Saturday 20 de April, 2024

SALUD | 27-02-2024 06:08

Ibuprofeno: qué tener en cuenta para su uso

El consumo excesivo de la medicación puede plantear serios riesgos para la salud.

Dolores de cabeza, fiebre, calambres menstruales, dolores de espalda. Todos estos síntomas pueden tratarse con ibuprofeno. Los efectos analgésicos que tiene este fármaco y su disponibilidad sin necesidad de prescripción médica lo hacen una opción viable para su uso. Sin embargo, el ibuprofeno puede plantear ciertos riesgos para la salud, sobre todo para quienes tienen problemas renales o estomacales.

Según la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos, se establece unos límites estrictos de dosificación para los medicamentos de venta libre porque pueden tomarlos personas con diversos factores de riesgo. En caso de que sea poco probable que se tenga una reacción adversa, el médico puede recetar una dosis más alta.

“A veces los médicos aconsejan a los pacientes que tomen hasta 3200 miligramos al día durante un breve periodo —hasta una o dos semanas— porque los efectos antiinflamatorios son mejores con dosis más altas”, afirmó Lauren Haggerty, farmacéutica clínica de Johns Hopkins Medicine, a The New York Times y añadió: “Esto puede ocurrir después de una lesión o una intervención quirúrgica”.

Ibuprofeno

Por otro lado, los expertos advierten en la moderación de su uso y en el plazo. “Si no has consultado a un médico sobre qué cantidad es segura, o si conoces bien tus factores de riesgo, lo mejor es no superar el límite recomendado de 1200 miligramos al día”, detalló Tsourounis, profesora de farmacia clínica de la Universidad de California en San Francisco.

“Hay que tener cuidado de no tomar accidentalmente más de lo previsto. El ibuprofeno pertenece a una clase de medicamentos conocidos como antiinflamatorios no esteroideos, o AINE, que reducen el dolor y la inflamación al bloquear la actividad de ciertas enzimas. Pero estas enzimas también ayudan a mantener la función renal y hepática y a regular el equilibrio de líquidos y electrolitos en el organismo”, explicó Tsourounis.

Según los especialistas, el ibuprofeno puede ser peligroso para los pacientes con insuficiencia o enfermedad renal, las personas que padecen daños hepáticos o cirrosis y para quienes sufren enfermedades que sobrecargan los riñones, como hipertensión arterial o insuficiencia cardíaca. Lo mismo se aplica a embarazadas; según la FDA, el ibuprofeno no se recomienda a partir de la semana 20 de embarazo porque en ocasiones inusuales puede dañar los riñones del feto.

Ibuprofeno

Cuando se toma durante periodos prolongados, el ibuprofeno también puede aumentar el riesgo de úlceras en el estómago. El medicamento inhibe enzimas que, entre otros efectos, contribuyen a la producción de la mucosidad que recubre y protege el revestimiento del estómago, por lo que, sin estas enzimas, el estómago se vuelve vulnerable a la irritación y a sufrir daños.

“Incluso, de manera irónica, el uso regular de ibuprofeno en personas con trastornos de dolor de cabeza puede causar cefaleas de rebote, por razones que los médicos no comprenden del todo”, advirtió Sarah Ruff, doctora en el UNC Family Medicine en Durham, Carolina del Norte. “Es bastante frustrante para los pacientes, porque si llegan a esa situación, la única manera de hacer que desaparezca es apartarse de todos los analgésicos”, concluyó.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios