Martes 27 de julio, 2021

SOCIEDAD | 06-11-2020 00:05

Cómo cambió el mercado de las sexdolls

Cada vez más humanas, son también cada vez más caras y sofisticadas. Qué ofrecen los nuevos modelos, quiénes son sus clientes y cuánto cuestan. La opinión de los sexólogos.

En el “Manifiesto contrasexual”, el filósofo Paul B. Preciado explica que el sexo es algo en permanente cambio. El texto fue publicado hace 20 años y ya predecía que las tecnologías actuarían como suplementos de funciones naturales en los humanos. En tiempos de pandemia y en medio de una crisis global que parece alejarnos cada vez más, la tecnología viene a acompañar y suplementar lo que nos falta: sexo.

“Son suaves; su piel es tibia y casi idéntica a la de una persona. La sensación es increíble porque es muy parecido a tener relaciones sexuales con otro individuo”, dice Javier Chapuy. Este cordobés de 34 años, en pareja y con un hijo, es uno de los primeros argentinos en probar una “sexdoll”, las muñecas sexuales hiperrealistas que él mismo importa desde China.

 

Muñecas sexuales

 

Javier es dueño de “Todos tus Deseos” (TDT), la primera empresa que se dedica exclusivamente a la venta de estos “robots sexuales”, que tienen cada vez mayor aceptación y público. El valor de cada una oscila entre los 150 y 800 mil pesos de acuerdo a los accesorios que incrementan su nivel de realismo.

“Empezamos en 2015. Al principio fue difícil porque vendíamos una por mes. Hoy en día, ese número se incrementó de 30 a 40 en promedio mensual. La gente pregunta mucho y no tiene vergüenza; tengo clientes que las coleccionan y tienen más de diez; me mandan fotos y hasta las llevan de paseo”, cuenta Javier.

Los clientes van desde los 20 a los 80 años, pero el promedio de compra, según los datos de TDT, es de los 35 a los 60. En la página web reciben muchas preguntas de hombres solos, pero también parejas que quieren cambiar sus rutinas, e inclusive mujeres. Si bien el mercado está orientado, en su mayor parte, a los heterosexuales varones (con más de 700 modelos para elegir), existen 15 tipos de robots masculinos y algunos trans.

Entre sus funciones principales, destacan la silicona realista, con la opción de entibiarla para dar la sensación de una piel con temperatura humana. También la incorporación de una inteligencia artificial que va tomando datos a medida que el usuario interactúa con ella y permite mantener conversaciones breves. La suma de sensaciones cuenta además con un dispositivo que da la impresión de que la sexdoll “respira”. Cuanto mayor realismo suman, más caras son.

El comprador elige la cara de la modelo. Puede ser una actriz de hollywood, o una estrella del porno, como el caso de la réplica de Mía Khalifa, que sale 796.950 pesos. También, en una versión más inquietante, el cliente puede optar por enviar una foto de una conocida para que la hagan a medida.

Prejuicios

“¿Qué tiene de malo masturbarse con un muñeco que se parezca a tu ex?”, señala Paola Kuliok, 49 años, directora de PK, la primera Escuela de Sexo del país. Paola, que además es asesora y especialista en juegos eróticos, cuenta que no tiene nada de malo explorar nuestras fantasías: desde un dildo hasta un muñeco.

“Acaso no nos masturbamos pensando en nuestros ex novios o en estrellas de televisión? Esto es lo mismo; hay que dejar que el deseo fluya”, resume.

 

Muñecas sexuales

Kuliok cuenta que con una de sus parejas de hace unos años, compartían a “Ornella”, un torso femenino de silicona que luego le sirvió en sus clases para enseñarle a los hombres cómo tocar a una mujer.

“Le faltaban las piernas, pero la entrepierna estaba completita y con la misma textura que una vagina. Por fuera era perfecta y era fantástica para que aprendieran a masturbarnos bien; la contra era que se ensuciaba mucho”, recuerda.

En otros países del mundo las sexdolls empezaron a generar controversias. En 2017, en Barcelona, las trabajadoras sexuales pusieron el grito en el cielo cuando abrió “Lumi Dolls”, el primer burdel de muñecas sexuales de Europa. El precio para estar con una “chica” variaba entre los 60 y 80 euros. El bar tuvo que cerrar a los pocos meses debido a las protestas de cosificación y falta de permisos.

"A medida que vayan mejorando su calidad, van a ir ganando cada vez más protagonismo; es una buena opción a la hora de la masturbación. Los encuentros entre personas se van a ir limitando a cuestiones más profundas. Un muñeco nunca te va a poder dar la emocionalidad y el vínculo con una muñeca va a ser siempre unidireccional", reflexiona Patricio Gómez Di Leva, Sexólogo Clínico de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires.

El nicho de mercado más grande del mundo es Asia. Según datos de la empresa Shengyi Adults Product Co, exportan más de mil sexdolls por mes. Los principales compradores son de Alemania, Estados Unidos y Japón. En el país nipón el fanatismo es tal que la empresa “Love Doll Funeral” comenzó en enero de este año a ofrecer un servicio fúnebre para las muñecas que ya no sirven y son desechadas por sus dueños. Las fábricas más importantes se encuentran en China donde el mercado de juguetes sexuales superó los 14 mil millones de dólares, según datos de iiMedia.

“Es una nueva generación de muñecas inflables. De las típicas con un agujero en la boca de los años 80, pasamos a este nuevo nivel con caras, uñas, manos y piel trabajadas con gran detalle”, comenta Gustavo Vidal (46), dueño de Extasy, el sex shop más antiguo del país, fundado en 1984. El comerciante, que es tercera generación familiar en el rubro, explica que debido al costo elevado de las sexdolls hiperrealistas, solo las traen a pedido. “De las que salen unos 400 mil pesos, solamente vendimos dos”, aclara y recuerda que a la última la llevó él mismo en su auto, a unos 300 kms., para realizar la entrega personalizada del producto. 

“Muchos las piden porque son viudos que se quedan solos y eligen esta forma de relación. Hay otros casos en los que las usan para fiestas o eventos particulares; los clientes suelen ser reservados”, remata. 

Según los datos de TDT, las fábricas de sexdolls más reconocidas son: Irontech, WM, Piper, Forever, YL, GYNOID, Doll House 168, JY, Heanidoll y Real Doll. Cada empresa fabrica un máximo de mil por mes.

Motivos

 ¿Es una cuestión de soledad? “Volviendo a Preciado, puede ser una manera de deconstruir la heterosexualidad como un producto artificial y realizar una búsqueda del placer alejado de la heteronorma, pensando la transgresión desde lo corporal y el deseo”, explica Diego Singer, licenciado en Filosofía (UBA).

Como en “Her” (2013), aquella película de Spike Jonze en que Joaquin Phoenix se enamora de una computadora, las “real dolls” podrían haber llegado para aplacar la soledad de esas almas hiperconectadas en las que nos hemos convertido. Parafraseando al “Manifiesto Cyborg” de Donna Haraway, una humanidad en que las máquinas están “inquietantemente vivas y nosotros, aterradoramente inertes”.

 

*Integrante del Equipo de Investigación de perfil Educación.

También te puede interesar

por Mariano Cervini*

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios