ECONOMíA | 19-06-2020 12:15

Quién puede ser un "Galuccio" para la Vicentin estatal

En el sector se especula con que un experto en el negocio de la exportación agrícola dirija la empresa cuando termine la intervención.

Cansado de escuchar a unos y otros sobre qué hacer con el presente y futuro Vicentin, el miércoles a la noche un importante ejecutivo de la agroindustria me llama y me dice: “¿Y si se busca un Miguel Galuccio del agro para Vicentin?”. Y agregó: “Lo pensó y lo llevó acabo la actual vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner cuando decidió estatizar YPF, por qué no ahora que se está pensando en una YPF Agro”. Ese comentario venía a cerrar una idea bosquejada un día antes por un corredor de Bolsa rosarino que me había manifestado, a raíz de una nota escrita por el gerente de originación de CofcoMartín Spino, “cuántos profesionales world class argentinos hay en este sector supercompetitivo, fíjate que incluso varios llegaron a CEO global de varias compañías”.

El mercado de granos de la Argentina es un ejemplo a nivel mundial, al punto que es formador y exportador de recursos humanos, en especial de Rosario. “Hay para armar un directorio campeón”, se envalentó un histórico referente de la industria aceitera. Incluso algunos de ellos se animaron y buscaron quedarse con parte de Vicentin, como lo demostraron Ciro Echesortu, ex CEO de Dreyfus y actual titular de Los Ceibos y Roagro, o Bruno Di María y Jorge “el Turco” Amado, ex Cargill junto con José Luis Manzano y el fondo Carval.

Pero en una recorrida entre ejecutivos, corredores y cooperativistas, consultados por Ecos365 rápidamente aparecieron otros nombres como Ivo Sarjanovich (N°1 en soja a nivel global en Cargill, que actualmente asesora empresas del sector como Adeco), Gonzalo Ramírez Martiarena (ex CEO de Dreyfus), Alex Ingham (CEO de Archer Daniels Midland -ADM- en la Argentina), Alfonso Romero Vedoya (director ejecutivo en Cofco International), Guillermo Marcotegui (Bunge), Pablo Scarafoni (actualmente en Cargill). “Sobran profesionales formados en el país que podrían conducir un Vicentin que siga siendo de capitales nacionales de manera muy profesional”, dijo un alto ejecutivo de una de las principales multinacionales radicada en Argentina.

“Primero tenés que resolver qué vas a hacer con Vicentin, para atraer a estos cuadros gerenciales tendrías que armar un esquema como el actual de YPF, con el Banco Nación, las cooperativas, productores y hasta los actuales propietarios convertidos en accionistas, poner un management profesional, para el cual podés convocar a algunas de estas personas, y un directorio independiente de los acreedores, en el que estén representados accionistas y Estado si se considera clave, para que no preste a confusión de las decisiones que tome”, explica el ejecutivo que sueña con un Galuccio del agro para rescatar a la principal empresa santafesina. “Me dirán que probablemente muchos de estos ejecutivos no piensan como La Cámpora, pero cuando Cristina convocó a Galuccio para YPF fue difícil hasta para la derecha en plena grieta cuestionarla por el currículum y experiencia” del hombre repatriado de Schlumberger y actual presidente y CEO de Vista Oil, recuerda este ejecutivo que insiste en que no aparezca su nombre y lo desvela sumar una “idea superadora” ya que el presidente Alberto Fernández asegura que no le presentan como alternativa a la expropiación y estatización.

El esquema que piensa el Ejecutivo es que los accionistas, para que recupere aire Vicentin, no puedan vender esos valores por un tiempo determinado, “¿tres años?”, conjetura. Aunque también es probable que requiera aun así una inyección de capitales.

Si bien la cúpula de La Cámpora hasta ahora mantuvo bajo perfil público sobre el caso Vicentin, es un actor importante dentro del gobierno que impulsó la intervención y la estatización de la compañía. Pero, desde el Ministerio del Interior que conduce Wado De Pedro parece haber sintonía con la gestión de Omar Perotti y deja fluir alternativas que analiza el el interventor, Gabriel Delgado, y el ministro de la Producción santafesino, Daniel Costamagna.

También es clave qué piensa con una propuesta así el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, hombre del riñón de Alberto Fernández y que persiste en hablar de “rescate”. Es una alternativa que parte del peronismo y el socialismo santafesino creen que se podría “explorar”. También desde el massismo y el propio entorno de Roberto Lavagna. Uno de los aspectos a resolver, y no menor, es cómo sortear la prohibición que tienen los bancos públicos, como el Nación que es el principal acreedor financiero local, de convertir acreencias en acciones. En contra de un esquema de estas características y favor de la estatización está el director del Banco Nación, Claudio Lozano, y otros espacios que conforman el oficialismo nacional.

Entre los ejecutivos consultados, la idea de una YPF Agro + Vicentin que cotice en Bolsa ayudaría a sostener los números transparentes, obligaría al managment a ser eficientes y al resto del sector a despejar dudas sobre posibles futuros movimientos y potenciales inversiones. Además, algunos de los ejecutivos citados reconocieron que tampoco es fácil, pero reconocen que con un esquema de salida a Bolsa podría ayudar, a los esquemas de compensaciones económicas que reciben este tipo de cargos directivos por resultados los pueda atraer a ser parte, que no sería el caso de si fuera una empresa estatal solamente. También porque meter una empresa como Vicentin dentro de YPF es vista como poco probable porque la petrolera cotiza en Bolsa. Por eso lo ven mejor como una empresa independiente.

Uno de los planteos que aparece de avanzar con un esquema así podría ser que si se maneja de forma comercial no pueda ser una “empresa testigo” y si fuera “empresa testigo”, no podría ser competitiva, ya que se trata de un sector de márgenes acotados y actualmente con mucha capacidad ociosa. Además, y en particular entre los corredores, desconfían que las cooperativas ACA, un jugador muy grande del sector y como dador de carga, profundicen una competencia que ven hasta como “desleal, ya que cuando actúan como corredora no pagan ganancias como sí lo hacen el resto de los actores”, resalta un consultor convocado por las principales empresas del negocio.

Todos los actores consultados entienden que por más empeño que pongan los interventores, 60 días no alcanzan para que establezcan un diagnóstico y una propuesta. Pero que en el mientras tanto hay que plantear “ideas superadoras”.

 

* Esta nota fue publicado por Ecos365.

También te puede interesar

por Marcos Cicchirillo

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios