Friday 24 de May, 2024

COSTUMBRES | 20-04-2023 08:54

Festival de tapas en 80 restaurantes de todo el país

La costumbre española se asentó tanto entre nosotros que tiene su propio circuito gourmet: la segunda edición de Tapeando será del 21 al 30 de abril.

Ya no hace falta subirse a un avión y cruzar el Atlántico para disfrutar los mejores sabores ibéricos. De un tiempo a esta parte, la costumbre del tapeo también se ha extendido en Argentina. Bares de tapas y distintos restaurantes con esta especialidad se suceden en el mapa gastronómico siempre efervescente. Y la aceptación ha sido tal que en 2022 se creó un festival acorde, Tapeando, que rinde culto a la costumbre española de tapear y busca posicionar al país ibérico como destino turístico a través de la difusión de esta forma tan característica de comer. Esta iniciativa, creada por la Consejería de Turismo de la Embajada de España en Buenos Aires, celebrará su segunda edición del 21 al 30 de abril y contará con 80 restaurantes, en cinco ciudades del país, en los que las tapas son el centro de sus cartas.

Rabas

Desde Andalucía

Aunque hoy las tapas se coman en toda España (y en verdad, en todo el mundo), cuenta la historia que su origen se remonta a Andalucía en el siglo XIII. Se dice que en aquella época el rey Alfonso X impuso la costumbre de que el vino no se sirviera solo en los mesones, de modo que la borrachera no llegara tan fácil. En cambio, se colocaban pequeñas porciones de comida en un plato que se apoyaba sobre la copa o el vaso, para evitar que se posaran moscas u otros insectos. De allí el origen del concepto de “tapa”. En general, estas primeras porciones consistían en fetas de jamón o cuñas de queso.

Hoy la idea ha evolucionado al compás del avance gourmet y los platos que se sirven son tan variados como la geografía española. Cuesta resistirse al pan tumaca de Cataluña (pan con tomate), las rabas de Cantabria, las patatas bravas de Madrid o el chorizo al vino tinto de La Rioja, entre muchas otras opciones que se despliegan con maestría en todo bar de tapas que se precie.

En Argentina, las ciudades que adhieren a esta celebración son Buenos Aires, La Plata, Rosario, Córdoba y Mendoza. En ellas, distintos locales ofrecerán reversiones de las famosas tapas españolas para que los asistentes puedan crear sus propios recorridos, visitar bares y degustar pinchos y montaditos mientras se disfruta de una caña o un vermut, clásicos acompañamientos que también han evolucionado más allá del vino inicial.

Tapas

Los participantes

“La cultura del bar y de la salida más temprana empezó a tomar fuerza en Buenos Aires. El horario en el que ahora se toma el aperitivo y el tapeo, no era el habitual anteriormente para salir, pero luego de la pandemia creció mucho”, apunta Narda Lepes, quien es parte del festival desde su local Lokanta, ofreciendo buñuelos de verdura, tostada de papa y huevo, morrón, anchoas y boquerones o queso feta, aceitunas marinadas y pallares en escabeche, las tres opciones con un vaso de vermut. “Este tipo de iniciativas nos permiten bajar un cambio y agregar algo nuevo por unos días en la carta, lo cual también es motivador para el equipo”, agrega la chef.

Paquito, ubicado en Palermo, es un bar de tapas propiamente dicho, desde la carta a la ambientación, con algunas mesas y mucho espacio de barra. Por eso, no sorprende su inclusión en este circuito. “Nos divierte mucho el desafío de armar una tapa, que no es montar dos o tres productos, sino lograr que esos ingredientes que combinamos construyan un nuevo sabor y que juntos funcionen en otro nivel y sorprendan”, apunta Pedro Peña, chef y creador del espacio. Para él, las raciones o platitos no son una novedad en nuestra gastronomía, pero cree que volvieron con fuerza porque de alguna manera reproducen lo que vivimos cotidianamente. “El bombardeo de estímulos también se traslada a los platos. La gente está más curiosa, sabe más, busca variedad en su mesa. No quiere perderse nada y este estilo de carta le da la posibilidad de probar cuatro o cinco platos distintos en una misma comida”, sostiene.

Tapas

¿Y qué podrá disfrutarse en Paquito? Las patatas bravas “las que comería Sabina todos los días”, con trufa y salsa brava o el homenaje a Penélope Cruz y Javier Bardem que compone la chistorra con morcilla y chipá o un chipirón con camarón ahumado, mejillón y ajo blanco “como el agua”. En todas las opciones, se acompaña con una caña o sidra.

Para Santiago Amin, cocinero de El Octavo, otro de los participantes, las tapas están en auge porque hay una gran cantidad de profesionales con mucha experiencia y queriendo mostrar sus trabajos. “En contraposición, una situación económica complicada pero que genera la necesidad de salir a consumir con la poca plata que se tiene. Como resultado, se dan platos de menor tamaño y con mucho trabajo de técnica”, razona. Y así, este panorama nos acerca a las tapas y raciones como el producto del momento. Desde su espacio, la propuesta será de un trío de tapas que incluirá jamón crudo y sardo marinado, alcaucil con morrón asado y brie con tomate deshidratado con una caña de cerveza o tortilla de papa coronada con jamón crudo y vermut de grifo.

Otros restaurantes que participan son Ajo Negro, Arrabal, Condarco, El Preferido de Palermo, La Esperanza de los Ascurra, La Pescadorita, Madrí, Selquet, Deltoro, El Burladero, Sagardi, Yiyo el zeneize, Casa Tomada, Concreto, Abarrote, Mesón, El Celta, La Tapería de Güemes, Patio Lorenza y El Mercadito de Arístides, por solo nombrar algunos de los 80 participantes. La lista completa puede consultarse en www.tapeando.com.ar.

Para completar el circuito, el festival incluye unos Walking Tours en los que grupos de 15 asistentes recorrerán una ruta de tapas en Buenos Aires junto a un anfitrión que compartirá datos turísticos de España y su liturgia del tapeo, así como información de los restaurantes visitados. Esto se realizará los sábados y domingos 22, 23, 29 y 30 de abril, con inscripción previa. También se podrá trazar una ruta propia entre restaurantes en el mapa interactivo de la página del evento. Tapas, platitos o raciones: no importa cómo se las llame, lo vital es lo mucho que se las disfruta y cómo se han ganado el corazón (y paladar) argentino.

Galería de imágenes

En esta Nota

Vicky Guazzone di Passalacqua

Vicky Guazzone di Passalacqua

Comentarios