Friday 12 de July, 2024

POLíTICA | 10-11-2023 10:45

Javier Milei y Fátima Florez: secretos de la Argentina border

Intimidad de una pareja presidenciable extravagante. Conflictos familiares en espejo. Distancia de Karina Milei. Intereses cruzados y el temor de la artista al efecto Dady Brieva

¿Cuál es el límite entre la vida privada de un político y la pública? ¿Hasta dónde una influye a la otra? ¿Hasta dónde la explica?

Estas preguntas son parte de un debate histórico entre periodistas y analistas. Las opiniones no siempre coinciden y jamás hubo consenso sobre esta larga discusión. Quizás una de las tantas novedades que vino a traer Javier Milei sea también en este tópico. Es que, en el caso del candidato más votado en las PASO, la línea entre una y otra frontera es difusa. Para muchas personas que lo han conocido esa barrera es directamente inexistente.

Es que es imposible separar al Milei que fue víctima de violencia paternal en su casa, que sufrió bullying en el colegio, que no tuvo amigos ni pareja la mayor parte de su vida, del que se convenció luego de que Conan no era su perro sino su hijo. Y ese capítulo es central para entender por qué cuando el animal murió, en el 2017, el libertario entró en un camino místico, entre mediums y telépatas, que lo empezarían a comunicar con el más allá y luego con el mismísimo Dios. Este sería quien, en los diálogos de ida y vuelta que dice tener, lo convencería de meterse por primera vez en política, porque tenía “una misión” que no era otra que ser Presidente en el 2023.

La línea que recorre toda esa turbulenta biografía, que conecta al niño golpeado y abandonado con el candidato presidencial, es una: una absoluta y oscura soledad. Milei conoció a su primer amigo casi llegando a los 35 años, y a su primer pareja, la cantante de cumbia Daniela, cuando tenía 47. Desde que adoptó a Conan, en el 2004, hasta que este murió en el 2017, pasó trece navidades y trece años nuevos brindando sólo con él, encerrados en su departamento.

Esa falta de vínculos profundos y duraderos con otras personas es el rasgo más identitario del libertario. Y es también la razón de su éxito, primero mediático y luego político: el Milei sacado en los paneles de televisión, el Milei que se enojaba, gritaba y se peleaba, el Milei público, era el mismo que el privado. Era el real. Milei, con una vida violenta, difìcil y solitaria, con una vida border, tocó las fibras de una sociedad que también se vio empujada a una vida violenta, difícil y solitaria. Que también es border.

Y esa historia personal compleja es quizás el gran elemento que lo une a su flamante pareja, Fátima Florez, que también carga con sus propios fantasmas. Parecen ser la dupla que mejor interpreta el espíritu de estos tiempos, el de un país agotado luego de diez años de crisis económica y política, de una pandemia que dejó 130 mil muertos y de una inseguridad que no afloja. Es el dúo que mejor encarna a esta Argentina border.

Viva la libertad. “Son tal para cual. Parecen 'Los Locos Addams'”. La frase es de una persona cercana a Florez, que viene siguiendo de cerca el romance político del momento. La fuente conecta la particular biografía de Florez con la de Milei.

Ella tuvo también una infancia y vida difícil, aunque con muchos escalones de violencia por debajo que la de su actual novio. Su familia siempre fue disfuncional -con padres separados-, y ella ocupó históricamente el lugar del “Patito feo” del clan. No era, ni por asomo, la preferida entre las dos hermanas.

Esa idea se incrementó cuando ella blanqueó sus intenciones de dedicarse al mundo del espectáculo, una profesión que no cayó nada bien, en especial a su padre. Tampoco colaboró en la precaria estabilidad familiar la decisión de una adolescente Fátima de empezar a viajar por Latinoamérica con la intención de ver despegar su carrera. Lo que terminó de dinamitar la situación fue cuando ella, con 19 años, comenzó a salir con Norberto Marcos, entonces de 43, quien sería luego su esposo durante más de dos décadas. La diferencia de edad cayó pesada en la familia. “Después de eso, Fátima apenas mantuvo relación con su papá y su mamá. Ellos se olvidaron de su hija. Tardaron muchos años en volver a acercarse”, dice una persona que la conoce mucho.

Los que la conocen, y saben de todo este transfondo, no se sorprenden para nada de su relación con el candidato de La Libertad Avanza. Es algo que hace eco con lo que dicen cerca de Milei. “Están muy enamorados, puede parecer bizarro pero bueno, así son ellos”, dicen cerca del libertario. Mirtha Legrand, en el programa con el que estrenó su temporada 55 y que contó con la presencia de la flamante pareja, lo resumió a su particular manera: “Son raros ustedes, eh”. Fátima, que conoció a Milei en la mesa de la diva en diciembre del 2022, no la dejó pasar. “Para mí somos tal para cual”, le contestó.

Backstage. En la cena con Legrand, Milei y su novia se definieron como una “pareja explosiva”, casi como si “fueran adolescentes”. Fue una frase que no convenció a todo el público: los comentarios escépticos sobre el romance circularon por las redes luego del debut televisivo, y el conductor Ángel de Brito les dio aún más vuelo en su programa. “Vi todo el debut de Mirtha. Lo único que me generó es desconfianza. No les creo nada. No creo la pareja, nada, no me cierra nada”, dijo en LAM.

Sin embargo, cualquiera que hubiera estado el sábado en el estudio de Canal 13 podría desmentirlo facilmente. Un productor tuvo que entrar en el camarín en el que Milei y Fátima esperaban su llamado al aire casi como si fuera un miembro del Grupo Halcón. Es que los tortolitos, aprovechando la espera, estaban uno sobre el otro. En los pasillos de ese set televisivo dicen que no fue para nada fácil separarlos.

También podrían testimoniar en ese sentido los vecinos de la imitadora, de su hogar en el barrio porteño de Palermo. En esas calles cuentan que el candidato presidencial pasa ahí la mayoría de las noches, o eso parecería indicar la presencia de su auto. Es un Peugeot RCZ que se hizo famoso luego de que pasara a buscar a Florez a la salida del programa de Tinelli, y que se viralizó en las redes por el nivel de mugre que tenía el vehículo. En Palermo dicen que el coche llega a la noche y se va un rato antes de las diez de la mañana.

Sin embargo, no es todo color de rosas en la relación. La ausencia de Karina Milei en el estudio de Legrand es una señal contundente, en especial si se tiene en cuenta que la hermana del libertario lo sigue como si fuera su sombra, en especial a los canales de televisión. ¿Por qué no fue la menor de la familia? Dirigentes de La Libertad Avanza confirman que la relación entre las dos mujeres no es la mejor: ambas compiten por el monopolio de la atención de Javier y Karina siempre fue muy celosa en el cuidado del acceso a su hermano. “Kari la odia”, resume una fuente.

No hay que leer esto solamente como un dato de la vida privada, sino que acá también la esfera con lo público vuelve a tocarse. Es que el poder que tiene Karina en el espacio -donde absorbe atribuciones que en cualquier otro partido están divididos entre diez personas- se nutre pura y exclusivamente del rol que su hermano le otorga. Ella es “el jefe” porque es el jefe para Javier. Desde el costado de Fátima sostienen la misma tesis sobre la relación con Karina. ¿Tendrá Milei que elegir en algún momento entre las dos mujeres?

Entonces, no sólo podría haber un conflicto en puerta en un eventual almuerzo familiar. Podría escalar a lo político. De hecho, varios en el espacio de Milei, que sufren el poder total de Karina y también sus modos, apuestan y rezan para que esta grieta se ensanche.

Estos cortocircuitos hacen eco con lo que pasa en la familia de Fátima. Es que tanto el padre como la madre de ella tuvieron toda la vida un corazón peronista, luego devenido en kirchnerista (ahora la madre estaría más volcada al PTS de Nicolás del Caño y Myriam Bregman), mientras que la hermana de la actriz es una convencida feminista. Aunque aún ellos no conocen al flamante novio -de la misma manera en que Florez aún no fue a la casa de Milei en un coqueto country en Benavídez, ni conoció a los clones de Conan, su perro fallecido-, parecería que los roces entre ambas partes están al caer.

10 de diciembre. Tanta exposición, en plena campaña electoral y con un candidato tan polémico como Milei, podría tener un final incierto. “Ella tiene miedo a terminar como Dady Brieva”, dicen cerca de la actriz.

Es el temor al estigma que trae la partidización de las figuras del espectáculo, o el efecto que puede traer esto en su performance. “Politizarse es antiartístico”, solía repetir el saxofonista Willy Crook. Acá las repercusiones parecerían no tardar en llegar. A Florez ya le cancelaron funciones en algunos municipios de la provincia de Buenos Aires y también otras apariciones, como una que tenía con un famoso circo del país. Está claro que, a partir de ahora, muchos verán a Milei cuando vean a Fátima, y todos los que no compartan la particular ideología del libertario -donde conviven las tesis a favor de la venta de órganos y de niños con la propuesta para la eliminación de la moneda nacional- podrían dejar de tenerle simpatía a la actriz. Es, de hecho, algo que ella ya viene sufriendo. “Es que siempre fue muy querida en este mundo, es una pena”, cuentan en su entorno.

Ahí ya muestran cierta preocupación. “Tiene mucho para perder ella, tiene una carrera larga hecha, un nombre muy respetado, y de repente si Javier gana las elecciones, a partir del 10 de diciembre se le puede venir la noche”. El 19 de diciembre, días después del traspaso de mando, Florez estrenará espectáculo en Mar del Plata. “Fátima internacional”, se llamará, donde estrenará nuevos personajes. “Si él gana, yo voy a ser la primera Primera Dama de la historia que trabaje”, es una reflexión que ella suele compartir. Mientras tanto, el candidato la está asesorando en el complejo trajín del divorcio con su ex marido. Hay ahí mucho tira y afloje sobre la separación de bienes.

Tanto los que tienen trato con Fátima como con Milei los ven a ambos muy bien en esa pareja. Como ya se explicó en esta nota, conociendo la vida de los dos, esta pareja, que a muchos les llamó la atención, parecería hasta tener un futuro por delante.

De cualquier manera, todo esto importa poco. Lo relevante es que el 13 de agosto siete millones de personas eligieron a Milei para que sea su futuro presidente. Y, sobre todo, lo relevante es que todo parece asegurar que ese número no sólo se va a mantener sino que crecerá en las elecciones generales. Lo importante es, entonces, que tantos argentinos entienden que es el libertario, el candidato inestable que está convencido de que habla con un perro muerto e incluso con Dios, el líder adecuado para estos tiempos. La pregunta, entonces, es otra. ¿Qué pasa en un país border si lo gobierna un líder border?

 

Galería de imágenes

En esta Nota

Juan Luis González

Juan Luis González

Periodista de política.

Comentarios