Martes 21 de septiembre, 2021

PERSONAJES | 04-04-2021 11:53

Santiago Lange: “Uno tiene que ser dueño de su destino”

El atleta olímpico lanzó un libro sobre su carrera. El cáncer que, superado, se convirtió en trampolín para el oro en Río.

Lo de Santiago Lange es el arte de saber cuándo hacer fuerza y cuándo dejarse impulsar. No casualmente el libro que escribió junto a Nicolás Cassese se llama “Viento, la travesía de mi vida” (Ediciones B). Allí relata el refugio y la libertad que le significaba el Río de la Plata desde su primera infancia, cómo la pasión por la náutica se le transformó en filosofía de vida, la aventura de estudiar Arquitectura Naval en Inglaterra durante Malvinas, su matrimonio, su incursión empresarial, el nacimiento de sus cuatro hijos, su doloroso divorcio a los cuarenta años, un retiro que terminó siendo amague porque volvió a encenderse en él la llama olímpica e hizo dupla con Cecilia Carranza, el cáncer de pulmón nueve meses antes de los Juegos de Río 2016, con operación y recuperación incluidas, y su primera medalla dorada. Esas 287 páginas resultaron una prueba de fuego para él que no lee ninguna de las notas que le hacen y que se castiga duro si, de casualidad, ve un reportaje suyo en televisión: que lo que contó está mal, que no le gusta, que le da pudor. Sin embargo, cuando Red Bull, su sponsor desde hace más de dos décadas, le propuso sacar un libro, dijo que sí sin detenerse a pensar lo que significaba. Lo descubrió en la cancha: debió enfrentar su propia obsesión por la verdad, retomar charlas con sus amigos y familiares para contrastar puntos de vista y animarse a su historia en primera persona.

Ahora ya está en Europa, afinando los detalles para los Juegos Olímpicos de Tokio. ¿Cómo gestiona internamente la incertidumbre de trabajar durísimo para semejante desafío cuando, pandemia mediante, todo podría cambiar? Primero, creyendo firmemente en que este año sí se van a hacer. Segundo, aceptando que no serán los Juegos que hubieran querido. Hace dos semanas se enteraron de que no podrán llegar a Tokio con anticipación, algo contrario a la costumbre del equipo de instalarse en el lugar meses antes para aclimatarse. Además deberán vivir sí o sí dentro de la villa olímpica, aunque siempre hayan preferido hacerlo afuera para sentirse más tranquilos y focalizados. Y, como se achica el cupo, quedará parte del grupo de trabajo sin viajar. “Estamos ante un gran, gran desafío que es cambiar muchos de los pilares de nuestra metodología”, dice.

Noticias: Es muy interesante cuando dice que se fue dando cuenta de que además de la técnica y la planificación, es fundamental la conexión con lo que ocurre y la intuición, poder “leer” el viento. Parece una metáfora de la vida, quizás la gran fórmula sea saber cuándo dejarse llevar por el viento y cuándo hacerle frente.

Santiago Lange: Totalmente, es así y es un aprendizaje de siempre, para todos. Como atletas, en un punto nacimos para no aceptar. Te dicen que podés saltar dos metros y vos decís que vas a saltar dos metros y un centímetro. Siempre estás motivado a lograr más de lo que dicen, es parte del juego. Lo que está claro es que contra la naturaleza no podemos competir. Hay que saber en qué correr los límites, qué cosas dependen de vos y podés mejorar, y qué cosas hay que aceptar y tenés que tratar de ser mejor con esa nueva realidad que te toca. Soy una persona que, por un lado, acepto muy poco y soy tremendamente obsesivo; y, por otro, la vida y el deporte que hago me han llevado a aceptar realidades: es lo que pasa y listo, hay que tratar de ser feliz o ser mejor con lo que toca.

Noticias: Algo de eso le pasó con el cáncer cuando siete médicos le decían que debía operarse y usted se negaba. ¿La enfermedad lo puso en esa disyuntiva?

Lange: Sí, absolutamente. Después me hice amigo de algunos de los médicos y me decían que nunca habían tenido un paciente que los cuestionara tanto (risas). Pero yo no me entregué a un médico para que haga con mi cuerpo lo que él quisiera, me parecía bueno escucharlo pero siento que uno tiene que ser dueño de su destino.

En eso de ser dueño de su destino, pareciera que su divorcio fue una gran bisagra, una barrera que, al romperla, le permitió empezar a ser cada vez más él mismo. Cuenta que hasta ahí había estado negociando su vocación deportiva, primero con su padre y luego con su mujer, hasta que decidió ir a fondo.

Lange: Una realidad que saltó a la vista al hacer el libro fue que toda mi vida fue una lucha entre los paradigmas de para dónde te lleva la vida y de lo que uno realmente quiere ser. Hubo muchas etapas, primero con el colegio, después con mi padre, después de mi ex mujer, después por las pocas posibilidades que teníamos como argentinos para lograr llegar lejos en este deporte, el haberme retirado y seguir insistiendo, como que siempre estuvo esa disyuntiva. Agradezco mucho haber conocido a Silvina, mi ex mujer, y haber tenido hijos porque ellos son los que en un punto le dan balance a mi vida. Así como soy un gran planificador en lo profesional, en lo personal soy un desastre (risas), no sé irme de vacaciones o planear un fin de semana, me cuesta porque me siento atado a decir con anticipación qué voy a hacer, no puedo planificar porque quiero ser libre.

Noticias: Pero profesionalmente lo necesita. ¿Lo sufre?

Lange: No, me encanta. Soy el primero que cree que las planificaciones están hechas para modificarse. En el año cero tenés una cantidad de información y en el tres sabés un montón más. Si no ajustás tu información y tu planificación a medida que vas creciendo, te quedas centrado en algo que es viejo. Es ir aprendiendo en el camino.

Noticias: ¿Por qué le costó tanto trabajar su libro?

Lange: Quizás por mi obsesión de que si no transmitía perfecto la sensación que había tenido en ese momento, para mí era como que estaba diciéndole a la gente una mentira. Que es lo mismo que me pasa al hacer una nota. Muy probablemente yo me expreso mal y aunque el periodista ponga lo mismo que dije, me genera un malestar.

Noticias: Dice que en algún momento se replanteó el para qué de su vocación. ¿Qué se contesta ahora? ¿Para qué tanto desafío y la vara tan alta?

Lange: Porque me encanta.

Noticias: “Para darme el gusto”

Lange: Exactamente, hago lo que me gusta y sé que hay que pagar un precio y lo acepto. Me siento un privilegiado de estar convencido de que esto es lo que me gusta y de ser honesto conmigo mismo y dejar cosas de lado para hacerlo, a la edad que tengo, seguir practicando deporte con chicos de menos de treinta años, que me acompañe el físico y disfrutar de los desafíos.

Noticias: ¿Se siente un poco un súper héroe?

Lange: (risas) ¡Espero que no pienses eso de mí, yo me siento un chabón re normal!

Noticias: Pero algo de extraordinario tiene a los 59 estar a pleno en la competencia olímpica o tomar una enfermedad como trampolín.

Lange: Siempre trato de tener los pies en la tierra y ser una persona normal. Porque una cosa es lo que uno hace de su profesión y otra es lo que uno tiene que pensar como persona. Todos somos personas normales, todo es tan volátil en esta vida, somos mínimos (se ríe). Obviamente que en lo deportivo, ganar una medalla de oro está bueno. Pero si lo ponés en el tiempo de la humanidad y en la inmensidad del universo no es nada.

Noticias: Hablaba de las dificultades para hacer carrera, ¿cómo evalúa el apoyo del país a su deporte hoy?

Lange: Somos unos privilegiados, como es el que más medallas olímpicas le trajo a la Argentina, con la creación del ENARD, tenemos por lo menos el apoyo necesario para competir con las grandes potencias, no tenemos el mismo dinero ni estructura pero podemos tener la ilusión de competir dignamente. Nunca me he quejado y nunca pido más porque tomo conciencia de lo que es la realidad de Argentina.

Noticias: ¿Tiene en el horizonte el retiro o no se le pasa por la cabeza?

Lange: La verdad es que en este año extra en el que se postergaron los Juegos se me están empezando a prender pensamientos. No sé qué me está pasando pero físicamente me está costando mucho más. Igual hoy no es momento de tomar decisiones, sino de estar a fondo con la mira en Tokio.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Valeria García Testa

Valeria García Testa

Periodista.

Comentarios