Menú
Política / 26 de julio de 2019

Florencia Kirchner: secretos en la isla

Cómo vive la hija de CFK en La Habana. Tratamiento ambulatorio, depresión y ataques de pánico. Exclusivo: el documento que firmó en la embajada argentina en Cuba.

Por

Florencia Kirchner
En tratamiento. Florencia sigue con cuidados en La Habana. No se sabe cuándo regresará.

La vida de Florencia Kirchner (29) hace cinco meses que no es la misma. El 6 de julio cumplió 29 años y los celebró con su madre Cristina Fernández y su hija Helena Vaca Narvaja Kirchner, quien cumplirá cuatro años el mes próximo. Un día antes, el 5 de julio, se había presentado en la embajada argentina en Cuba para comparecer por orden del Tribunal Oral Federal (TOF) Nº 5, que lleva adelante el trámite del juicio por las causas Hotesur y Los Sauces, las dos investigaciones que buscan determinar si hubo una asociación ilícita dedicada al lavado de dinero a través del Hotel Alto Calafate y los alquileres de departementos y cocheras a empresarios que tenían contratos con el Estado como Lázaro Báez y Cristóbal López. En esas investigaciones quedó involucrada la hija de la ex presidenta.

Florencia llegó a la sede diplomática a las dos de la tarde, como muestra el documento exclusivo que acompaña esta nota. Firmó un acta y se retiró. En su casa la esperaba Cristina, quien había viajado en un vuelo de Copa Airlines hacia la ciudad de La Habana acompañada por una niñera que llevaba a su nieta Helena.

Florencia no veía a su hija desde marzo, cuando se la llevó su ex pareja Camilo Vaca Narvaja, el padre de la nena. Flor K había viajado en febrero para hacer un curso de guionista a Cuba. Iba a regresar al país el 8 de marzo, pero se tuvo que quedar por una complicación en su salud.

(Te puede interesar: Cuáles son las causas que tiene Florencia Kirchner en Comodoro Py)

Según pudo reconstruir NOTICIAS a través de fuentes familiares, del Instituto Patria, ex funcionarios y abogados amigos de la familia, Florencia padece un cuadro de profunda depresión, tuvo ataques de pánico y se le nota una fuerte pérdida de peso. Todos coinciden en lo mismo y transmiten que la preocupación sobre la salud de Florencia es generalizada.

Florencia Kirchner
Exclusivo. El acta que firmó Florencia Kirchner en la embajada argentina en Cuba.

WhatsApp. Desde que quedó varada en La Habana, las comunicaciones entre Florencia y la pequeña Helena se hicieron a través de videollamadas diarias que realizaban con Camilo, que hoy la tiene a su cargo, pero también había llamadas por la aplicación Facetime de los celulares iPhone cuando estaba con su abuela Cristina, quien tenía una particular rutina para los días que se quedaba a dormir con su nieta. En vez de que fuera Helena la que iba a la casa de la abuela, era CFK quien se mudaba esos días al departamento de Florencia en la calle San José, en San Telmo, para que Helena no tuviera cambios bruscos en su rutina infantil. Según afirmó Camilo en una entrevista televisiva en el programa “Intratables”, mantener la rutina de Helena era un tema importante y por eso decidieron que la hija no vaya a Cuba para que pueda seguir con el jardín.

(Te puede interesar: Por qué Máximo Kirchner no viaja a Cuba a visitar a Florencia)

Florencia vive en La Habana en un complejo de viviendas que queda cerca del Cimeq (Centro de Investigaciones Médicas Quirúrgicas). Allí va cuando tiene que hacer consultas con sus médicos, pero hoy cuenta con una internación ambulatoria. Su rutina pasa por cumplir con el tratamiento, escribir, leer y chatear con amigos y amigas y con su madre, además de las videollamadas con Helena.

Para Cristina también es una prioridad hablar con Florencia, con quien acostumbra tener intercambios de mensajes, a veces poco amistosos. Fuentes del entorno familiar afirman que Florencia suele hacerle reproches a su madre, pero sostienen que son los típicos reclamos entre padres e hijos por cuestiones que quedaron marcadas en algún momento de la vida. Temas de terapia, que le dicen. En estas últimas semanas de campaña electoral, testigos relataron a NOTICIAS que antes de subir al escenario para presentar su libro, Cristina ha estado hasta último minuto chateando con Florencia.

Florencia Kirchner
Cuidado: Florencia es atendida en el Cimeq de La Habana. Especialistas: los médicos que
la tratan son Charles Hall Smith y Roberto Castellanos Gutiérrez. Vivienda: está viviendo cerca del Cimeq con tratamiento ambulatorio. Diagnóstico: el principal padecimiento que tiene es estrés postraumático.

A la distancia. Desde que está en Cuba, sus amigas, en especial aquellas que militan en política, le suelen enviar fotos de actividades. Por ejemplo, el 8 de marzo recibió imágenes de la marcha del día de la mujer. Para ese entonces todavía no se habían hecho públicos los detalles de su estado de salud, pero en su entorno era sabido que la hija de CFK estaba atravesando un cuadro de estrés. “Los últimos cuatro meses, antes de viajar a Cuba, Flor casi no salía de su casa”, relata en absoluto off the record una amiga de la familia a esta revista.

(Te puede interesar: Cómo es la personalidad de Florencia Kirchner según su firma)

En el parte médico que se envió desde La Habana para presentar en el TOF Nº 5, los médicos Charles Hall Smith y Roberto Castellanos Gutiérrez afirmaron que la hija de CFK tiene trastorno de estrés postraumático y sumó otros diagnósticos como síndrome purpúrico, que se traduce en manchas en la piel; una polineuropatía sensitiva desmielinizante de la que no se conoce el origen, pero se trata de un trastorno neurológico; y amenorrea, que es ausencia de menstruación y suele estar asociada a trastornos alimentarios. Esta hipótesis se refuerza con otro punto del parte donde dice que Florencia tiene bajo peso corporal. Por último, uno de los principales motivos por el que se le recomendó no viajar en marzo es un linfedema ligero en miembros inferiores, que se traduce como una hinchazón en las piernas producto de una obstrucción del sistema linfático. En las observaciones se afirmó que Florencia estaba bajo tratamiento fisioterapéutico diario y que se recomendaba no viajar.

Florencia Kirchner
Otros tiempos. Imágenes que Florencia subía a sus redes sociales en la playa.

Este parte fue analizado por el médico Guillermo Macia, especialista en traumatología del Cuerpo Médico Forense, quien hizo un informe basado en los datos remitidos desde La Habana, en el que aceptó que si todo lo que decía el parte era cierto, recomendaba seguir la sugerencia de los especialistas cubanos, pero aclaró que no había tenido acceso a la paciente sino sólo a documentación.

El debate médico alrededor de la salud de Florencia se reduce a si, con este diagnóstico que se conoce hasta ahora, puede o no volver a la Argentina. Todos los especialistas consultados por NOTICIAS afirman que podría tratarse de un cuadro muy grave o algo que podría resolverse en un tiempo moderado. “Si después de todo el tiempo que pasó todavía no puede subirse a un avión entonces estamos hablando de algo muy grave”, afirma uno de los especialistas consultados por esta revista, pero aclara que “hay casos de estrés postraumático que tienen una evolución muy lenta”

De todos modos, las fuentes judiciales consultadas en Comodoro Py sostienen que Florencia Kirchner podría quedarse en La Habana todo el tiempo que quiera porque no tiene ningún impedimento para salir del país ni para movilizarse, con la salvedad de que debe informar al tribunal un domicilio donde puedan encontrarla. Así lo dice el código procesal penal. La necesidad de informar sus viajes es porque Florencia está sometida a un proceso penal que está en la etapa previa al comienzo del juicio oral, aunque todavía no tiene fecha (ver recuadro). Pero si se recuperara y quisiera permanecer en Cuba, podría hacerlo sin problema, con la salvedad de las suspicacias que despierta su historia y la presión que podrían recibir los jueces y el fiscal para tomar medidas al respecto.

Florencia Kirchner
Helena. Fotos íntimas de Florencia y Camilo con su hija. A pesar de que la dejan ver en redes sociales, son celosos de mostrar la cara de la pequeña.

Judiciales. Florencia es la única imputada de la causa que tiene que comparecer cada 15 días y la opinión de los abogados que caminan los pasillos de Comodoro Py es que esto sólo responde a la presión mediática sobre que el viaje fue justo a Cuba, un país gobernado por un régimen comunista que no tiene tratado de extradición con Argentina. ¿Qué pasaría si Florencia hubiera viajado a Estados Unidos o España? Las partes de este proceso penal reconocen que serían más benévolos con las exigencias.

Por otro lado, su ex pareja Camilo Vaca Narvaja y la propia Cristina temen que si Flor K regresa al país puede ser objeto de un arresto ordenado desde el Gobierno en medio de una campaña electoral cada vez más sucia. Para qué arriesgarse, dicen.

(Te puede interesar: La intimidad de Alberto Fernández, el candidato de Cristina Kirchner)

En un juicio oral, los únicos momentos en que los acusados están obligados a presenciar las audiencias es al momento de la lectura de la imputación, al principio, y luego en la parte de los alegatos y la sentencia. Hay cientos de ejemplos en Comodoro Py de juicios que se realizan sin la presencia de algunos acusados, en especial aquellos que tienen problemas de salud, viajes o residencia en el exterior u otras excusas. De todos modos, para el inicio del juicio, Florencia debería estar en Buenos Aires. En el mientras tanto, deberá comparecer cada 15 días en la embajada argentina en La Habana. La primera vez fue el viernes 5 de de julio, pero ya quedó establecido que deberá ir los lunes de forma quincenal. Debutará con este régimen el lunes 22 de julio. En su entorno temen molestas guardias fotográficas e indeseadas imágenes de origen incierto filtradas a los medios. Están preocupados.

Florencia Kirchner
Otros tiempos. Imágenes que Florencia subía a sus redes sociales en la Quinta de Olivos.

Desde que Cristina Kirchner contó que su hija estaba pasando por un delicado estado de salud, comenzaron a circular versiones de todo tipo acerca del verdadero estado clínico y mental de Florencia, pero también se dijo que podría ser una jugada estratégica para preservarla de la Justicia argentina. Todas esas especulaciones se fueron aplacando con el correr del tiempo, aunque de vez en cuando surge alguna que otra fake news en las redes sociales. Hace unas semanas circuló una foto de una supuesta Florencia Kirchner en una pileta en Bahamas junto a un grupo de amigos, en una postal muy distinta de la de una internación. También hubo posteos en Facebook que aseguraban textualmente: “Florencia fue colocada en una lista como candidata y vuelve después de las elecciones, con fueros. Qué pelotudos somos los argentinos”. También es falso. Según la listas oficializadas en la Cámara Nacional Electoral, Florencia no está en ninguna.

La especulación sobre los motivos ocultos que podría esconder la permanencia de Florencia Kirchner en La Habana deriva de la falta de información que suele generarse en este tipo de casos hipermediatizados.

La figura de Florencia involucrada en las causas de corrupción que tienen como protagonista a su madre suele ser tema de debate tanto en Comodoro Py como en el mundo de la política. Una de las preguntas que más se repite es si Florencia es culpable o no por los delitos que se le imputan alrededor del alquiler de los hoteles de la familia. La diputada y cofundadora de Cambiemos, Elisa “Lilita” Carrió, dijo que “los Kirchner vuelven delincuentes a sus propios hijos. Para zafar ellos, ponen en delito a sus propios hijos. Yo estoy segura de que la hija de Cristina no tiene nada que ver. Pero tiene edad de imputabilidad y recibió los bienes. Si vos sos ladrón, hacete cargo. Ni en las sociedades mafiosas los hijos son involucrados”.

Florencia Kirchner
Parte. El único documento médico sobre la salud de Flor K que se conoce hasta el momento.

Carrió hace referencia a que Florencia no sólo quedó en el rol de heredera de los bienes de su padre, sino que se convirtió en directora de las empresas familiares. En la causa conocida como Los Sauces se le imputa haber firmado decisiones sobre el patrimonio de la sociedad Los Sauces SA, la empresa que administraba las propiedades de la familia Kirchner, como los departamentos y las cocheras del complejo Madero Center de Puerto Madero y algunos bienes en el Sur. Florencia no sólo era accionista, sino que figuraba como directora y cobraba un sueldo. Por último, otra de las preocupaciones que tiene la hija de la ex presidenta es que su departamento de la calle San José al 1000 quedó embargado porque no está a nombre suyo sino de la sociedad Los Sauces. Si en el juicio llega a haber condena podrían quitarle la casa.