Domingo 2 de octubre, 2022

COSTUMBRES | 18-09-2022 00:44

Alfomba roja: aciertos y errores imperdonables de las estrellas

Los modelos preferidos de las celebrities y cómo vestirse bien en el hemisferio norte con 40 grados de calor.

Con un calor agobiante, la alfombra dorada (no roja) de los Emmys fue reflejo de tendencias diversas. Allí abundaron los tules, pailletes, piedras bordadas y colores shocking. También las minifaldas, las túnicas y los modelos “oversize”. La sobriedad fue la única ausente.

Dos de las mujeres más celebradas de la noche de los Emmys se fueron a su casa con una estatuilla en la mano. La primera fue Zendaya, una de las estrellas de mayor influencia en materia de moda. Imagen de la marca Valentino, lució un vestido de esa etiqueta negro y elegantísimo, de falda muy amplia y escote strapless.

La otra mujer destacada fue Jean Smart, que ganó el año pasado y este por el mismo papel y la misma serie de comedia: “Hacks” (HBO); interpretanto a Deborah Vance, una estrella del stand up en decadencia. Smart deslumbró en el escenario con un magnífico vestido blanco. El modelo tenía drapeados estratégicos y un fabuloso cuello bote asimétrico. El diseño era de Christian Siriano y estuvo entre los más aplaudidos. La revista Vogue lo calificó como “el vestido que inspirará a las novias mayores de 60 años”, una expresión que no le hace justicia, ni a Smart ni al modelo.

Jean Smart

 

Rachel Brosnahan interpreta en “La maravillosa Mrs. Maisel” (Prime Video) a uno de los personajes más elegantes de la televisión, pero el vestido que usó en los Emmys no convenció a nadie. El diseño era de Pamela Roland, con un pronunciado escote en V y bordado con flores en gasa y perlas. Ella misma confesó que no fue su primera opción y que se lo puso a último momento.

Amanda Seyfried, en cambio, fue una de las más bellas. Su vestido Armani era de diseño simple, semi transparente y con un efecto de cristales. En el escote, un volado irregular le daba un toque especial a la sencillez del modelo. “Parecía una sirena”, dijeron muchos. 

Amanda Seyfried

Geena Davis fue la estrella de uno de los momentos más emotivos, cuando se premió su labor al frente de la fundación “Geena Davis Institute On Gender Media”, desde el que lucha por la equidad de oportunidades y condiciones de trabajo, para las mujeres en los medios. Ex modelo y actriz, un símbolo desde que protagonizara “Thelma & Louise”, hoy tiene 66 años y una elegancia sin fecha de vencimiento.

Geena Davis

Julia Garner y Sydney Sweeney no se lucieron tanto en la alfombra dorada como en su labor actoral: ambas estaban doblemente nominadas. Solo ganó Garner por su actuación en “Ozark” (Netflix). La actriz tenía puesto un diseño de Gucci de terciopelo negro, bordado en los hombros y la falda, con un corte a la altura del abdomen. El look tuvo fanáticos y detractores en la redes, pero la respuesta no fue unánime. En cuanto al vestido de Sweeny, era perfecto hasta la cintura, pero se complicaba con una doble falda a la altura de la cadera que no la favorecía. Un Oscar de la Renta ultra lujoso que no destacaba la frescura de la actriz.

Oprah Winfrey, por el contrario, se llevó todos los aplausos impecablemente vestida por Ralph Lauren, con un vestido-saco cruzado que le llegaba a hasta los pies y una trenza que le despejaba la cara. Muy elegante.

Jeremy Strong

Hombres elegantes

Para los varones, en estas situaciones, el smoking es regla. Y la mayoría de los actores lo lucieron muy bien. Los ganadores de la noche, Jason Sudeikis (“Ted Lasso”-AppleTV-) y Jeremy Strong (“Sucesión”-HBO-) fueron los más fotografiados. Varios varones eligieron trajes blancos para marcar la diferencia. Andrew Garfield, John Legend y Nicholas Braun fueron muy elogiados. Unos elogios más que merecidos.

Galería de imágenes

Adriana Lorusso

Adriana Lorusso

Editora de Cultura y columnista de Radio Perfil.

Comentarios