Viernes 14 de agosto, 2020

PERSONAJES | 31-07-2020 13:30

Luis Ziembrowski: “Hay que mirar más allá de lo personal”

El actor, director y guionista, forma parte de “Murciélagos”, un film con fines solidarios. Creación y destrucción y la necesidad de un nuevo contrato social.

A los 17, Luis Ziembrowski se le animó a Shakespeare con “Romeo y Julieta”: en un taller de actuación, fue Mercuccio, el amigo del protagonista y el gracioso de la obra que muere por una estocada. Entonces descubrió que podía expresar emociones y hacerlas llegar a los otros. La imantación con el escenario fue mutua y constante. Cuarenta y dos años después, el aislamiento social preventivo lo encontró con una propuesta creativa: ser parte de “Murciélago”, una película hecha en y sobre la cuarentena, que uniendo ocho cortos filmados a distancia, ronda la problemática vincular que supone el encierro y la amenaza del Covid 19. Fue un trabajo en equipo junto a su familia: Él escribió el guión y lo protagonizó junto a su hija Clara, de 7 años, y los dirigió su mujer, la directora y guionista Paula Hernández. Todo desde una habitación de su casa que sale a la terraza. La película se puede ver en la web de Amnistía Internacional y realizar una donación a voluntad. Lo recaudado será donado al Banco de Alimentos.

Noticias: Ha dicho: “La vocación llegó con el hacer, por eso es tan angustiante cuando no se puede actuar”. ¿Cómo viene viviendo estos meses de parate profesional? ¿Lo inquieta?

Luis Ziembrowski: Sí, hay una especie de rumiar interno que no puede salir, o que sale en la terraza… (risas) pero también es cierto que una cosa es un parate cuando uno no tiene trabajo y otra cuando el mundo está intoxicado. Eso lleva a mirar con la responsabilidad de no dejarse ganar por las fuerzas narcisistas de la angustia de no poder actuar porque eso es cierto pero no es solo eso. Hay mucho cuidado individual, cuidado del otro, de “le otre”, de lo social. Eso está conviviendo con el no poder hacer y con la desesperación de ver alrededor que hay muchos que están llegando al límite de soportar este encierro en el sentido económico, por ejemplo. Eso como contexto y para no caer en decir que claro que este encierro me enfrenta con lo peor y lo mejor de mí, pero eso también pasa. Porque es cierto que lo mejor y lo peor de mí yo lo pongo también en la actuación y en este momento no lo puedo poner ahí (risas). Hay actores que pueden resolver determinados mundos con su voz y una mesa y una silla; yo soy de desplegar más y de estar componiendo personajes activos e intensos y esas cosas hoy están como vertidas en otro lado, en ayudar, en cocinar no solo para mi familia.

Noticias: ¿Para quién cocina?

Ziembrowski: Para una actividad solidaria que se llama “Un plato de más”, una consigna que me convocó, cocinar un plato de más y llevarlo a un punto plato, un cajoncito con un flyer. Ya hay cuarenta puntos plato. En esta situación hay que mirar un poco más allá del parate personal.

Luis Ziembrowski

Noticias: Su corto empieza a partir del planteo de su hija en esta cuarentena respecto de la muerte. ¿Cómo se lleva usted con la idea de la finitud?

Ziembrowski: No sé, me parece horrible el contrato que tenemos (risa), es como una burla cómica, la historia de la humanidad con miles de millones de años y nosotros apenas una punta de años. Lo que mejor me impulsa a seguir es cómo hacerla para que cuando llegue el momento saber que uno tuvo una vida plena o algo así o pudo ver que estuvo del lado de los buenos, del lado del bien. 

Noticias: ¡Queremos ser buenos pese a todo, eh!

Ziembrowski: (ríe) Sí, y estás hablando con un tipo que practica la villanía ficcional.

Noticias: Hace rato está armando el documental “El villano”, que trabajará el reencuentro después de muchos años con su padre biológico. ¿Es una forma de “abuenar” ese vínculo y terminar de comprenderlo?

Ziembrowski: Sí, yo tengo una filmación que hice con él y a partir de eso estoy redondeando la idea de un largometraje, de un documental. Con Gabriel Reches, hicimos el guión y con Paula Zingerman, de la productora Maravilla Cine, presentamos el proyecto en el INCAA y estamos esperando. Parto de mi biografía porque hubo un acontecimiento familiar cuando yo era muy pequeño (a los dos años de edad perdió contacto con su padre) y a partir de ahí su presencia fue más esporádica, fantasmagórica. Quiero hacer un biodrama, por decirlo de alguna manera, es una búsqueda de saber quién fue él, y quién soy yo a partir de eso. 

Noticias: No por nada en “Separado”, el nombre de su corto en “Murciélagos”, escribió sobre el vínculo padre e hija. 

Ziembrowski: No fue adrede pero sí yo tomo en cuenta la vulnerabilidad de los personajes que a veces es producida por el otro. Lo que me parece que está bueno dentro de lo que pudimos organizar en el corto es que hay una reacción muy fuerte del personaje que hace Clara respecto de ponerle límites a su padre en muchas cosas que no entiende y que no le gustan. 

Noticias: El personaje que usted interpreta se queda sin piso debajo de los pies. ¿En algún momento se sintió arrinconado por la vida?

Ziembrowski: Bueno, sí, muchas veces pude haber transitado algún momento así, desde mis desvaríos existenciales de adolescencia y primera juventud hasta crisis amorosas o económicas. En algún momento tuve la necesidad de salir del escenario, como una sensación de decir: “Estoy mintiendo mal, estoy mintiendo sobre una mentira”. A medida que va pasando el tiempo, pretendo tener una autenticidad mayor en la actuación y eso es ir a profundizarla. Creo que hay que ser muy responsable con la palabra que se actúa, con lo que se dice, además de cómo uno lo dice, qué está diciendo.

Noticias: Dijo que no se ha callado “casi nunca”, ¿Cuándo sí lo hizo?

Ziembrowski: Bueno, a veces uno tiene ganas de decir más cosas pero el tiempo enseña a filtrar, a desviar, a callar en el momento y elaborar eso de otra manera. Me parece que es contener los propios impulsos más destructivos, más autodestructivos

Noticias: ¿Todo el tiempo vamos tirando de esas dos cuerdas: la creación y la destrucción?

Ziembrowski: Sí, mirá me das pie: estamos encerrados y hay un enemigo invisible afuera y hay gente que está del lado de la destrucción. Y encima además tiene un medio para amplificar esas cosas y que llegue un mensaje destructor y destructivo. Eso es evidente. Uno aprende a poder convivir y aceptar algo que no tiene que ver solo con mi necesidad personal o la de mi tribu, uno tiene que convivir en un mundo en el que hay cosas donde ya no entiendo nada.

Noticias: ¿Qué es lo que hoy más le cuesta entender?

Ziembrowski: ¡La cuarta revolución industrial me cuesta entender, es una locura! Pensar que el mundo puede ser un lugar más injusto de lo que ya es, es tremendo, me lleva a un lugar de incomprensión total. Eso me produce algo muy movilizante, hay que aprender a tener estrategias, en las generaciones de adolescentes y jóvenes, la palabra deconstrucción hace personas más abiertas y libres en muchos sentidos, muchos pueden tener esa posibilidad y muchos no. Pero hay que lidiar con que hay gente que no quiere esa deconstrucción. Por eso, sabiendo que estoy haciendo una nota tengo que decir que hay unas fuerzas del mal desatadas que producen una destrucción enorme en la sociedad.

Noticias: Hoy, 9 de julio, hay una gran movilización en las calles, justo cuando sube el número de fallecimientos y contagios por Covid 19.

Ziembrowski: Sí, igual pensemos que la mayoría no se está movilizando, ese es el punto que más me alienta a no hacer una pared y esconderme de un mundo en llamas. Tenemos la necesidad de construir un mundo mucho más equitativo, solidario, sano, de elaborar una nueva forma de consumo donde hay que ponerle paños a la tierra para curarla y que siga produciendo con la generosidad que llegamos hasta aquí. Estamos para mí en un momento político donde hay una oportunidad y que esas fuerzas descerebradas que están dando vueltas jugando con el monstruo de corona también en algún momento entiendan, tienen que llegar a entender, para eso hay que poner condiciones sociales que incluyen condiciones jurídicas y legislativas que produzcan un nuevo contrato social.

Noticias: ¿Está en juego un nuevo contrato social?

Ziembrowski: Sí, por eso todo lo que tuvo que ver con un mundo tan peligroso como idiota, el mundo del dinero líquido, que transita canales invisibles y que pasan plata de un lugar a otro apretando unos botones y que eso mismo sea el condicionante de la vida cotidiana de miles de millones de personas ateniéndonos a las reglas supuestas de estos señores que pueden producir dinero líquido y que circule plata de un botón a otro sin que haya plata para lo esencial de la vida humana… si eso no se modifica y se sigue apretando, por un lado va a producir gente que va a sufrir mucho y, por otro, otros que van a aceptar reglas de dominación y de sometimiento de un modo casi medieval simplemente con 5G o con 18G, pero va a tener los “ges” apretados todo el tiempo para que pueda dar una vida más o menos posible a él y a su entorno y eso es asqueroso. Esta gente que dice que no tenemos libertad y por eso sale libremente a pelearle al monstruo corona es un concepto de una vacuidad, de la estupidez humana más primera. Hablar de libertad de esa manera es una estupidez, están del lado de la línea de los dirigentes que lo único que quieren es la libertad de comercio. Es así, es objetivo, no soy Trotsky ni Perón por decir esto. A mí me gusta seguir pensando en que la vida se modifique de verdad para todos, o para muchos. Hay que estar abiertos, ser permeables a los nuevos pensamientos

 

Galería de imágenes

En esta Nota

Valeria García Testa

Valeria García Testa

Periodista.

Comentarios