Lunes 30 de marzo, 2020

POLíTICA | 09-12-2019 13:44

La despedida de Macri: PRO para desarmar

El Presidente abandona el poder con su fuerza dividida. La pelea por la nueva conducción. Larreta, Vidal, Monzó y el primo Jorge.

No habían pasado 48 horas de la derrota electoral de Juntos por el Cambio y los primos Macri ya ponían en marcha el “operativo liderazgo”. El 29 de octubre, cuando Jorge salió de visitar a Mauricio en la Casa Rosada, declaró que el Presidente estaba listo para ejercer el “liderazgo indiscutido” de la oposición nacional y se llevó la bendición para dar pelea por su propio liderazgo en la provincia de Buenos Aires.

La cumbre familiar fue el primer movimiento de ambos para disputar la interna por la conducción del PRO, un largo juego para el que ya hay varios anotados y en el que ninguno de los dos tiene las mejores cartas. Entre ellos están el triunfante Horacio Rodríguez Larreta, el candidato más firme para ganarle la pulseada a Macri; y los funcionarios en retirada María Eugenia Vidal y Emilio Monzó, que disputarán en tierras bonaerenses contra Jorge Macri, el intendente de Vicente López desde 2011 que no tiene posibilidad de reelegir.

Según pudo saber NOTICIAS, la mayoría de los jugadores ya diseñó un plan para hacer crecer su legitimidad. Algunos ya están en marcha.

La batalla mayor. Hasta hace pocos días, la biografía de Twitter de Mauricio Macri decía: “Presidente electo de la República Argentina. Casado. 4 hijos. Hincha de Boca”. Pero en los últimos días, y preparado para dar pelea después del 10 de diciembre, agregó la frase “Miembro fundador de PRO Argentina y Cambiemos”.

En las redes sociales se montaron campañas en ese sentido. La más resonante llevó el hashtag #ElLíderEsMacri, con el que decenas de tuiteros que responden al equipo de comunicación de Marcos Peña salieron a bancar al Presidente y a atacar a otros referentes de la coalición gobernante que le disputaron el poder, como el radical Alfredo Cornejo.

"Pero en algún momento, cuando vea que no tiene poder, se va a dar cuenta de que ya no es el líder”, dice a NOTICIAS un hombre del PRO porteño

Los intentos de que haya “gato para rato”, sin embargo, no son compartidos ni siquiera por sus propios compañeros amarillos. Una persona que conoce a Macri desde su llegada a la política asegura que “le va a costar correrse porque no está acostumbrado a no manejar las riendas”. Desde el club Boca hasta ahora, siempre fue el jefe. Y antes de la política también.

“Mauricio está eufórico, convencido de que el 40% de los votos es de él, y por eso va a intentar mantener el liderazgo. Pero en algún momento, cuando vea que no tiene poder, se va a dar cuenta de que ya no es el líder”, dice a NOTICIAS un hombre del PRO porteño. A la espera de ese inevitable “golpe de realidad” están sus principales aliados, la dupla Vidal-Larreta. Pero sobre todo el jefe de Gobierno porteño, el único que logró retener su distrito y quien espera, en silencio, a que el gobierno de Alberto Fernández lo unja como la cara visible de la oposición.

Dentro del PRO bonaerense tampoco tienen dudas de que eso va a suceder: “Larreta va a ser el líder”, aseguran. Y repiten la frase que más suena a ambos lados de la General Paz: “No hay que ser ansiosos, la conducción va a decantar”.

Imagen de los miembros de Cambiemos

Jorge. Contagiado del optimismo de su primo presidencial, Jorge Macri salió envalentonado de la Rosada y lanzó una frase por la que después tuvo que pedir disculpas: “Ya no hay una gobernadora que nos representa a todos”, dijo el 31 de octubre, mientras los intendentes de Juntos por el Cambio esperaban que Vidal terminara su primera reunión con Axel Kicillof para ir a su encuentro. Después aclaró que fue sacado de contexto y que ahora debe empezar una nueva etapa de “mesa redonda” en la provincia.

“Jorge tiene muy buena relación con María Eugenia y reconoce su liderazgo”, explican a NOTICIAS desde Vicente López, mientras el intendente se toma unos días de descanso con su novia, la periodista María Belén Ludueña, en las playas de Miami. Pero Jorge Macri tiene su objetivo: suceder a Kicillof en 2023. Y para eso, comenzará a recorrer la provincia este mismo mes.

El plan es asistir a la asunción de los intendentes Ezequiel Galli (Olavarría), Pablo Petrecca (Junín) y Mariano Barroso (9 de Julio), y visitar a Guillermo Montenegro en Mar del Plata. A ese grupo de aliados con los que dice contar, Macri suma a Julio Garro (La Plata) y Néstor Grindetti (Lanús), más el apoyo de un bloque legislativo que por ahora parece responder a la gobernadora saliente.

Alrededor de Vidal y Larreta le bajan el precio al Macri bonaerense. “Juegan en distintas ligas”, dice un asesor de la Provincia, que coincide sin saber con un funcionario de Ciudad: “Jorge no tiene estructura. Es ambicioso pero hasta ahora no le fue bien”.

Monzó planea salir a recorrer la provincia en los primeros meses de 2020 para reunirse con intendentes de todos los colores políticos (que acepten recibirlo)

Emilio. El que más ruido hace en el efervescente PRO es Monzó, el saliente y aplaudido presidente de la Cámara de Diputados, armador clave de la coalición de 2015, ex intendente del pequeño distrito de Carlos Tejedor y principal crítico de Mauricio Macri, al que recientemente le pidió correrse del centro para dar paso a una nueva generación de dirigentes. “Voy a caminar la provincia para cerrar la grieta”, anunció el 28 de noviembre en un acto en Florencio Varela, donde lo acompañaron Rogelio Frigerio, Nicolás Massot y Sebastián García De Luca (su nuevo operador en Diputados).

En auto y con Massot, al que conoció en 2010 durante pleno armado de Unión PRO, Monzó planea salir a recorrer la provincia en los primeros meses de 2020 para reunirse con intendentes de todos los colores políticos (que acepten recibirlo) y tener su primer contacto con la gente. Juntos también están en pleno armado de una consultora política para empresas.

Monzó nunca ocultó sus ganas de gobernar la provincia. En marzo pasado, después de mostrar su cara más seria durante la apertura de sesiones de Macri en el Congreso, le dijo a NOTICIAS: “Siempre quiero ser gobernador. Ojalá algún día se dé”. Sin embargo, algunos en el PRO consideran que “se apuró” en lanzarse.

Uno de los que lo alertó fue Rodríguez Larreta: “No salgas a construir ahora, no es momento”, le dijo el jefe de Gobierno porteño, según pudo saber esta revista. Monzó no le hizo caso.

Vidal se va con 57 puntos de imagen positiva (contando 10 puntos de consideración “regular”) y 42 negativa

María Eugenia. Una encuesta que circula en el equipo de la gobernadora levantó las caras tristes de octubre. Muestra que Vidal se va con 57 puntos de imagen positiva (contando 10 puntos de consideración “regular”) y 42 negativa, ocho puntos menos que el mes anterior. La interpretación oficial es que repuntó por retomar las recorridas para “escuchar a los bonaerenses”. Y por eso seguirá haciéndolas.

El plan más próximo de Vidal incluye una mudanza por tres meses a la casa de sus padres en Morón y luego, la definitiva a la casa que compró para ella y sus tres hijos en Barrio Norte. Para la operación, la gobernadora desembolsó los dólares de la venta de su vivienda compartida con su ex, Ramiro Tagliaferro, y sumó una hipoteca a diez años, según explicaron desde su entorno.

Mientras intenta mantenerse a salvo de las consecuencias del relato de Kicillof y la “tierra arrasada”, Vidal evalúa ofertas de universidades públicas y privadas de Argentina (algunas del Conurbano bonaerense) y del exterior. “En el mundo es más conocida de lo que creíamos”, dice sorprendido uno de sus colaboradores. Las ofertas para que la politóloga debute en el rol de profesora llegan desde Chile, España, Estados Unidos y Centroamérica. Otras posibilidades son la consultoría política y el armado de una fundación para recorrer el país y construir su carrera hacia 2021, el primer objetivo de todos los anotados.

Galería de imágenes

Daniela Gian

Daniela Gian

Periodista de política.

Comentarios

Espacio Publicitario

Espacio Publicitario