POLíTICA | 24-12-2022 00:52

Lobby escondido: el paraíso patagónico donde se reúne el poder

Cómo se usa la estancia de Lewis para hacer negocios y mejorar la imagen del empresario inglés. Otros visitantes célebres.

En los últimos años, en Lago Escondido se intensificaron las visitas de personajes del círculo rojo. Desde ese lugar paradisíaco comenzó a hacerse un trabajo fino de relacionamiento que coincide con el crecimiento de la central hidroeléctrica Patagonia Energía, que provee electricidad a la residencia del magnate inglés Joe Lewis y también le vende el excedente a la comunidad de El Bolsón.

Muy cerca de la residencia principal, donde duerme Lewis cuando viaja a la Argentina, se hizo un lodge para recibir turistas y que en los últimos años se ha utilizado como lugar para "retiros espirituales" de empresas locales y multinacionales.

Pero los visitantes más ilustres, los que se hospedan en la residencia principal y no en los alrededores, son los que presumen de tener influencia en la vida del país: jueces, funcionarios, establishment empresarial y mediático, gremialistas y hasta poderosos extranjeros. El objetivo de Lewis y su lugarteniente Nicolás Van Ditmar, el administrador de las propiedades del magnate inglés en la Argentina, es conectarse con actores relevantes de la sociedad y con grupos de poder. Hacer lobby. Quedó en evidencia con el escándalo originado por la visita de cuatro jueces, Carlos Mahiques, Julián Ercolini, Pablo Yadarola y Pablo Cayssials; el jefe de los fiscales de la ciudad de Buenos Aires, Juan Bautista Mahiques; el ministro de Seguridad del mismo distrito, Marcelo D’Alessandro; el ex agente de la SIDE Leonardo Bergroth; el sobrino de Héctor Magnetto y director de asuntos institucionales de Telecom, de los accionistas del Grupo Clarín, Pablo Casey; el presidente del mismo Grupo, Jorge Rendo; y el consultor y bolsero de pauta oficial Tomás Reinke.

Para entender la dinámica del encuentro es importante enfocarse en cómo son las relaciones. Y ahí la figura de Tomás Reinke se vuelve central porque es el eslabón que une a Nicolás Van Ditmar con los visitantes. 

Reinke trabajó en áreas comerciales del Grupo Clarín hasta el 2008 y luego, entre el 2015 y el 2020, se radicó en el valle rionegrino para trabajar como gerente del diario Río Negro, lo que le permitió conocer a Van Ditmar. En medio de la pandemia regresó a Buenos Aires y su amigo Andrés Bidart, dueño del Grupo Sentidos, le propuso hacerse cargo de la agencia de marketing digital Mediabit SA, parte del mismo emprendimiento. Fue así como recuperó su relación con Clarín, porque entre los clientes del Grupo Sentidos hay cuentas estatales como las de Anses, Pami, Presidencia de la Nación, YPF, Aysa y el Ministerio del Interior, entre otras, que ponen pauta oficial en los medios. En Clarín, sin ir más lejos.

El chat de Telegram que organizaron los visitantes tras el viaje fue para seguir las repercusiones del caso e intentar ocultar el hecho de que no pagaron ni el vuelo ni la estadía, pero se terminó filtrando a los medios. En esas conversaciones queda en claro que es Reinke quien mantiene la comunicación con el administrador de Lago Escondido.

Julian Ercolini: ¿No es más fácil que nos facture Lago Escondido dos noches con media pensión? Y al carajo, no tenemos que inventar nada.

Jorge Rendo: No está mal, además nadie se gasta plata para confabular. Para eso se hace una cena en Buenos Aires y listo. ¡Jaja!

Ercolini: Claro, nos facturan el transfer, el alojamiento y media pensión. Pablo, Tommy ¿se puede eso? Y se acabó. Después hacemos denuncia por espionaje.

Tomás Reinke: Ahí le pregunto a Nico.

Nico es Nicolás Van Ditmar. Es decir que quien intermediaba con el anfitrión era el consultor Reinke.

Rosca. Este tipo de viajes no tiene una finalidad concreta. Se hacen para reforzar las relaciones. Para influir y tener poder de lobby. Es tráfico de influencias. En el caso del viaje de la polémica, todos tiene algo para ganar. A Clarín le interesa estar en buenas relaciones con jueces que podrían afectar sus intereses o fallar en su favor -como ya hicieron- y también consolidar vínculos con el Ministro de Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires, que le compra sistemas de comunicación a Telecom, propiedad de los accionistas del multimedio.

A los jueces les interesa estar en buenos términos con el Grupo Clarín para poder hacer uso de protección mediática en caso de necesitarla, y también con Marcelo D’Alessandro, quien, hasta este escándalo, tenía un lugar expectante en una hipotética presidencia de Horacio Rodríguez Larreta.

Al abogado Bergroth le sirve reforzar sus vínculos con jueces, con fuerzas de seguridad y con Clarín. Algo similar sucede con D’Alessandro y Reinke.

Incluso, el empresario aeronático Gustavo Carmona es un beneficiado indirecto de esas relaciones, porque, según surge del chat, el viaje habría sido una gentileza suya que luego se intentó tapar con facturas truchas. Carmona es muy amigo de Juan Bautista Mahiques.

Joe Lewis y Nicolás Van Ditmar también son beneficiarios de las relaciones que se consolidan en ese paraíso patagónico. Basta un ejemplo: en septiembre del 2021, el juez Carlos Mahiques firmó el cierre de la causa por la venta de las tierras en Lago Escondido, en El Bolsón. Es decir que su decisión benefició al magnate.

Del mismo modo, en diciembre del 2016, el juez Ercolini, otro de los viajeros, sobreseyó a Héctor Magnetto, el mandamás de Clarín, en la causa Papel Prensa. Y en febrero del 2015, el magistrado Cayssials, también invitado, suspendió la adecuación de oficio del Grupo Clarín a la Ley de Medios.

La mayoría ya se conocían desde antes, por lo que este viaje no funcionó como el debut en una relación, sino más bien un capítulo más de un grupo que viene aceitando sus vínculos. 

¿Qué divertimentos ofrece el lugar? El principal es alojarse en la mansión del propio Lewis, quien tiene una colección de arte en uno de los salones con vista al lago. Hay caballos, llamas e incluso se pueden ver huemules que viven de manera silvestre y que dieron nombre a los integrantes del chat: “los huemules”. Los visitantes también tienen a disposición la cancha de fútbol, la de paddle, la pista de karting, y en los casos más vip, como el de la mencionada excursión, está disponible el helicóptero bordó del magnate inglés para ir adonde quieran. En esta oportunidad, los turistas del viaje del escándalo fueron llevados en la aeronave hasta la base de uno de los cerros de la zona para tomar whisky entre la nieve.

Tomás Reinke sufrió las represalias por haber sido uno de los armadores del viaje. El Grupo Sentidos arregló una salida de la empresa porque el escándalo podría traducirse en la pérdida de los clientes del Gobierno. El propio Reinke sabía que la filtración del viaje podría traerle problemas y así lo dejó dicho en un mensaje de voz de Telegram. “Soy el menos expuesto de todos ya que no ocupo función pública. Sí estoy expuesto, y mucho, con respecto a determinados clientes que yo tengo, que esto lo toman como una confabulación”, dijo. Reinke se refería como “clientes” a las reparticiones del Estado que maneja La Cámpora y que delegó en el Grupo Sentidos la administración de la pauta oficial. La Cámpora, en su cuenta de Twitter, puso una cara de Reinke para exponerlo como participante de la “reunión secreta”. En su cuenta de Linkedin, Reinke dejó asentado que no trabaja en la empresa Mediabit desde diciembre del 2022. Es decir, desde este mismo mes, aunque el viaje había sido en octubre.

Con Mauricio. Uno de los visitantes más frecuentes de Lago Escondido es el ex presidente Macri, quien mantiene una relación personal con Lewis, suele visitar la mansión todos los veranos e incluso va cuando no está el anfitrión. El año pasado acompañó al empresario árabe Yasir Al- Rumayyan, dueño del club de fútbol inglés Newcastle, quien visitó la Patagonia. En aquella visita a Lago Escondido también participó Martín Migoya, dueño de la empresa Globant. Los testigos afirman que el helicóptero de Lewis lo pasó a buscar por el hotel que tiene en Villa La Angostura. Migoya lo desmiente.

Durante la presidencia de Macri, el ex mandatario de Estados Unidos Barack Obama y su esposa Michelle también estuvieron de paso por Lago Escondido, según publicó la agencia Télam.

Otro extranjero que invirtió en la zona, en las cercanías al Lago, es el emir de Qatar, Tamim bin Hamad Al Thani, según publicó el sitio La Política Online. El intermediario en este caso habría sido el ex tenista Gastón Gaudio.

En materia de jefes de Estado locales, por la estancia de Lewis pasaron los últimos gobernadores de la provincia de Río Negro desde la década del ‘90 hasta hoy: Pablo Verani, Miguel Saiz, Carlos Soria, Alberto Weretilneck y Arabela Carreras. Todos fueron en visitas informales.
Lewis estuvo el año pasado durante febrero. Vino unos pocos días y se fue. Según fuentes consultadas por esta revista, el magnate inglés está molesto con la comunidad local porque a lo largo de estos años intentó de mil formas ayudar y seducir a la comunidad de El Bolsón, pero siempre fue rechazado. Durante la epidemia de Hantavirus habría viajado con medicamentos para el hospital del lugar y no se los aceptaron. Por otro lado, intentó construir un hospital nuevo y tampoco pudo. Todos esos detalles lo fueron alejando a tal punto que ya habría avisado que este verano no pasará por el país.

Los negocios alrededor de Lago Escondido, además de esta veta de lobby turístico, consisten en una empresa de internet llamada Patagonia Wi, la central hidroeléctrica ya mencionada, explotación ganadera y también desarrollo de la agricultura, organización de eventos sociales, gastronomía e incluso servicios de vuelos en helicóptero. Esta última empresa se llama Helipatagonia. 

Además de sus inversiones en el sur, Lewis también tiene acciones de Pampa Energía, la empresa de Marcelo Mindlin, otro de sus visitantes. A septiembre del 2021 sumaba el 7,1% del capital accionario de Pampa Energía. Lewis fue beneficiado por las políticas de su amigo Macri, quien durante su presidencia permitió los aumentos de tarifas de empresas eléctricas.

Más visitas. En materia de medios de comunicación, los representantes de Clarín no fueron los únicos que visitaron Lago Escondido. También viajaron Fernán Saguier del diario La Nación y el sindicalista de los porteros, Víctor Santa María, que tiene, entro otros medios, el diario Página/12, que destapó el caso. Este último fue invitado por el dueño del Grupo Sentidos, Andrés Bidart. a pedido de Reinke.

Los invitados del universo de los medios se comportaron de la manera esperada. Clarín solo hizo referencia al escándalo cuando el presidente Alberto Fernández avisó por cadena nacional que iba a denunciar a los involucrados. En el diario La Nación, el propio Saguier escribió que no se iba a hacer eco de esta noticia porque la filtración de los chats era ilegal. Y el diario Página/12, el primero en publicar la noticia del viaje, dejó de dar el caso en tapa. Incuso en su edición del miércoles 14 de diciembre, tras el allanamiento que hubo en Lago Escondido, tal vez una de las medidas más relevantes desde que se destapó el affaire. 

El paraíso patagónico espera nuevos huéspedes.

Galería de imágenes

En esta Nota

Rodis Recalt

Rodis Recalt

Periodista de política y columnista de Radio Perfil.

Comentarios