Thursday 18 de April, 2024

COSTUMBRES | 15-10-2023 08:56

Por qué es inolvidable el paisaje de Talampaya

Es una de las joyas de La Rioja, una provincia con grandes atractivos: fiestas populares, recorridos gastronómicos e historia.

Tal vez no tiene tanto marketing como otras provincias del norte, pero La Rioja es una joya que vale la pena descubrir. Lejos de las mareas de turistas que dificultan conseguir hospedaje y acunada entre paisajes naturales tan abiertos como impactantes, esta provincia despliega sus dones lista para ser contemplada como un gran destino de cara a las vacaciones.

Historia viva

Entre los mayores alicientes para el viaje se destaca el Parque Nacional Talampaya. Patrimonio Natural y Cultural de la Humanidad declarado por la UNESCO y Maravilla Natural Argentina desde 2019, ofrece una visión de inmensos cañones vacíos y rojizos, para muchos lo más parecido a visitar Marte. Se dice que hace 200 millones de años aquí vivieron dinosaurios, y en este desierto semiárido se encontraron fósiles, formaciones geológicas y valores ecológicos del período triásico. Junto a Ischigualasto, en San Juan, conforman el conjunto continental de fósiles más completo del mundo.

Talampaya

Ubicado a 230 kilómetros de La Rioja capital, es posible recorrerlo en camioneta o caminando. Lo que nunca puede faltar es agua, protector solar y una gorra o sombrero, dado lo fuerte del sol y lo seco del lugar (aunque también un abrigo para cuando baje el sol y llegue la amplitud térmica). El recorrido permitirá no solo asombrarse con la inmensidad de estos cañones, sino además conocer las cuevas y aleros en los que los hombres que habitaron esta región hace 2500 años vivieron, y donde dejaron sus grabados de arte rupestre para la posteridad. También vale la pena prestar atención a su diversidad de plantas y animales que se han adaptado para vivir en este ambiente desértico distintivo: jarillas, cactus, retamos y algarrobos conviven con zorros de monte, guanacos, maras, largartijas, tortugas, cóndores y halcones, entre otras especies.

Talampaya

Transitar este parque, asimismo, permitirá asombrarse con las extrañas formas erosionadas en las rocas y paredones de más de 100 metros de altura por el viento y el agua, a las que el imaginario popular fue bautizando con distintos nombres. El más emblemático es el “Rey Mago”, aunque “Ciudad Perdida”, con geoformas similares a una urbe, también fascina. Otro punto de interés es el Cañón del Arco Iris, con gigantescos paredones multicolores.

Talampaya

El parque no puede recorrerse en forma autónoma. Por eso hay distintos tipos de excursiones, a pie o con transporte, cuyo valor arranca en los $ 12.000, con tarifas especiales para familias. En la entrada al parque hay un camping, restaurante y baños. El predio abre a las 8 de la mañana hasta las 18, con excursiones cada media hora.

Talampaya

Visitar Chilecito

A 120 kilómetros de este parque nacional se ubica Chilecito, una de las ciudades riojanas más interesantes para hospedarse y un buen punto para hacer base antes de visitar Talampaya. Bordeada por las sierras de Famatina, permite disfrutar del Cable Carril, monumento histórico nacional que ostenta el récord de ser el más largo y alto del mundo. Es una obra de ingeniería del siglo XX que ofrece un recorrido de nueve estaciones a través de la montaña, para terminar en la mina La Mejicana.

Chilecito

Esta estructura, que permitió el traslado de oro, plata y cobre a más de 4400 metros sobre el nivel del mar en la Cordillera de los Andes, fue inaugurada en 1905 y estuvo activa hasta 1927. Hoy brega por convertirse en Patrimonio de la Humanidad y es un emblema turístico de la zona. Aquí las actividades incluyen caminatas y recorridos en 4x4. Hay un restaurante con comidas típicas y el Museo de la Minería Dr. Santiago Bazán, con salas que exhiben los elementos que fueron utilizados en la mina.

Otro hallazgo de Chilecito es su cultura vitivinícola. Rodeada por un oasis de regadío gracias a que se logró aumentar la superficie bajo riego con el aporte de aguas subterráneas, la mayor sección agraria de la ciudad se destina al cultivo de vid y olivo. Por eso, uno de los mejores planes es visitar sus bodegas, en las que el torrontés es la uva estrella.

Vinos de La Rioja

Los creyentes también disfrutarán con la escultura de brazos abiertos del Cristo del Portezuelo, de 16 metros de altura y al que conduce una escalinata de 200 escalones con juegos de luces cambiantes. A su alrededor, un jardín de cactáceas y suculentas embellece el paisaje y ofrece un mirador panorámico a la ciudad y a los sistemas montañosos de Famatina.

En la ciudad capital

Tampoco puede obviarse el paso por La Rioja capital, adonde se arriba al viajar en avión. Un paseo por la ciudad puede comenzar en la plaza 25 de mayo, en torno a la cual se levanta la Casa de Gobierno, de estilo grecorromano, el Club Social de La Rioja y la Basílica Menor de San Nicolás de Bari, donde se encuentran sepultados los restos de Monseñor Enrique Angelelli, beatificado recientemente.

Otra iglesia que vale la visita es el Convento de Santo Domingo, uno de los edificios más antiguos del país (data de 1623). Fue construido con piedra y adobe por manos indígenas, con muros que alcanzan 1,25 metros de espesor, e impresiona el tamaño de su puerta de algarrobo tallado. Mínima, su nave mide tan solo 47 metros, y su ancho no llega a los siete.

Varios museos en la capital riojana también permiten enriquecerse con la historia de la provincia y el país en general. Es imperdible el Museo Inca Huasi, con una de las mejores colecciones arqueológicas del país.

Chilecito

Verano 2024

¿Y porqué el verano es un gran momento para visitar La Rioja? Porque se puede de disfrutar de actividades ideales para el tiempo cálido, como una caminata nocturna por el Parque Nacional Talampaya (sin prender una sola linterna si además es noche de luna) y observar algunos de los cielos más limpios del país mediante telescopios.

Senderismo, trekking, mounting bike, motocross, pesca, carrovelismo y aladelta, entre otros, se aprovecharán más en esta época, en distintos puntos de la provincia.

Y un dato extra, en verano tienen lugar las fiestas populares más importantes: el Tinkunako, a fines de diciembre, una celebración religiosa muy antigua con procesiones multitudinarias; y La Chaya, en febrero, el carnaval que se festeja en las principales ciudades, con centro en un gran festival que convoca a grandes figuras de la musica nacional. ¿Hacen falta más razones?

Galería de imágenes

En esta Nota

Vicky Guazzone di Passalacqua

Vicky Guazzone di Passalacqua

Comentarios