Jueves 2 de febrero, 2023

POLíTICA | 28-08-2022 00:52

Los Massamigos: el establishment del ministro

Quiénes son los hombres de negocios que apoyan a Sergio Massa. Empresario de TV, entre otros. La pérdida de Brito.

Cuando Alberto Fernández sumó a Sergio Massa al Frente de Todos, uno de los activos del hoy ministro de Economía era su buena relación con sectores empresarios. Por eso mismo que años atrás en el kirchnerismo lo rechazaban, ahora lo reivindican. En este contexto crítico del país, sus contactos lo volvieron un personaje clave a la hora de buscar consensos en la relación entre el Gobierno y el establishment.

Es un mecanismo habitual del mundo empresario: apadrinar políticos con proyección. Cuando detectan un joven destacado, ponen a disposición su dinero y sus contactos para impulsar la carrera de ese político. Traducido al mundo emprendedor sería algo así como un “inversor ángel”, es decir, una persona que invierte en la fase inicial del proyecto a cambio de una participación de capital a futuro.

Tal vez los empresarios que más apoyaron a Massa desde sus orígenes fueron Daniel Vila y José Luis Manzano, dueños del Grupo América y también de la empresa eléctrica Edenor, que podrá aumentar las tarifas con el nuevo ministro.

Massa es un habitual concurrente a los eventos sociales que suelen organizar Vila y Manazano, como la Vendimia Solidaria en Mendoza. Uno de los episodios recientes que los tuvo como protagonistas fue la nueva política del canal América de no pasar escraches al aire. El caso tuvo resonancia porque se hizo público a partir de un escrache que había sufrido Massa en Santa Fe e iba a ser emitido en el programa de la conductora anti K Viviana Canosa.

Tigre le ha dado a Massa buenos amigos e incluso consejeros. Uno de ellos es el desarrollador de barrios cerrados Jorge O’Reilly, que en el 2008 ofició de asesor ad honorem del tigrense cuando fue jefe de Gabinete. O’Reilly, vinculado a sectores conservadores de la Iglesia Católica, había trabajado para la remoción del entonces cardenal Jorge Bergoglio del Arzobispado de Buenos Aires. Eso derivó en una muy mala relación de Massa con el actual Papa Francisco y es el principal motivo por el cual nunca fue recibido en el Vaticano. Massa suele despegarse de aquel episodio, pero Bergoglio no le cree.

Otro amigo de Tigre que Massa hizo en los últimos diez años fue Mauricio Filiberti, el empresario del cloro que junto con Vila y Manzano compró la empresa Edenor a Marcelo Mindlin, otro amigo del tigrense. Filiberti apoyó a Massa en su campaña del 2013 como diputado nacional. El principio de la relación se consolidó cuando Filiberti prestó su casa de Nordelta para agasajar al tenista Roger Federer que estaba en Buenos Aires para jugar contra Martín del Potro. Fue en el 2012. En un video que sigue en YouTube se puede ver como Filiberti y Massa interactúan con Federer. El vínculo llegó a ser tan cercano que Massa y su esposa fueron al casamiento entre Filiberti y la modelo Camila Pitana.

De aquellos años de opositor del kirchnerismo, Massa también conserva buen vínculo con Francisco de Narváez, propietario de la cadena de supermercados Walmart y de la marca Más, que ahora es el sponsor del estadio de River Plate. En el 2015, De Narváez se había sumado a la aventura presidencial de Massa. Iba a ser su candidato a gobernador por la provincia de Buenos Aires. Al final se bajó para que Massa y Macri pudieran arribar a un acuerdo al que nunca llegaron. De aquellos años de negociación con el macrismo, Massa trabó un buen diálogo con Nicolás Caputo, el “hermano  de la vida” de Macri y uno de los más activos nexos entre ambos políticos por aquellos años. Entre comidas y cafés intentaron llegar a un acuerdo para vencer al kirchenerismo que al final no prosperó, pero sí acordaron ayuda mutua durante el gobierno de Cambiemos. Eso duró poco, hasta que Macri lo apodó “Ventajita” a Massa.

Mecenas. Uno de los empresarios que más ayudaron a Massa en su carrera política fue el banquero Jorge Brito que, además de apadrinarlo, lo hizo parte de su círculo social. Ese club de amigos estaba integrado por Sebastián Eskenazi, Jorge “Corcho” Rodríguez y Adrián Werthein, entre otros amigos de Brito. En la casa del fallecido dueño del Banco Macro se solían hacer reuniones políticas. En una de las últimas y más célebres, Massa llevó como invitados a Máximo Kirchner y Eduardo “Wado” De Pedro. En aquella reunión estaba Hugo Dragonetti, dueño de la empresa constructora Panedile, con varios desarrollos de infraestructura. Este año están trabajando en la estación de Retiro para mejorar la zona de arribo y partida del tren Mitre, que depende del Ministerio de Transporte, a cargo del ministro Alexis Guerrera, un massista. Dragonetti también tenía buen vínculo con Brito. Tras la muerte del accionista del Banco Macro, Jorgito, el hijo mayor de Brito, mantiene un buen vínculo con Massa, aunque las amistades no se heredan.

Brito padre estaría orgulloso de Massa por una de las primeras medidas que tomó cuando asumió en Economía. El ministro negoció un canje de deuda de bonos que vencían en agosto, septiembre y octubre. La Argentina estaba obligada a pagar 2,4 billones de pesos en total para esos vencimientos, pero tras la oferta de Massa se logró renegociar la mayor parte de la deuda. ¿Qué ofreció? Los bonos viejos estaban ajustados por inflación, pero ante la desconfianza de los mercados, el ministro ofertó un nuevo bono que ajustaba por inflación y también por devaluación, la que pague más. Es decir que si el Gobierno devaluaba, los tenedores de los bonos estaban protegidos de sus pérdidas. El país pierde en cualquier escenario, pero los bancos, contentos.  

Más contactos. El mundo del fútbol le trajo también grandes vínculos al ministro de Economía. Uno de ellos es Daniel Gregorio Guerra, dirigente de Argentinos Juniors y ex vicepresidente de ese club. Guerra es empresario de la industria del plástico. Hace envases de todo tipo y color y también invierte en negocios inmobiliarios. La esposa de Guerra, Andrea Mirón, es muy amiga de Malena Galmarini, y ambas parejas suelen compartir vacaciones en Pinamar o en el exterior. En el 2019 viajaron en un jet privado a Río de Janeiro junto a otros amigos. Guerra es dueño de un campo en San Andrés de Giles, donde este año recibió al presidente Alberto Fernández y a Massa para su cumpleaños. Fue a mediados de mayo.

Los amigos empresarios de Massa están de parabienes. Apostaron por el tigrense y, por ahora, les fue bien. Tal vez por eso, incondicionales, el día de la asunción lo acompañaron de cerca. No fueron todos, pero los ausentes, aunque sea, mandaron un mensaje.

Galería de imágenes

Rodis Recalt

Rodis Recalt

Periodista de política y columnista de Radio Perfil.

Comentarios