Menú
Política / 25 de noviembre de 2018

ARA San Juan: la hora de repartir culpas

Por

En las primeras horas del sábado 17 pasaron varias cosas. La más importante, lógicamente, fue el hallazgo del submarino ARA San Juan, que llevaba perdido en el fondo del océano un año y un día. Junto a ese impresionante descubrimiento vinieron aparejadas consecuencias para todos los involucrados. Los familiares de los 44 marinos pudieron cerrar una parte de su duelo, el Gobierno dejó de transpirar nervioso ante la falta de respuestas en la búsqueda del arma de guerra perdida, la Armada fantasea con empezar a acomodar sus furiosas internas, y la causa judicial amenaza con llevarse todo el protagonismo de aquí en adelante.

Ahora comienza una etapa igual de espinosa que la búsqueda, pero con la salvedad de que la urgencia del rastreo del submarino mantenía las diferencias contenidas, pero la necesidad de repartir las culpas promete cambiar esa historia.

(Lea también: ARA San Juan: los pasos que siguen en pericias y equipos)

Futuro. ¿Por qué se hundió el ARA San Juan? Esa es la gran incógnita que se plantea a partir del hallazgo, y en la que coinciden todas las partes, la duda que desvela a las víctimas, pero también a los funcionarios y a militares que aprobaron que el submarino zarpe del puerto de Mar del Plata en noviembre del 2017. “La prioridad es la construcción de la verdad”, dice el ministro de Defensa, Oscar Aguad, uno de los apuntados por un sector de los familiares.

En ese sentido, los días que se vienen son cruciales, porque llegarán dos informes que prometen echar luz sobre la tragedia. El primero, que la semana entrante llegará a manos de Aguad, es el trabajo que realizó la “comisión de expertos”, integrada por los contraalmirantes Adolfo Trama y Alejandro Kenny, y el capitán de navío Jorge Bergallo, padre de una de las 44 víctimas. Este informe es un análisis técnico, que comenzó hace 11 meses, y que estudió no sólo el hundimiento sino que se remontó hasta, por ejemplo, el primer desperfecto documentado del submarino, en 1995. Tanto Defensa como la Armada, y también la jueza federal de Caleta Olivia, Marta Yáñez, la que lleva la causa, esperan ese trabajo con ansiedad. “Se van a establecer tres o cuatro hipótesis sobre lo que pudo haber pasado”, dice Aguad.

Una de esas posibilidades que baraja la comisión sería que la tragedia se ocasionó luego del mal accionar de una válvula por parte de uno de los tripulantes, lo que convertiría el hundimiento en un error humano. Ese planteo cayó pésimo entre los familiares. “Hay una idea de echarles la culpa a los tripulantes, algo que es una falacia absoluta. El profesionalismo de ellos, que llevaban veinte años con el submarino, está demostrado, y mucho más cuando el capitán Fernández le había alertado, en junio del año pasado, al jefe de la fuerza de submarinos, Fernando Villamide, que había una falla en la válvula”, dice Luis Tagliapietra, padre de Alejandro, uno de los tripulantes del ARA San Juan, y abogado querellante en la causa.

Cuando NOTICIAS se comunicó con él, estaba –en calidad de representante de familiares– a mitad de camino a Sudáfrica, a bordo del Seabed Constructor, el barco de la empresa Ocean Infinity que encontró al submarino. Cuando lleguen a África se dará otro paso clave en la investigación: ahí Ocean Infinity, la compañía que cobró 7,5 millones de dólares por el hallazgo, planea revelar las casi 70.000 fotos que tomó del submarino. Estas pruebas serán trascendentales para la causa, y se estima que la empresa aporte una reconstrucción 3D del estado actual del submarino, a 907 metros de profundidad. “Hay que ser muy cautelosos con lo que surja de las fotos. Si ahora, que hay tres fotos, se están especulando un montón de teorías, ¿qué se puede llegar a decir cuando haya 70.000?”, se pregunta el capitán Enrique Balbi, fuerte crítico de la cobertura mediática del caso.

Culpas. La otra gran duda, y la que más consecuencias traerá, es averiguar quién fue el responsable de las 44 muertes. ¿Fue la Armada, que no reparó el submarino a pesar de los pedidos y que permitió zarpar al ARA San Juan? Esa pregunta hiere a sus integrantes, que atraviesan una fuerte interna que ya se cargó a un jefe –el almirante Marcelo Srur, que enfrenta un delicado sumario interno, acusado de entorpecer la búsqueda– y que no se sabe dónde se detendrá. “Esperemos que el hallazgo sirva para ordenar las cosas dentro de la Armada”, se esperanza Aguad ante NOTICIAS.

El Gobierno es otro de los apuntados. “Hace rato que en el expediente hay pruebas suficiente por lo menos para indagar al ministro de Defensa”, dice Tagliapetra. A Aguad le achacan haber colaborado con Srur en el entorpecimiento, que consistió en separar en tiempo récord al ex jefe de la base de Puerto Belgrano, Luis López Mazzeo, y al mencionado Villamide, culpándolos por el naufragio. La causa, caratulada como “averiguación de delito”, podría tener novedades sustanciales recién a mitad del 2019, fecha similar en la que la Comisión Bicameral del Senado, que investiga las responsabilidades políticas del caso, tendrá su informe final. “Se va a retroalimentar con la causa”, aclara el diputado Guillermo Montenegro, vicepresidente de la misma.

Por ahora, la jueza desligó de responsabilidades penales al Presidente: será por eso que se lo vio bailando con tanta soltura el sábado 17, el mismo día del descubrimiento, en un show de “Tini” Stoessel en Pilar.