Martes 27 de octubre, 2020

CIENCIA | 19-08-2020 14:29

Coronavirus: Argentina prepara ensayos clínicos de vacunas chinas

Son dos de las candidatas que están en fase III y que han dado buenos resultados. Ambas desarrolladas por los laboratorios Sinopharm y CanSino.

La etapa en la que se encuentran los desarrollos de posibles vacunas que protejan contra el contagio de la enfermedad por coronavirus pandémico se encuentra en ese punto en el que todos los países tratan de asegurarse dosis. Algunos, los más ricos, invierten en los desarrollos y en los laboratorios que los llevan a cabo, mientras que otros apuestan a hacer acuerdos para que parte de los ensayos clínicos necesarios para garantizar seguridad y probar la eficacia de las candidatas se lleven a cabo en sus territorios. 

En ese tren, la Argentina ya tiene participación en el desarrollo de dos vacunas prometedoras. Por un lado, es sede de uno de los ensayos clínicos de fase III de la vacuna creada por los laboratorios Pfizer y Biontech (de origen estadounidense y alemán respectivamente), a los que se inscribieron 15.000 voluntarias y voluntarios. Por otro lado, acordó que el país será uno de los puntos en América Latina donde la candidata vacunal desarrollada por la Universidad de Oxford con la asociación del gigante AstraZeneca (sueco/británico) será producida. 

Ninguna de ambas ha sido aprobada aún porque, justamente, falta seguir realizando los ensayos de fase III sobre seres humanos. Y hay otras siete candidatas en esas condiciones. China tiene nada menos que cuatro en esa etapa, aunque dos son las más avanzadas, y ellas son las del laboratorio Sinopharm y la de CanSino: en breve se estaría anunciando que la Argentina participará de ensayos clínicos de ambas.

¿Es una puerta para que el país pueda acceder a dosis a menor precio, a garantizarse una cantidad de vacunas antes de que las mismas, de ser efectivas y aprobadas, lleguen al continente por las vías comunes, que pueden llevar más de un año?

Declaraciones sobre las vacunas

El martes 18 de agosto, durante un webinar organizado por Lide (Grupo de Líderes Empresariales) Argentina, el ministro de salud de la Nación, Ginés González García, comentó que la Administración Nacional de Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) ya ha otorgado su aprobación para iniciar los ensayos de una de las dos candidatas vacunales de origen chino. 

Y el jueves 13, de acuerdo con un artículo publicado en el diario La Nación de hoy, el titular de la Fundación Huésped, Pedro Cahn, a la sazón uno de los asesores del presidente Alberto Fernández en la pandemia por Covid-19, ya había consignado: "Hay dos vacunas de origen chino. En el caso de la de Sinopharm ya está presentado el protocolo y probablemente empecemos el estudio en un par de semanas. La del laboratorio CanSino será presentada a Anmat en no mucho tiempo. O sea que vamos a tener en la Argentina tres ensayos de vacunas en desarrollo". Fue durante una reunión virtual organizada por la Fundación Grupo Efecto Positivo (GEP). 

En una entrevista en el programa A dos voces, que se transmite por TN, el ministro González García había dicho que se estaban realizando “negociaciones con la administración de Xi Jinping por una de las vacunas que desarrolla China”.

Cómo son las candidatas chinas

La vacuna de Sinopharm se basa en la utilización de una versión inactivada del coronavirus SARS-CoV-2 y es desarrollada por el Instituto de Productos Biológicos de Pekín, firma estatal. Ha publicado resultados de ensayos clínicos de fases I y II satisfactorios en revistas científicas. Actualmente está realizando testeos en los Emiratos Árabes Unidos y en principio podrían ser necesarias dos dosis para ofrecer inmunidad (algo que está comprobándose en otras de las vacunas también están en estudio). 

Por su parte, la vacuna desarrollada por el laboratorio CanSino se basa en otra plataforma o tecnología, al utilizar un virus como vector o transportador del material genético del coronavirus, lo que desata la respuesta del sistema inmunitario de quien la recibe. 

Esta vacuna ya fue aprobada por las autoridades regulatorias chinas para uso limitado, aún cuando todavía se encuentra en estudios clínicos de fase III sobre seres humanos. Sus creadores también tratan de extender los ensayos clínicos a otros países, y se ha mencionado a Rusia, Emiratos Árabes, Chile y Brasil. 

¿Qué tiene para ofrecer la Argentina? Nada menos que recursos humanos científicos de calidad, experiencia en la realización de ensayos clínicos, y muy buena infraestructura y antecedentes en la producción de vacunas. Sin industria ni un sistema científico/médico preparado, estos acuerdos no serían posibles

También te puede interesar

por R.N.

Galería de imágenes

Comentarios