COSTUMBRES | 22-12-2022 19:37

¿Por qué funcionan las películas de Navidad?

Las películas con Santa Claus, nieve, regalos y romance ya son una tradición, y un gusto adquirido para la audiencia. Los clásicos imbatibles.

En 2015, la Universidad de Copenhague realizo un curioso estudio de investigación neurológica publicado e The BMJ Review, a cargo de los doctores Andrés Hougaaard, Ulrich Lindbergy y Henrick Larsson, sobre un interrogante: ¿Cómo afecta la navidad a nuestra psiquis y a diversas áreas del cerebro? Las conclusiones advirtieron que el contexto de la celebración influía en nuestro organismo.

Por ese motivo, entre las guirnaldas, el pan dulce, el árbol de navidad, las visitas familiares, los brindis y los regalos, existe un contenido infaltable para ese momento festivo y de reunión: la película navideña. Un factor imprescindible del ritual, en el que está sumergido el cine de Navidad, es la nostalgia. La hegemonía del dispositivo televisivo en la gran mayoría de los hogares de finales de los 70 hasta en la actualidad, mantuvo al contenido temático en la pantalla y ha condicionado el hábito de consumo de la audiencia masiva por varias generaciones. Esto se suma al factor económico porque a las emisoras les conviene más exhibir una película clásica, que sostener una transmisión en vivo y en directo.

El cine comercial, sobre todo la industria hollywoodense, desarrolló producciones enfocadas al consumo en vísperas de esas fechas festivas. Es por eso que existen y funcionan films con desarrollo argumentativo central sobre esa temática como “El extraño mundo de Jack” (The Nightmare Before Christmas) de Henry Selick o, incluso, de forma tangencial, como Die Hard I (Duro de Matar) de John McTiernan, que son infaltables en el menú de la pantalla chica.

En definitiva, dentro del terreno de la nostalgia, de la celebración y de la programación de contenidos audiovisuales de cualquier época, existen ciertas películas clásicas para esperar la llegada de Papa Noel. No importa la cantidad de veces que lo hayamos visto, e incluso hasta recordar fragmentos enteros de diálogos, algunos largometrajes son infaltables, imprescindibles y no han envejecido, como el árbol de navidad o el vitel toné. El listado de los films mencionados, probablemente, otorgue alguna respuesta o algún un indicio al interrogante.

“The Grinch” de Ron Howard (2000)

The Grinch

El personaje creado por Doctor Seuss, en 1957, tuvo su adaptación al cine de la mano del cineasta y actor Ron Howard. Basado en el libro de cuento “¡Como el Grinch robo la Navidad!”, el largometraje obtuvo un sensacional éxito a causa de su actor protagónico: Jim Carrey. Está considerada como una de las mejores interpretaciones del libro junto con el dibujo animado para televisión de 1966 realizado por el artista Chuck Jones. El film obtuvo el Premio Óscar al mejor maquillaje y peinado, también fue nominada a Mejor Diseño de Producción y de Vestuario.

“Home Alone” de John Hughes (1990)

Home Alone

Pasaron más de 30 años y “Mi pobre angelito” sigue estando puntero en el podio de los films más vistos de la navidad. Es probable que el largometraje más recordado de Macaulay Culkin jamás pase de moda, en su estreno recaudo casi 500 millones de dólares y catapulto a varios actores de reparto. Por supuesto, el film tuvo dos años después su secuela y el joven actor fue una promesa en el mundo del cine. Sin embargo, como muchos actores infantiles de temprano éxito masivo, la labor actoral de Culkin fue menguando y terminó apareciendo su imagen más seguido en las portadas de las revistas sensacionalistas que en la pantalla grande.

“Jingle All the Way” de Brian Levant (1996)

El regalo prometido

Posteriormente al éxito de la saga de “Home Alone”, 20th Century Fox apostó a renovar su audiencia navideña con “El regalo prometido”. El largometraje protagonizado por un Arnold Schwarzenegger volcado a la comedia, con éxitos cuestionables como “El último gran héroe” y “Gemelos”, tuvo una recaudación aceptable en las salas de cine. Pero, por otro lado, fue una elección de los canales de cable o satelitales en su programación navideña.

“Scroodge” de Richard Donner (1988)

Scroodge

En su listado de “Películas más recordada e infaltables de Navidad” la Revista Esquire eligió a la adaptación de “Cuentos de Navidad” de Charles Dickens como uno de los más logrados films. El reconocido comediante canadiense Bill Murray interpreta a un arrogante ejecutivo televisivo que planea un especial de navidad para el canal apuntando a ganar el rating en prime time. Lamentablemente, para el personaje de Murray, una serie de espectros lo harán recapacitar sobre su visión del bien, del mal y de la navidad.  

“The Nightmare Before Christmas” de Henry Selick (1993)

El extraño mundo de Jack

El largometraje de animación en stopmotion dirigido por Henry Selick y producido por Tim Burton se mantuvo vigente a lo largo de las décadas. Si bien los dos autores tuvieron en lo posterior otros films con técnicas similares, “El extraño mundo de Jack” sigue permaneciendo en la elección infantil. La historia oscura y de humor negro de Jack Skellington sigue atrapando a las generaciones a pesar de cumplir casi treinta años de su exitoso estreno.

 

También te puede interesar

Galería de imágenes

Gustavo Winkler

Gustavo Winkler

Redactor.

Comentarios