Friday 21 de June, 2024

PERSONAJES | 06-11-2023 15:31

Adrián Brown: “No esperaba trascender con la moda”

Médico dermatólogo y diseñador top festeja su década dorada con la alta costura. Ojo estético y autocrítica.

Hay una sensación de calma y equilibrio perfecto en la boutique de la calle Alvear. Los colores, las texturas, los espacios, los sonidos, y hasta el propio entrevistado. Se llama armonía. La correspondencia de las cosas en su lugar. Una virtud que se alcanza cuando se pone en perfecta sintonía, los sueños, los deseos, las voces interiores que nos dictan un destino, en ensamble con lo que uno hace y vive. La belleza purísima de poder hacer lo que uno nació para ser. Un renacimiento, que para Adrián Brown cumple apenas una década. No hubo mandatos ni genética que marcaran su pasaje al mundo de la moda. Ni él mismo sabe cómo se inició ese fuego interno que hizo del diseño su pasión. Quizás fueron esas visitas deslumbradas a las sederías de la mano de su abuela, o ese juego infantil entre retazos y tijeras que había creado con su hermana Myriam en las tardes de siesta de Dolores. La memoria intacta de cada momento en que una visión de la elegancia de una prenda le quitaba el aliento. Juego e intuición transformados en determinación y perseverancia. Pero la voz, siempre estuvo allí, aquietada, pero jamás callada. La medicina fue el medio para llegar a la alta costura. El camino más arduo para alcanzar la cumbre. En el 2013 finalmente se enlazaron los acordes, y al poco tiempo de lanzar la marca que lleva su nombre, se convirtió en un niño mimado de la prensa especializada y las famosas. Diez años después de seguir el ritmo de su propia melodía, festejará el día de la primavera con Solsticio, su nueva colección de alta costura en el Museo de Arte Decorativo en el marco de la Semana de la Alta Costura. Un homenaje a ese sol interior que nunca se apagó y a la consagración de una voz, que tiene mucho para decir 

Noticias: Acaba de cumplir su primera década con la moda. Una pasión oculta que vio la luz. ¿Quién le dio esa confianza?

Adrián Brown: Ni yo me lo creo. Algo que ya mostraba en mi intimidad, pero que se hizo público hace una década. ¡La confianza me la dio mi terapeuta! (risas), y también ese núcleo íntimo que me dijo andá para adelante, seguí tus sueños, porque mi entorno era bastante complicado y me daba pánico escénico ese salto del médico al diseñador.

Noticias: ¿A quién le debía una explicación?

Brown: A todos. A mi familia y a los colegas. Tenía miedo de ser juzgado como mal profesional. “¿Diseñador y médico? No da”.. Soy médico de profesión, pero diseñador de vocación. Una definición a la que llegué después de años de terapia que me ayudó a saber quién era yo y me sacó los prejuicios de tener que contarlo. 

Noticias: ¿Su padre era médico?

Brown: No había mandato familiar. Pero era un camino que yo sentí que me iba a allanar el resto de las cosas de mi vida. De alguna manera me estructuró el pensamiento. Acompañé gente en terapia intensiva, hubo niños que murieron en mis brazos, y todo eso hace como una cosa de fortalecimiento y de entender la vida desde otro lugar.

Noticias: ¿Siempre supo que iba a terminar diseñando?

Brown: Voy teniendo imágenes de los ocho años, poniéndole trapos a mi hermana en una intimidad absoluta, una cosa entre los dos. La ropa me volvía loco, iba a la sedería con mi abuela y me enloquecía con los géneros, iba con ella a la modista y opinaba de todo. Ese era mi universo. 

Noticias: ¿Cuándo le confesó a su familia su amor por el diseño?

Brown: Nunca. Se trataba de tapar. En algún punto no les gustaba y generaba tensión. Mis padres no entendían que su hijo pudiera hacer moda, lo encontraban poco masculino, así que entendí que tenía que irme de Dolores. Cuando vine a Buenos Aires a estudiar Medicina, todo se me facilitó. Hice una carrera en tiempo y forma, me recibí a los 23 años, así que nunca di motivo para quejas. Encontré mi especialidad en la dermatología que estaba más vinculada con la estética. La piel y el vestido te separan del mundo. Me la pasaba estudiando para terminar, entendiendo que cuanto antes terminara, iba a poder ganar mi dinero, y con ese dinero hacer lo que se me cantara. Y así fue.

Noticias: ¿Y cómo siguió con la moda?

Brown: En el segundo año de residencia en el Hospital Alemán, me sacaba el guardapolvo y con mi carpeta me iba a lo de Elsa Serrano para hacer cursos de bosquejo, donde aprendí bastante. Después a Delego para entender un poco más de moldería que era muy complejo técnico.

Noticias: ¿Le fue difícil el tránsito de la medicina al mundo de la moda? 

Brown: Ya tenía un consultorio, y estaba trabajando muy bien. Estaba enfocado en la dermatología estética. Cuando hice mi primer desfile lo hice en el Hotel Plaza que se llamó Piel y Seda fue algo muy íntimo y estaban todas mis pacientes. Nunca tuve una RRPP o una persona que me manejara la prensa, lo hice todo yo solo. Yo no esperaba trascender con la moda.

Noticias: ¿Se sorprendieron con este cambio de roles?  

Brown: La gente que me conocía no se sorprendió. Mis colegas médicos me decían el Doctor Fashion porque siempre opinaba de moda y sabían de mi afinidad

Noticias: Después del desfile íntimo hizo uno para la prensa y la gente de moda justo el 26 de julio de 2013, el día de su cumpleaños ¿fue muy fuerte esa exposición? 

Brown: ¡Wow! Fue justo hace diez años que di el gran paso. Fue un renacimiento, literal.

Noticias: ¿Ya estaba casado con María Victoria (Vergara)?

Brown: No, pero estaba en el backstage. Fue mi secretaria en el consultorio. La había conocido en una reunión. Ella estudiaba historia, era una intelectual y anticasorio. Nos pusimos de novios en el 2013. En ese primer desfile ella saca un vestido blanco, lo mira y piensa: “Con este vestido me casaría”. Al año siguiente lo usó para el casamiento. Ella puso en orden mi vida y ¡mis cuentas! Porque yo no me mido cuando quiero hacer algo divino. Ella me ayuda con los desfiles y en el trato con las clientas. Estamos codo a codo. 

Noticias: Vistió a las primeras damas de partidos opuestos, ¿le complica o beneficia este tipo de exposición?

Brown: Los políticos vienen y van, y yo sigo acá trabajando y haciendo lo que me gusta. Un día pasó Juliana (Awada) por el local y vio un vestido que le gustó mucho, y justo venía el príncipe de Qatar. Entonces se generó una relación. Después cuando me vinieron a ver por Fabiola (Yañez), yo lo único que pedí era que mi vestido fuera al Vaticano, porque para mi iba a tener una doble fuerza independientemente de quién lo llevara. Le puse una connotación espiritual.

Noticias: ¿Tuvo clientas difíciles?¿ Cómo las maneja?

Brown: Como todo en la vida. Victoria es la domadora, la que hace de interlocutora. Yo tuve que hacer mucho trabajo interior, porque en el consultorio nadie me cuestionaba lo que decía. De última se iban a otro médico si no les gustaba. Como diseñador empecé a sentir que podía ser cuestionado. Mi mirada estética puede no ser la misma que la de la clienta, y no existe ese mismo respeto que al médico. Eso me costó. 

Noticias: ¿Tiene amigos o enemigos en el mundo de la moda?

Brown: Enemigos no lo siento. ¿Amigos? Es más una cosa de camaradería. Con Fabián Zitta tengo gran afinidad, es médico como yo y me hizo el traje de mi casamiento. Me ayudó y me apoyó un montón. Con Laurencio Adot, que fue vecino de La Promenade, tengo un cariño importante, igual que con Gabriel (Lage) o Javier Saiach que también me resulta muy atractivo lo que hace o con Santiago Artemis que también me parece muy simpático. Además, hay gente que admiro mucho, como Gino Bogani. Disfruto de la moda siempre.

Noticias: ¿Se puede hacer alta costura hoy en la Argentina?

Brown: Es complicado. No llegan insumos de afuera, cierres, botones, telas, y entonces tenés que estar rebuscándotela. Hacer moda en un país donde conseguir telas es complicado, el dólar cambia de valor todos los días. Con los géneros yo a veces viajo y me traigo algo, o voy al interior y busco en alguna sedería para ver si encuentro algún género vintage lindo. A veces compro vestidos de otra época y los desarmo para usar el género. Esa cosa de reciclaje me encanta.

Noticias: ¿Qué no le gusta diseñar?

Brown: Ropa urbana. La comodidad no está en mi diseño. Ni calzas, ni jeans. No me copan los escotes, ni las panzas al aire. Quizás un traje, con un corte increíble. Soy alta costura, no puedo salirme de eso. 

Noticias: ¿A lo largo de estos 10 años se cuestionó en algún momento su elección de cambiar de carrera?

Brown: Jamás. A pesar de las crisis económicas y los vaivenes políticos, porque estar haciendo esto es un regocijo. Para mí la moda fue un nuevo comienzo. Me siento joven en esta carrera que me apasiona. Siempre sentí que este era mi lugar. Todavía tengo mucho por hacer.

 

Galería de imágenes

En esta Nota

Gabriela Picasso

Gabriela Picasso

Comentarios