POLíTICA | 13-12-2019 15:47

Cómo fue el asado de despedida de Mauricio Macri

El ex presidente recibió cerca de 40 amigos en su quinta. Su reflexión del traspaso, vacaciones y planes de crear una fundación.

El martes 10, tras entregar la banda y el bastón presidencial a Alberto Fernández, Mauricio Macri se refugió en su quinta de Los Abrojos, en Malvinas Argentinas, donde fue recibido por  36 amigos que lo esperaban para comer un asado. Hubo gente de todos los ámbitos y actividades: amigos de la infancia, de la política, del fútbol, del paddle y del bridge. NOTICIAS pudo hablar con algunos invitados para reconstruir cómo fueron los primeros momentos después de que Macri dejó el poder y volvió al llano.

Tras la ceremonia, arribó en auto a las 12.45, acompañado por su custodia. En el jardín se había armado un living confortable. Todo se hizo al aire libre y se montó una carpa blanca donde se instaló la mesa principal. Macri se sentó en el medio, un lugar estratégico para poder conversar con todos los comensales. Hubo chorizo como entrada; luego, matambre de cerdo y lomo. Para acompañar, se presentaron ensaladas varias y como postre, helado y diferentes tipos de tortas. De vino, tomaron el salteño Colomé.

Del mundo de la política, estuvieron el ex presidente de Boca, Daniel Angelici; el ahora ex jefe de asesores, José Torello y el saliente Secretario de Legal y Técnica, Pablo Clusellas. Del llamado “Grupo Paddle” se hicieron presentes el hombre que manejó los espías durante el macrismo, Gustavo Arribas; su amigo y vocero de la AFI, Hernán Nisenbaum; el marido de la conductora televisiva Mariana Fabbiani, Mariano Chihade; el actor Martín Seefeld y el cuñado de Macri, Daniel Awada. Este grupo solía ir a jugar a Olivos con el entonces presidente. Ahora tendrán más tiempo, pero deberán reunirse en Los Abrojos.

Del “grupo bridge” estaban el ex cuñado de Angelo Calcaterra, Ezequiel Viejobueno y el empresario Lido González Noguera.

También estuvo el director del Banco Ciudad, Pablo Videla, junto con su esposa, Tatiana Kasán, que es amiga de Juliana Awada. Entre ellas se encargaron de la organización del almuerzo junto con Adolfo Donati, otro amigo del ex presidente. 

Faltazos. Entre las ausencias más notorias estuvieron el ex jefe de Gabinete Marcos Peña y su vice Andrés Ibarra; el amigo íntimo de Macri, Nicolás Caputo; el primo Ángelo Calcaterra y dos de los más destacados jugadores de bridge de los martes: Rafael Alazraqui y Pedro Costoya. Éste último es el suegro de Rogelio Frigerio.

Durante la tarde, hubo pocas referencias al acto de asunción de Fernández que había ocurrido horas antes. Entre los invitados con los que habló NOTICIAS, dos coincidieron en que Macri había quedado “satisfecho” con el discurso de Alberto y que le molestó la postura de Cristina Kirchner de darle la mano sin mirarlo. Incluso criticaron que la vicepresidenta no aceptó la lapicera de la escribana para firmar el acta, sino que le pidió una a su secretario. En la mesa se especuló sobre el por qué, cuando Macri había entrado al recinto, Cristina estaba agitando su puño derecho. Los mal pensados decían que le hacía la seña de “me la vas a pagar”. Otros, en cambio, sostenían que solo estaba pidiendo un abanico por el intenso calor que hacía.

Entre los comentarios jocosos, uno de los testigos afirmó que Macri le hacía chistes a Torello en referencia a que los problemas judiciales de CFK eran culpa de él por ser uno de los jefes de la “mesa judicial” del macrismo.

Macri se tomará un mes de vacaciones en Villa La Angostura, en el country Cumelén, como vienen haciéndolo en los últimos años. Luego pasará por Punta del Este para fines de febrero, donde está previsto que asista al casamiento de la hija de Nicolás Caputo. Luego se instalará, de forma definitiva, en una casa que alquiló en Acassuso sobre la calle Urquiza.

Sigue, entre sus planes para el 2020, perfeccionar su juego en el bridge, como adelantó NOTICIAS, y en el plano laboral tiene pensado alquilar una oficina en Vicente López, donde funcionará una fundación para seguir desarrollando su actividad política. La idea es que el nombre de esta institución incluya el conocido slogan “sí, se puede”, una referencia a los momentos exitosos del PRO.

Futuro difícil para Caputo. Durante los meses siguientes a las PASO, Nicolás Caputo se procupó por su futuro. A quien le preguntaba por su situación personal se encargaba de aclarar que él no tenía causas judiciales que lo aquejaran.

Sin embargo, tras la liberación del empresario Cristóbal López su nombre empezó a repetirse en Comdoro Py. El 5 de noviembre, el empresario Cristóbal López declaró ante la juez María Servini y mencinó en disferentes momento a Nicolás Caputo. En uno de los tramos de su declaración sostuvo que el empresario amigo del ex presidente Macri le habría dicho que se mude a Sudáfrica, porque "allá no hay convenio de extradición". ¿Terminará declarando? Síntomas del cambio de época.

Galería de imágenes

Rodis Recalt

Rodis Recalt

Periodista de política y columnista de Radio Perfil.

Comentarios

Música

Conociendo Rusia: "Loco en el desierto"

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario