciar, disfruto. Obviamente que estoy más grande y tengo que cuidarme para que el freno no me lo ponga el cuerpo de golpe; y con esas situaciones que también corresponden al país en donde vivimos, pero elijo seguir así. Le dedico 24 por 24. Y tengo que ponerme un poco en el lugar de la gente que trabaja conmigo y dar aire porque yo me doy cuenta que…

Noticias: No quiere ser su padre, diría en terapia

Stivel: No, no, eso seguro que no, porque te juro que si hay algo que tengo como premisa es el tema de que uno puede no estar de acuerdo con alguien, pero el trato, la convivencia, el cuidado hacia el otro, el escuchar, el ponerme en el lugar, para mí, todo eso es ley, siempre, en todos lados. 

Galería de imágenes

En esta Nota

Valeria García Testa

Valeria García Testa

Periodista.

Comentarios