Tuesday 21 de May, 2024

CULTURA | 16-03-2024 08:11

Costumbres e historias de las primeras damas del pasado

La muestra “Las damas primeras”del Museo de la Casa Rosada recorre un siglo en la vida de las cónyuges presidenciales. El testimonio de Daniel Balmaceda.

En el inicio de una nueva gestión, el Museo de la Casa Rosada dedica la primera muestra del año a celebrar a las esposas de los expresidentes, con un exhibición que podrá verse hasta julio y que lleva el nombre de “Las Damas Primeras. Primeras damas 1862-1989”.

En esta etapa, la institución vuelve a los orígenes con su denominación primitiva, Museo de la Casa Rosada (ya no se usará más “Bicentenario”), y también en relación al límite temporal que determina, para sus exhibiciones, el decreto de 1957 que la creó: solo expondrá material correspondiente a gobiernos que hayan finalizado hace 30 años. Hoy, la colección llega hasta Raúl Alfonsín. A partir de 2025, incluirá el primer mandato de Carlos Saul Menem.

María Lorenza Barreneche de Alfonsín

La nueva directora del Museo, Virginia Fernanda González, fue la encargada de presentar la muestra y anunciar un ciclo de charlas sobre esta temática para los próximos meses, que se desarrollarán en forma presencial y online, a través del canal de YouTube de la institución (@museocasarosada). Allí, además, se puede encontrar una serie de podcasts que resumen la biografía de las principales primeras damas de la Argentina.

Similitudes y diferencias

La muestra no tiene un desarrollo cronológico. Por el contrario, elige agrupar a las protagonistas por su historia y sus intereses. Algunas de ellas estuvieron abocadas estrictamente a las actividades familiares o incluso a la beneficencia, mientras otras fueron militantes comprometidas o mantuvieron el contacto con sus actividades laborales previas al matrimonio. “Algunas cónyuges ejercieron un mero acompañamiento protocolar, mientras que otras lo combinaron con actividades benéficas en instituciones públicas y religiosas. Algunas de estas mujeres utilizaron este rol como una plataforma para actuaciones políticas concretas, participando de campañas proselitistas de sus maridos y ocupando funciones de representación ante el mundo”, explica el texto de presentación de la exhibición.

Museo Casa Rosada

En la Argentina, nunca las primeras damas tuvieron un rol asignado por ley, como en otros países. “Tenemos normas con respecto a cómo debe moverse una primera dama, pero no hay una legislación como en Colombia, Costa Rica o Panamá -explica la directora del Museo-. Hubo un proyecto en 2021 que trataba de desligar a las mujeres de la obligatoriedad de este rol, y de la imposición de dejar su actividad personal para acompañar al primer mandatario. El proyecto también quería contribuir a la austeridad republicana, pero finalmente no prosperó”.

Virginia González

Hoy el rol se cuestiona más que nunca. Algunas mujeres en el mundo se han negado a acompañar en esta función a sus maridos ( es el caso de Beatriz Gutiérrez Müller, esposa del presidente de México, Manuel López Obrador) y es cada vez más frecuente la situación de que sea un varón, esposo de una presidenta mujer, el que deba cumplir ese papel. El gasto que representa para el Estado el desarrollo de la actividad del cónyuge presidencial es una de las objeciones más concretas a la consagración política de ese rol.

María Luisa Iribarne de Ortiz

Casos e historias

El historiador Daniel Balmaceda fue el responsable, durante la presentación de la muestra, de relatar detalles y particularidades de algunas de las primeras damas incluidas en la exposición. Para empezar, explicó cuál era el origen de la denominación que hoy se usa para designar a las esposas de los mandatarios: “El concepto se utilizaba en la aristocracia para referirse a la principal de las damas de compañía. Pero el término proviene de la ópera, de la expresión 'prima donna'”.

Daniel Balmaceda

Recordó también que fue la esposa del presidente norteamericano Rutherford B. Hayes, Lucy Webb de Hayes, en 1877; la primera que aparece en un texto periodístico como “prima donna” de la nación.

“Pero fue en una obra de teatro en Estados Unidos, dedicada a Dolly, esposa del presidente James Madison y llamada 'The First Lady of de Land' la que puso de moda la expresión 'primera dama'. A partir de allí se empezó a usar asociada a las actividades de beneficencia o protocolares que ejercían las mujeres de los mandatarios”, explica el historiador.

Se podría decir que fue María Saturnina Bárbara de Otálora y Ribero, casada con Cornelio Saavedra, estrictamente la inicial “primera dama” argentina. Pero fue Encarnación Ezcurra de Rosas la esposa con más peso en el gobierno de su marido, Juan Manuel de Rosas. Por su parte, Juana del Pino, casada con Bernardino Rivadavia, fue la primera que cumplió legalmente el rol.

En cuanto a Justo José de Urquiza; su mujer, Dolores Costa, ya tenía varios hijos con él antes de que se casaran legalmente, un poco después de que el militar asumiera la presidencia.

Vestido de Silvia Elvira Martorell

Sarmiento fue uno de varios presidentes solteros que pasaron por la Casa Rosada, porque llegó a la presidencia separado de su esposa, Benita Martínez Pastoriza. Sus sobrinas fueron en verdad quienes cumplieron el rol de primeras damas.

“Cipriana Lahitte, casada con Luis Sáenz Peña, tuvo también un hijo presidente, Roque Sáenz Peña -cuenta Daniel Balmaceda-. Éste se casó con Rosa González y ambos decidieron vivir en la Casa Rosada. Ella acondicionó un Jardín de Invierno y toda la actividad protocolar se desarrolló allí. Como en Estados Unidos con la Casa Blanca; Rosa vivió y ejerció su rol en el mismo lugar”.

Museo Casa Rosada

Regina Pacini de Alvear, una de las más famosas primeras damas de nuestra historia, antes fue “prima donna”. Al ser una mujer con muchísima actividad social, fue ideal como acompañante del presidente.

En relación a las tareas benéficas, Justa Bernal, casada con Agustín B. Justo, fue la que más sobresalió en el rol. Tenía tanto entusiasmo, que solía pararse en la puerta del hipódromo con una alcancía para recaudar fondos para los niños necesitados.

Silvia Elvira Martorell

María Luisa Iribarne, casada con el presidente Roberto Marcelino Ortiz, siguiendo el ejemplo de Eleanor Roosevelt, el día de la asunción de su marido (20 de febrero de 1938) dio un discurso para todas las mujeres argentinas. Por ella se usa por primera vez la expresión “primera dama” entre nosotros. Fue en el diario La Tribuna con motivo de su muerte, el 3 de abril de 1940.

Realizada con la colaboración del Museo Evita, el Archivo General de la Nación y el aporte especial de la hija de Arturo Illia, Emma Silvia, que cedió a la muestra uno de los vestidos de su madre; la exhibición “Damas primeras” puede visitarse de 11 a 18, de miércoles a domingo, en Av. Paseo Colón 100. Instalado en el espacio del antiguo fuerte y la vieja aduana de Buenos Aires, el Museo de la Casa Rosada es uno de los más bellos del país.

 

Galería de imágenes

Adriana Lorusso

Adriana Lorusso

Editora de Cultura y columnista de Radio Perfil.

Comentarios