Jueves 29 de septiembre, 2022

POLíTICA | 02-10-2021 13:07

Fabiola Yañez y su embarazo en campaña

La primera dama atraviesa la semana 11 de gestación. Las visitas a Olivos de los especialistas que la atienden. ¿Es de riesgo?

El 7 de mayo de este año, el especialista en fertilidad Antonio Cattaneo ingresó a la Quinta de Olivos, junto con el jefe de obstetricia del Sanatorio Otamendi, Hernán Jensen, y el titular de la Unidad Médica Presidencial Federico Saavedra. Los tres llegaron a las 11.53 y se fueron a las 13.50. Este es el primer registro que hay en el libro de visitas de Olivos sobre una consulta médica por parte de la primera dama Fabiola Yañez para tener una beba o un bebé.

La novedad del embarazo se conoció la semana pasada con un comunicado oficial en el que se anunciaba que Fabiola Yañez estaba en la décima semana de gestación. Al cierre de esta edición, la primera dama estaba atravesando la semana once.

Por los pasillos de la Casa Rosada ya era un secreto a voces que Yañez estaba embarazada por una célebre foto que se conoció el 14 de agosto, dos días después de que estallara el escándalo por el festejo de cumpleaños de Fabiola en la quinta de Olivos durante el momento más duro de la cuarentena. Yañez apareció tomándose la panza, pero en ese momento desde el Gobierno se evitó hacer declaraciones. Para ese entonces el embarazo estaba en la cuarta semana y era súper incipiente. El temor a comunicarlo, contaron desde Casa Rosada, fue porque habría perdido un embarazo antes y la decisión de dar la noticia es muy personal. Tampoco hay mucha explicación de por qué se decidió confirmarlo ahora, cuando aún no se cumplen las 12 semanas que generalmente se toman como fecha límite para despejar riesgos. 

En una entrevista radial, Alberto Fernández había sido abordado sobre el tema y ante la consulta fue evasivo: “No sabemos, esperemos, esperemos”. Es o ocurrió el 27 de agosto y Fabiola recién llevaba seis semanas de gestación.

Elecciones. En definitiva, el embarazo se coló en medio de la campaña electoral que tuvo una primera parada en las PASO con un golpe muy fuerte en el vínculo entre el Presidente, la primera dama y su electorado. La foto del cumpleaños fue un cimbronazo que llegó en el momento menos oportuno. 

Desde el Gobierno decidieron no hacer demasiado uso de la llegada del retoño presidencial por dos motivos. Por un lado, porque la utilización política de un embarazo ya es algo demodé en las escuelas de marketing político, aunque todo depende del contexto. Y por otro lado, sería un embarazo de riesgo, por lo que la primera dama no estaría en condiciones de afrontar largas caminatas o pasar muchas horas de pie exigiendo su cuerpo. Mucho menos acompañar al Presidente en esta etapa de campaña cuerpo a cuerpo que está haciendo en el conurbano bonaerense y por el interior del país, en el que se junta a hablar con los vecinos y escuchar sus pedidos.

Esta estrategia surge de los focus group que analiza el Gobierno e imita el estilo de Macrón, el presidente de Francia, que en su campaña presidencial del 2017 tuvo contacto tête à tête con los electores. Desde el ala albertista del Gobierno intentan horizontalizar la responsabilidad en el resultado electoral y sostienen que “nadie previó la derrota”. En cambio desde el kirchnerismo afirman que habían anticipado que los votantes no estaban respondiendo como esperaban. Desde el massismo siguen mirando el enfrentamiento entre Alberto y Cristina y están atentos a la evolución del conflicto. “Massa va a salir en auxilio del ganador”, arriesgan con ironía cerca del Presidente.

Para los próximos meses se espera una relación pacífica, al menos en la superficie, pero las apreciaciones individuales están lejos de confirmar una buena convivencia entre el albertismo y el cristinismo. Un ejemplo es la renuncia del secretario de Ppensa Juan Pablo Biondi, quien dejó el Gobierno en medio del conflicto entre el Presidente y su vice, pero que el martes 28 de septiembre volvió a la Quinta de Olivos para conversar con Alberto. ¿Se fue o sigue trabajando en las sombras? Santiago Cafiero, Matías Kulfas, Claudio Moroni y otros ministros lo siguen consultando. 

Según la cuenta de Instagram de la primera dama, sus actividades oficiales de las últimas semanas estuvieron enfocadas en participaciones en encuentros por zoom de la Alianza de Cónyuges de Jefes de Estado y Representantes (Alma). El pasado martes 28 acompañó al Presidente hasta la Casa Rosada, llegó con él a las 11 de la mañana y se retiró con una asistente a las 14.30. Fue la última vez que se la vio en público. 

Lejos de la campaña, Fabiola empieza a pensar en su futuro como madre y la vida fuera de Olivos. Junto a Dylan llegaron tres y se irán cinco –Dylan también tuvo un cachorro–. La pregunta es si entrarán todos en el departamento de “Pepe” Albistur en Puerto Madero. Tal vez ir pensando en otra casa.

También te puede interesar

Galería de imágenes

En esta Nota

Rodis Recalt

Rodis Recalt

Periodista de política y columnista de Radio Perfil.

Comentarios