Menú
Personajes / 21 de octubre de 2018

Mike Amigorena: “A veces me gustaría desaparecer”

Película en cartel, disco por venir, gira por geriátricos, novia con la que recién empieza y los caminos para salir del centro de la escena.

Foto: Marcelo Escayola.

“Si me decían que iba a terminar cantando en geriátricos te mandaba a la mierda“, dice Mike Amigorena y no es queja. Atrás, por ahora, quedaron las brillantinas y las performances a lo Ziggy Stardust, esa criatura hija de David Bowie que le inoculó el placer de la música siendo un estudiante desaplicado y disperso en Maipú, la localidad mendocina donde nació. Ahora el escenario es el patio crepuscular o el salón de algún geriátrico de Buenos Aires, donde toca sambas, chacareras y sucesos de Sandro para un puñado de abuelos agradecidos.

Muchas cosas cambiaron desde que interpretó a Martín Pells y a Gonzalo Echagüe en “Los exitosos Pells” (2008-9), serie emitida en el prime time de Telefe que lo depositó en la cresta de la ola que venía persiguiendo desde que se instaló en la gran ciudad, con 19 años y una valija llena de ambiciones de las que se fue despojando. “Estaba en la cumbre del éxito y necesitaba que se fijaran en otro. No quiero ser el foco todo el tiempo. Pensaba, ‘ya no quiero que se me conozca porque ya se me conoce’”, cuenta el cantante y actor.

(Lea también: Gonzalo Costa: “Estaba desesperada por ser famosa”)

Por estos días, Amigorena está en cartelera como parte del elenco de “All Inclusive, comedia dirigida por los hermanos Diego y Pablo Levy en la que encarna a Gilberto, el histriónico –y algo fantoche– gerente de un hotel de Trancoso, Brasil, donde acude una pareja de argentinos en crisis –interpretada por Alan Sabbagh y Julieta Zylberberg– en busca de un equilibrio que nunca encontrarán. O sí.

Noticias: ¿Qué lo atrajo del film?
Mike Amigorena: Me sedujo trabajar con Alan (Sabbagh), Juli (Zylberberg), Marina Bellati, Mariana Chaud, gente que admiro y con la que me llevo muy bien. Después, la historia de los hermanos Levy, que además de ser cómica tiene un mensaje inclusivo grande, con el plus de que se iba a rodar en Trancoso (Brasil) dos semanas. Fueron como unas vacaciones pagas.

Noticias: ¿Cuál es ese mensaje?
Amigorena: Es un mensaje inclusivo, de los vínculos. Es una comedia con ciertas notas negras que tiene un desenlace ejemplificador, que habla de nuevos vínculos, de que es posible entablar un vínculo que no sea convencional.

(Lea también: El fin de la monogamia: ¿qué es el poliamor?)

Foto: Marcelo Escayola.

Noticias: ¿Cómo nació “Jubilandia”, el proyecto de los geriátricos?
Amigorena: Surge a partir de una necesidad de dar. Uno de los integrantes, Gerardo Chendo –el otro es Andrés D’Adamo–, tiene a su madre con Alzheimer hace cinco años en un geriátrico. Va casi todos los días a visitarla y empezó a notar que una canción cantada por él o un poema los activaba, sentía que necesitaban eso. Por lo general al viejo se lo olvida, ya no sirve más, ya no factura y da gastos entonces se guarda, cuando lo que habría que hacer es agasajarlo. Así decidimos formar “Jubilandia” y salir a tocar ad honorem por los geriátricos.

Noticias: ¿Qué viene después de todo esto?
Amigorena: Estoy con la producción de mi segundo disco. Se llama “Daa” y es un sonido electro pop que me conecta con Ambulancia, mi primera banda, donde hay más brillantina y color que en “Amántico”, mi primer disco solista.

Noticias: ¿Por qué se llama “Daa” el próximo álbum?
Amigorena: Porque el mejor atajo es dar, la mejor recompensa es dar, lo que nos va a salvar de toda esta opresión es dar; y no tener, tener, tener, tener, tener… No, eso te va a hundir. Cuando tenés más, te apoltronás, tenés mucho peso. Ahora, si te despejás, te elevás, sos un globo.

Noticias: ¿Alguna vez sintió que se hundía por tener demasiado?
Amigorena: No fui muy ambicioso toda mi vida, pero me empecé a dar cuenta, hace seis o siete años, de que no necesitaba tanto, y no voy a ir detrás de eso que creía necesitar. Eso te da un freno. ¿Para qué voy a hacer esto? Ya cuando el “para qué” aparece es porque estás necesitando menos.

Noticias: Hace seis o siete años atrás estaba en el pico máximo de popularidad, luego de “Los exitosos Pells” y otros trabajos. ¿Lo empalagó la exposición?
Amigorena: No, el éxito llega, se disfruta pero no lo retengo. Hay gente que sigue y sigue y necesita estar on line todo el tiempo, yo no. Ahora mirá lo que estoy haciendo, cantando en geriátricos. Me gustó toda la vida el folclore, pero cómo voy a cantar folclore, no puedo hacer un disco de folclore, pero canto folclore en geriátricos. El destino es perfecto. Tenés que quedarte quieto y verlo sin agitar tanto. Es perfecto lo que tenés, es lo que te corresponde, es la consecuencia de lo que has hecho. Por eso tenés que estar muy bien plantado para ver el presente, porque cuando lo tengas vas a seguir mirando adelante y no te vas a dar cuenta de que tenés esto que quisiste hace un rato. Me pasó eso. Una vez que llegué a la meta, me quedé en la meta. La meta era vivir de mi trabajo y que la gente reconozca mi arte.

Noticias: ¿No extraña nada de aquellos días?
Amigorena: No, no lo extraño y si no viene es porque no es para mí. Ya no. Porque una cosa fue cuando me agarró con los Pells, que era para mí, “¡Denme todo!”, pero ahora no es así. El éxito viene, te visita, se queda un rato con vos y se va. El éxito para mí es este, que se me reconozca, que sea vigente, que me convoquen por mi trabajo. Ya no soy novedad.

Noticias: Dijo más de una vez que está desilusionado con la especie humana, ¿a qué se refiere?
Amigorena: Me desilusiona que no haya soluciones. Que estemos como estamos es una desinteligencia. Como no podemos compararnos con otra especie, me parece que no tener la solución constante es una desinteligencia, pudiendo pensar, pudiendo tener materia gris. Me llama la atención que haya hambre, no puedo entender que nos peleemos por ideologías, me parece una desinteligencia no pensar en el otro, me parece una desinteligencia que en lugar de evolucionar las casas se hagan de Durlock. No critico pero al mismo tiempo no proyecto. Lo que tenía en la cabeza era demasiado idealista. Cuando tenía 15 años me parecía que en el 2000 no iba a haber problemas, o no los más básicos. Vivo pero tampoco digo “¡Guau, la vida!”.

(Lea también: Los nuevos arrepentidos K)

Foto: Marcelo Escayola.

Noticias: ¿Cómo vive su vida extra laboral?
Amigorena: Me gusta hacer nada y hacer nada significa no tener compromisos. Vivo echado, me fumo un porro, toco la guitarra, veo televisión, me junto con mi mujer a comer, viajo, no hago nada y me pasa el tiempo. Puedo estar así (se reclina contra el respaldo de la silla) una hora. Ahora, cuando tengo un compromiso soy extremadamente profesional, por eso no adquiero muchos compromisos, porque no quiero, porque no me gusta, porque necesito tener tiempo para mí. ¿Cómo se tiene el tiempo para vos? No teniendo. Si tenés y tenés y vas al teatro y después vas a la televisión, no. Salvo que sea temporario. Mi vida no tiene rutina, no podría trabajar todos los días de mi vida todo el año, entonces tampoco tengo familia y no jodo a nadie.

Noticias: ¿Pensó en tener hijos?
Amigorena: No es una meta. Imaginate que si me tira para atrás la especie humana… Ahora si viene lo recibo con el alma, pero no viene.

Noticias: ¿Hace mucho que está en pareja?
Amigorena: No, hace poco. Es música, la cantante del grupo Potra, una banda de Rosario. Se llama Sofía Vitola.

Noticias: Si le dieran la posibilidad de volver a ser anónimo, ¿aceptaría?
Amigorena: Qué buena pregunta… (Piensa). Ya no me imagino anónimo, pero si me preguntás… Es horrible lo que te voy a decir. Si me preguntás un deseo, si no puedo ser invisible, prefiero no haber sido.

Noticias: Un dilema hamletiano…
Amigorena: Soy Hamlet. Totalmente. ¿Qué es mejor, ser Mike Amigorena o nunca haber sido? Pienso en mi familia, en la gente que queda, pero hay un costado mío al que le gustaría desaparecer.

Noticias: La muerte no es un problema para usted…
Amigorena: Me llego a morir mañana y estoy hecho. Te lo juro.

Damián Richarte
@DamianRicharte