Domingo 27 de noviembre, 2022

CULTURA | 08-06-2022 15:18

La experiencia de dibujar en grupo con las consignas de un gran artista

En San Isidro, Ernesto Ballesteros lidera una actividad creativa y lúdica. Se llama “La línea sincera” y se disfruta frente a la Catedral.

Si frente a una obra de arte el espectador nunca es pasivo y más bien, completa sentidos y procesos con su mirada; frente a algunas propuestas del arte contemporáneo esa participación se vuelve activa y determinante.

Dibujos

Esta es la idea que lleva adelante, desde 2016, la Secretaría de Cultura de San Isidro, en lo que llama Central de Procesos. Un espacio pensado para que las “nuevas audiencias comprendan el método de trabajo de los artistas contemporáneos”, explica Eleonora Jaureguiberry, secretaria de Cultura y Ciudad. Muy importantes creadores, como Joaquín Fargas, Sebastián Gordín, Nushi Muntaabski y otros se pusieron al frente de la experiencia, de la que suelen participar tanto escuelas, como visitantes de todas las edades.

Ernesto Ballesteros-Eleonora Jaureguiberry

Actualmente, el artista Ernesto Ballesteros tiene a su cargo la actividad a la que bautizó “La línea sincera”. Ballesteros, creador de gran trayectoria, con participaciones en las principales muestras del mundo, tiene amplia experiencia en los procesos vivos y en conjunto de obras experimentales. “La idea es divertirnos, descubrir que las líneas son hermosas y realizables por cualquiera y que no hay que saber dibujar para dibujar. En el dibujo no hay buenos ni malos, hay posibilidades y ganas o no de hacerlo. Más que escuchar Qué lindo dibujo, me interesa el Guau, cuanta energía hay puesta ahí”, explica el artista.

Gente dibujando

En el salón abierto al público para la actividad (Libertador 16.208, frente a la Catedral), los visitantes se encuentran con mesas y paredes listas para ser intervenidas, lápices de colores y consignas específicas para ser llevadas adelante en grupo. Por ejemplo, dibujar grandes círculos. O apoyar solo las puntas de los lápices. O hacer rayas siguiendo un ritmo.

Ernesto Ballesteros

El proceso es lúdico y propone poner el cuerpo en el acto de dibujar más que el sentido crítico, ese que juzga los resultados en términos de “buenos” o “malos”.

Vale la pena acercarse a vivir la experiencia hasta el 31 de agosto, solos, en grupo o en familia, de lunes a viernes de 9 a 16 y los sábados de 11 a 15. La entrada es gratuita y la dirección es Libertador 16.208, San Isidro.

 

 

 

También te puede interesar

Galería de imágenes

Adriana Lorusso

Adriana Lorusso

Editora de Cultura y columnista de Radio Perfil.

Comentarios