Viernes 23 de febrero, 2024

POLíTICA | 28-11-2023 14:58

Pacto de Acassuso: cómo gobernará Milei con Macri y Bullrich

Luego de ganar la elección, Milei entró en tensión con sus aliados Macri y Bullrich por el armado del gabinete. Los lugares clave.

Guillermo Ferraro, el futuro ministro de Infraestructura, tuvo un episodio de salud que lo obligó a internarse en el hospital Cemic de la Avenida Coronel Díaz. Al parecer, habría atravesado un cuadro de cólicos intestinales al día siguiente de la victoria electoral. Su entorno habla de “un estresazo” por haberse puesto al hombro la fiscalización nacional de la elección, de la que él se ocupó por el lado de La Libertad Avanza y su par José Torello por el PRO. 

La cuestión es que, mientras estaba internado, el paciente Ferraro vio el primer comunicado que envió la nueva “Oficina del Presidente Electo”, en el que se informaba que “no habrá ningún anuncio de nombramientos respecto a cargos del futuro gobierno hasta el día de la asunción”. Una decisión inconsulta por parte de la mesa chica de Milei, que desató una tormenta de rumores y dejó abierta la puerta a especulaciones sobre posibles ministros, incluso para aquellos lugares donde ya había personas trabajando. En la mañana del lunes 20, antes de tomar la decisión de no dar más nombres, Milei había dicho en una entrevista con Eduardo Feinmann que Mariano Cúneo Libarona sería el ministro de Justicia, que la psicóloga Sandra Pettovello sería ministra de Capital Humano y que Diana Mondino quedaría a cargo de Cancillería. Nada había dicho de Ferraro, por lo que al día siguiente, también con Eduardo Feinmann, el paciente dio una entrevista desde una habitación del Cemic, todavía conectado con una sonda al suero, en la que confirmó que sería el ministro de Infraestructura. 

¿Por qué el apuro para autonombrarse? Sucede que el macrismo acecha. Por esas horas se especulaba con que el nombre de Guillermo Dietrich al frente de Infraestructura, por lo Ferraro sintió la urgente necesidad de dejarles en claro a los actores de los diferentes sectores quién iba a ser el interlocutor a partir de ahora (o de su alta médica).

Convivencia. El Pacto de Acassuso fue una idea de Patricia Bullrich, que, segura de que era la mejor manera de derrotar al kirchnerismo, convenció a Mauricio Macri de que había que acompañar a Javier Milei en el balotaje. Pero el ex presidente tenía que dar el primer paso para que la propuesta tuviera peso, por lo que invitar a Milei a su casa sería una buena forma de sellar un acuerdo sólido. Ya venía coqueteando descaradamente con él durante toda la campaña y Bullrich le terminó dando luz verde. 

Aquella noche de octubre, Milei fue acompañado por Santiago Caputo y Guillermo Francos, quienes sirvieron de contención ante un intento del macrismo de querer copar algunos lugares del Estado sin haber ganado todavía las elecciones. “Hubo que ponerles un freno”, confiesa a NOTICIAS uno de los presentes de aquella noche. En el mileismo estaban dispuestos a aceptar la ayuda que llegaba desde el otro costado de la oposición, pero no se mostraban de acuerdo con entregar todos los ministerios, y hasta ahora estarían resistiendo. 

Por ejemplo, además de Infraestructura, Macri pretendía el ministerio de Justicia y también YPF, para cuyas dependencias impulsaba los nombre de Germán Garavano y Javier Iguacel. Al final, quedaron Cúnero Libarona en Justicia y Horacio Marín en YPF. El segundo es un ex Tecpetrol, la petrolera del Grupo Techint, que apostó en la última semana por el libertario, a quien le aportó 20 millones de pesos el 13 de noviembre. 

Hasta el cierre de esta edición, el único nombre confirmado del PRO para el gabinete de Milei era el de Patricia Bullrich, que estará al frente del ministerio de Seguridad. El otro funcionario que Macri podría poner en la primera línea del equipo del libertario es Luis “Toto” Caputo, que suena para ser ministro de Economía. Caputo participó junto con Nicolás Posse -el futuro jefe de Gabinete- de una reunión con representantes del FMI, lo que alimentó aún más los rumores de su desembarco en el equipo de Milei, y al cierre de esta edición se sumaban mensajes de apoyo a la posible designación del “Messi de las finanzas”, como generosamente lo apodaba el ex jefe de Gabinete macrista, Marcos Peña. La inclusión de Caputo en el equipo económico de Milei ya tuvo su primer daño colateral que fue el rechazo de Emilio Ocampo a ser nombrado como presidente del Banco Central. Renunció antes de asumir. 

Macri también tiene intenciones de que Bernardo Saravia Frías vuelva a la Procuracion del Tesoro, la oficina donde trabajan los abogados del Estado. Desde ese despacho, Saravia Frías intentó resolver a favor del entonces Presidente la demanda del Estado contra el Grupo Socma por el Correo Argentino que se había iniciado en los primeros años K. Ahora, su regreso podría significar cerrar un caso que le trajo muchos dolores de cabeza al ex presidente.

En el reparto de cargos, Bullrich tampoco estaría siendo beneficiada más allá de la cartera de Seguridad que ocupará ella. Hay un encuentro bullrichista conocido como “la reunión de los martes”, que desde hace algunas semanas volvió a tener como punto de convocatoria las oficinas de la calle Balcarce, donde funciona la sede del PRO, partido del que Patricia es presidenta. Al salir de ese encuentro, los presentes destacaron la cara de pocos amigos que tenía Bullrich y los pocos lugares que están quedando para ocupar, al menos en las primeras líneas de la administración. 

De ese encuentro participaron Hernán Lombardi, que iría a Télam antes de que la agencia de noticias sea privazada, Alberto Forigh, que podría tener un rol en Seguridad, Federico Pinedo, que quiere un lugar en la Cancillería, y el dirigente tucumano Pablo Walter, amigo de Victoria Villarruel y quien organizó el primer encuentro entre la vice electa y Bullrich, y además estuvieron Fernando Iglesias, Eduardo Amadeo, Damián Arabia, Luis Petri, Silvina Martínez y María Eugenia Talerico. Todo quedó inmortalizado en el Instagram de la diputada Laura Rodríguez Machado. Uno de los temas que se trató en la reunión fue el armado de una planilla de Excel con los posibles nombres para delegaciones nacionales en el interior como Anses, Pami o cada uno de los ministerios y secretarías. El responsable de completar esa planilla con los datos de cada uno de los interesados era Martín Siracusa, un influyente economista del equipo de Bullrich.

Para este sábado 25 se programó un encuentro definitivo entre Milei y Bullrich -porque Macri continuaba de viaje por Dubai- para ultimar detalles del Gabinete. “A partir del sábado se acelera todo”, dijo Bullrich en la reunión del martes. 

¿Qué hace Macri en los Emiratos Árabes en estos días de definiciones? La versión oficial indica que viajó para mantener reuniones por su rol en la Fundación FIFA, pero no se descarta que también esté buscando financiación árabe para los próximos años. En paralelo, también Milei tiene un amigo que puede acercarlo al mundo árabe: se trata de Marcelo Wolodarsky, el lobbista argentino de Ali Albwardy, un empresario dubaití dueño del fondo Albwardy Investment, que es propietario del hotel Four Seasons de Buenos Aires. Para más datos, esta semana Wolodarsky acompañó a Nicolás Posse a la embajada de Emiratos Árabes para participar de una recepción por una celebración nacional de ese país. Durante la campaña, Wolodarsky organizaba reuniones en su departamento en la torre Le Parc de la calle De María y en los últimos días estuvo a cargo de la organización de la mudanza de Milei a un departamento del Palacio Atucha, en la esquina de Arroyo y Cerrito, donde el presidente electo vivirá hasta que se mude a Olivos. Los dueños del Four Seasons son propietarios de algunos departamentos en esa joya arquitectónica de la ciudad.

Más rosca. Por estos días, la desazón en el campamento macrista era absoluta y se manifestaba de diferentes maneras. Entre los dirigentes que defendieron el Pacto de Acassuso sienten que no están ocupando lugares expectantes. Hay quejas en voz baja, casi al punto del berrinche, que dicen: “El problema es que yo no conozco a nadie de Milei y tanto Patricia como Mauricio no están ofreciendo nada”. El encargado de llevar la lista de los que quiere Macri es Fernando De Andreis, su ex secretario general de la Presidencia, que por estas horas está preocupado por la baja influencia que está teniendo. El único macrista que ya puede jactarse de que “puso un funcionario” es Jorge Triaca, el ex ministro macrista que recomendó a Omar Yasin para la Secretaria de Trabajo, que estará bajo el paraguas del ministerio de Capital Humano a cargo de Sandra Pettovello. Cuenta la leyenda que una tarde, Nicolás Posse y Santiago Caputo fueron hasta la quinta de Triaca en San Isidro para que les recomendara alguien para esa área porque no tenían a nadie que pudiera estar a la altura. Triaca no dudó en recomendar a su amigo.

La elección de los funcionarios del Gobierno se está definiendo en las oficinas de la asociación civil Instituto para el Crecimiento que creó Posse durante la campaña. Hoy funciona en Libertador al 7200, en el barrio de Nuñez, y por allí desfilan hoy todos los ministros para conformar el futuro Gabinete. Allí trabajan los equipos de Salud, Educación, Infraestructura e Interior, entre otras carteras. En estos últimos días se habría barajado que, por ejemplo, Seguridad deje de ser ministerio y pase a ser una secretaría, pero la posterior confimación de Bullrich para el cargo desbarató esa hipótesis. Es una fuerte señal también para Victoria Villarruel, que se habría quedado sin injerencia en este área que había dominado durante la campaña. Se esperaba que la vicepresidenta pusiera personas de su confianza en Seguridad, Defensa y la AFI, pero todo eso pasó a manos del duo Posse-Francos. ¿Villarruel terminará siendo una vice decorativa al estilo Gabriela Michetti? 

El Congreso. La otra gran disputa será por la presidencia de la Cámara de Diputados, donde están en carrera los macristas Cristian Ritondo y Miguel Ángel Pichetto y el peronista Florencio Randazzo. En un escenario de tanta fragmentación tendrá más chances aquel que logre conseguir los votos de los diputados, sobre todo del kirchnerismo. Milei elogió a los tres. Tuvo un abrazo muy efusivo con Ritondo en el búnker, quien durante el día se había sacado una foto con una motosierra, una de las imágenes simbólicas de la campaña de Milei. De Pichetto dijo que será muy importante en la próxima etapa y también ponderó a Randazzo. 

En el reparto de secretarías, el jueves 23 se dio una novedad que soprendió a Macri y Bullrich: Milei también le abrió su gobierno al cordobés Juan Schiaretti. Ese día, en el ministerio de Economía se presentaron a la primera reunión de transición los futuros funcionarios del libertario: Guillermo Ferraro por la secretaría de Infraestructura, Eduardo Rodríguez Chirillo por Energía, Sergio Arbeleche por Minería y Franco Mogetta por Transporte. Este último es el actual ministro de Transporte de Córdoba con Schiaretti. Sería el primer funcionario que Milei le da al saliente gobernador cordobés.

En materia de embajadores, todavía no hay demasiados nombres. Apenas se mencionan dos embajadas que ya tendrían dueño. Una es la de Estados Unidos, donde iría el empresario Gerardo Werthein, y la otra es la embajada de Madrid, donde ya habría pedido pista el banquero Juan Nápoli, que quedó involucrado en un escándalo sexual en los días previos al balotaje.

Cuando vuelva Macri de Dubai el próximo martes 28 ya estará casi todo el Gobierno armado y apenas quedarán unos pocos lugares. Probablemente será tarde para reclamos o pedidos. Si fuera por él, al primero que sacaría del equipo de Milei es a Posse, el futuro jefe de Gabinete con quien nunca pudo congeniar. Pero esa es una decisión del Presidente electo.

El Pacto de Acassuso lleva pocas semanas de vida. Pero ya puso en máxima tensión al nuevo poder.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Rodis Recalt

Rodis Recalt

Periodista de política y columnista de Radio Perfil.

Comentarios