Menú
Sociedad / 31 de enero de 2019

Youtubers: el éxito del absurdo

Quiénes son los 10 youtubers bizarros con más seguidores del país. Entrenadores y academias. Cuál es su facturación y por qué los eligen las marcas.

Por

Ser Youtuber se convirtió en el nuevo oficio del Siglo XXI. Dedicarse a la creación de videos para la plataforma de Google dejó de ser un mero entretenimiento para convertirse en un trabajo. Los jóvenes nativos digitales ya no miran TV sino que se inclinan por consumir a través de la web y es ahí donde producir videos para Youtube se vuelve redituable. El starsystem ya no está configurado de acuerdo a lo que sucede en Showmatch o en la novela de moda, sino que los nuevos hábitos de consumo y la apertura de la oferta de contenido hace que sean personajes ignotos para el público adulto los que fanatizan a los jóvenes. Sin temor al rídiculo y muchas veces bordeando el absurdo, saben cómo cautivar a su público.

Los niños y adolescentes ya no sueñan con jugar en primera o tener su banda de rock, sino que ahora quieren ser Youtubers. Las pósters de las paredes ya no guardan lugar para los jugadores de la selección sino que ahora exhiben a ídolos juveniles que no pasan los 30 años y que, aunque las generaciones mayores no los reconozcan; (y en muchos casos hasta no comprendan qué tienen de divertido); son un furor. La irrupción de las nuevas tecnologías cambió la forma de entretenimiento. “Los chicos ya no miran TV, su televisión está en Youtube, o cualquier tipo de plataforma que le permita ver lo que se les de la gana cuando ellos quieran, frenarlo o repetirlo las veces que quieran”, explicó a NOTICIAS Paul Ferreyra, uno de los más reconocidos representantes de influencers.

Las academias que enseñan a los centennials (los nacidos de 1995 en adelante) a convertirse en generadores de contenidos web, tienen matrícula llena como en su momento la tuvieron los clubes de fútbol infantil. Ferreyra indicó a este medio que en los workshops que realiza por el interior, los 100 cupos disponibles se llenan cada vez más rápido.

(Leer también: Insólito: el hijo de Ricardo Fort le regaló, en vivo, $23 mil a un Youtuber)

DrossRotzank (36). Encabeza el podio con 16.184.889 seguidores. Apunta a un contenido friki mezclado con terror y misterio. Mica suárez (22) . 2.680.529 son las personas que la siguen. Hace videos con su loro y otros opinando de cualquier asunto. incluso su vida privada.

Es que el negocio de ser generadores de contenido puede llegar a reportarles grandes beneficios, sobre todo económicos. Si se calcula lo que pueden llegar a ingresar en concepto de publicidad de Youtube, sumado a los negocios con sus redes sociales y presencias en campañas, la cifra es exhorbitante y seductora para cualquiera. Según estimaciones del mercado, los Youtubers exitosos que generan videos con asiduidad y le suman presencia en Instagram o Twitter, pueden alcanzar a recaudar más de 250 mil pesos por mes.

El contenido disponible en la web es amplio. Los videos creados por estos jóvenes emprendedores pueden ser de lo más variopintos. Hay algunos que demuestran tener muchas horas de producción, edición y montaje, y otros en los que la sola presencia del “famoso” en cuestión haciendo cualquier monería, acumula millones de vistas. NOTICIAS investigó cuáles son los diez Youtubers más exitosos en la Argentina que apuestan por los contenidos absurdos y con esa fórmula logran ser vistos (e idolatrados) por millones de adolescentes. Bizarros, sencillos y muchas veces básicos, tienen la fórmula secreta para triunfar y sólo necesitan de una cámara.

YaoCabrera (21). 3,510,226 son los seguidores en su nuevo canal. Hace un reality de su vida. Su video màs polèmico, simular ser apuñalado.

Furor. “‘Dross’ como personaje es un instrumento que permite plantear reflexiones por la vía de la provocación y muchas veces del absurdo”. Así define Ángel David Revilla a su alter ego en Youtube, “DrossRotzank”. Este venezolano radicado en Argentina es el creador de contenido web con más seguidores de Youtube, y no duda en reconocerse como absurdo. Su canal cuenta con más de 16 millones de seguidores y el total de sus videos han sido vistos por más de 3 mil millones de personas. Revilla centra sus producciones en torno a la temática de horror y misterio, e incluso ha escrito libros del género. Pero el sello distintivo de sus producciones audiovisuales es el coqueteo con lo bizarro, como por ejemplo “Los 7 infomerciales más raros de la historia”.

Sin dudas la fórmula le da resultado ya que su canal de Youtube es el octavo más importante del país por encima de los de los medios tradicionales como Telefe y con el triple de suscriptores que El Trece, tal como describe la plataforma estadounidense SocialBlade sobre las cuentas más cotizadas de cada país.

(Leer también: Marcelo Tinelli influencer y la apuesta de Laflia: Sofi Morandi y Julián Serrano)

Mariano Bondar (21). Tiene 3.810.781 suscriptores. Comenta y reacciona sobre videos bizarros. Cuenta experiencias con drogas y sexuales.

En el noveno puesto, apenas por debajo de Revilla en el listado, se encuentra “Robleisiutu”, el canal de Tomás Arbillaga (20). Videos del joven realizando diversos desafíos de lo más naif le granjearon mucha popularidad. Más de 7 millones de suscriptores permiten ver que su contenido que muchas veces no es más que él contando algo gracioso a la cámara, despiertan fascinación en su audiencia.

(Leer también: Los millennials: generación instantánea)

“Estamos en una sociedad donde lo raro y sencillo gusta. Gran parte del público youtuber es bien teen. A los chicos les gusta lo que es reiteración, lo que no tienen que pensar”, explica Ferreyra sobre el éxito de estos contenidos. Martín Kovacs “El demente” (24) y Martín Pérez Di Salvo “Coscu” (26) son dos exponentes de esa exitosa y básica fórmula. Porque si bien ambos producen videos variados, apuestan fuertemente a un humor visceral, a veces violento, mezclado con anécdotas sexuales o escatológicas. Planteando su mirada y opinión generan una troupe de fanáticos.

Lucas Castel (22). 2.041.721 son sus seguidores. Desafìos de tirarse flatulencias en una habitación o bailar en la calle, los videos màs mirados.

Marcos “Yao” Cabrera (21) y Alejo Igoa (21) son otros de los que ingresan al top 20 de cuentas más importantes. El primero, nacido en Uruguay pero radicado en el país, comenzó realizando bromas pesadas junto a otros dos chicos en lo que fue el grupo “Viral”, pero una vez que alcanzó popularidad, su canal personal se volvió prácticamente un reality de su vida mostrando cualquier trivialidad al borde de lo polémico, como un supuesto secuestro a su mascota.

Todo sea por asegurarse las millones de reproducciones. Igoa, en tanto, apuesta por videos graciosos de cualquier tipo y, como todos los Youtubers que quieran crecer en seguidores, es de los primeros en sumarse a cuanto desafío viral ande dando vueltas por la web. En su caso, ser un creador de contenido se volvió una profesión hace un tiempo. Abandonó los estudios de arquitecto y se fue a vivir a México para hacer crecer su carrera 2.0. “Mucha gente piensa que es muy fácil ser Youtuber, pero no. Esto es un trabajo”, comenta.

El demente (24). 2.799.765 es la cantidad de personas que lo sigue en YouTube. Cuenta intimidades y opina vehementemente de cualquier tema.

En esta línea, Ferreyra advierte que la calidad de los contenidos digitales está mutando como consecuencia de la plataforma de negocios a largo plazo que puede llegar a ser YouTube. “Estamos en vías de profesionalización. Hoy tenés a los chicos que hacen videos diarios, y es imposible hacer algo que tenga un contenido medianamente interesante o bueno. Un video profesional de cuatro o cinco minutos lleva ocho o diez horas de edición“, sostiene el manager. Sin embargo, los productos sencillos, directos, absurdos y bizarros siguen siendo los preferidos por gran parte de la audiencia.

(Leer también: Julián Serrano: “Mi youtuber favorito es Enrique Pinti”)

Por eso, proliferan las academias para formar a la nueva generación de Youtubers; para que no se queden en meros “subidores de videos” y por el contrario tengan algo que ofrecer que los diferencie y les posibilite continuidad laboral en este nuevo mercado.

Coscu (26). Tiene 1.317.893 seguidores.Opina sobre videojuegos y cacniones. Muestra su vida privada y su vestimenta.

Todos estos personajes pueden resultar ignotos para gran parte de los argentinos, sin embargo para la franja etaria a la que ellos apuntan, (chicos desde los 12 años, pasando por adolescentes, hasta jóvenes adultos), son ídolos y personas a imitar. Incluso su fama no pasa sólo por lo que sucede en su canal de Youtube, sino que han surgido otros que recopilan mejores momentos de cada uno de ellos. Clubes de fans en clave moderna.

Otra fórmula efectiva es la colaboración entre colegas. Así, la presencia de un youtuber en el video de otro es la receta para lograr atraer a los fans de ambos. El contenido vacío igualmente se repite. Una mera charla o un sketch improvisado son suficientes para lograr que los seguidores den click. Lucas Castel (22), incluso, apuesta a menudo por incluir a su familia dentro de sus producciones. Uno de sus personajes virales, “El turro”, le dio popularidad y no duda en sacarlo a relucir haciendo desopilantes escenas que no esquivan el ridículo.

RobleIsiutu (20). 7.081.489 suscriptores. Cualquier cosa que le parezca graciosa es digna de video. Los màs vistos, sus reacciones a otros videos.

¿Más igualitario? Las chicas tienen un lugar importante en esta nueva realidad. Es que al contrario de la televisión que siempre tuvo una impronta machista, en Youtube las mujeres encuentran un espacio igualitario donde expresarse. Dai Hernández (27) y Mica Suárez (22) son las dos máximas exponentes. “Hay de todo en YouTube. El que se anima a decir lo que piensa sobre el respeto a la mujer, está buenísimo, porque los chicos miran mucho esto y son los que se educan con internet”, opina Hernández en NOTICIAS.

“Hago videos que son más realistas y otros que juegan más con el absurdo, dependiendo de lo que se cuente”, agrega la joven. Es que sus videos cuentan con casi 300 millones de visualizaciones y se ha visto obligada a ampliar el repertorio. Ella encontró la fórmula para equilibrar oficio con autenticidad: “Para mí es un trabajo hace años, por eso implica responsabilidad. Pero eso no quita que deje de ser el medio que uso para descargarme, para decir algo si lo quiero. No dejo que se pierda eso mío, esa libertad que tengo en mi medio. La gente quiere ver lo más espontáneo”. Precisamente, eso es lo que los Youtubers entienden es su diferencial: la capacidad de ser ellos y mostrarse tal cual son. Sinceros, abiertos, frontales, no necesitan montar un personaje.

Alejo IGOA (21). 4.327.243 son los suscriptores. Se muestra con su familia y se suma a desafìos virales, como meterse en una bañera de gelatina.

Suárez explicó a este medio que no sabe qué es lo que hace que algunos Youtubers triunfen y otros no. “Es una pregunta que nos hacemos todos. Hay gente que está estudiando hace años sobre marketing, y trabajan con empresas y marcas, y no consiguen lo que una chica en su canal de YouTube donde ella se autogestiona todo“, reconoció. En su caso, hace tres años que su trabajo es su canal de Youtube y lo que empezó como sketches dio lugar a cada vez más variedad. “Tengo varios videos bizarros haciendo cualquier cosa, pero siempre el contenido que yo subo son cosas que a mí me gustan, no lo haría por la viralización”, afirmó dejando claro que gran parte del éxito radica en confiar en lo que cada uno tiene para ofrecer y en apostar por atraer a las audiencias a través del entretenimiento.

Negocio. Pero, ¿por qué estos jóvenes siguen apostando a la exposición? La monetización de los videos de Youtube los vuelve una fuente laboral seductora y así cada creador de contenido busca su nicho para que su video sea el más visto y así ganar más dinero. En este escenario, las posibilidades y variantes de videos es casi infinita. Para los “absurdos” su gracia está bien clara: lograr entretener a las audiencias a cualquier costo.

Daiana Hernández (27). Tiene 2.885.738 suscriptores. En el 2018 ganó el Martín Fierro digital a lo “mejor dentro de lo más visto” de la plataforma.

La plataforma tiene un mecanismo por el cual abona al dueño del canal en base a un algoritmo propio que incluye la permanencia de los usuarios, la cantidad de vistas al video y la comercialización del mismo. Así, un artista que genera alrededor de dos millones de vistas al mes puede embolsar cerca de 20 mil pesos en concepto de regalías. En el caso de los Youtubers exitosos, cada video de ellos supera rápidamente los 2 millones de vistas.

“Hoy el 70% de la pauta está destinada a digital. Hay proyectos desde 10 mil pesos hasta un millón, de YouTube puntualmente, y de Instagram. Porque YouTube está muy mezclado también. Hoy una marca no te acepta publicidad solo ahí”, detalla Ferreyra. Es que estas estrellas jóvenes también hacen un intenso uso de las redes sociales no sólo para abrir nuevos canales de contacto con sus fans, sino también para ampliar sus horizontes comerciales. Las marcas, ávidas por llegar a ese público adolescente, llegan a pagar hasta 50 mil pesos por una publicación en Instagram o Twitter y los montos suben de acuerdo a qué tipo de contenido se quiera publicitar.

Absurdos o no, todos quieren formar parte de este negocio. Más si se sondean otras cifras del mercado: la presencia de algunas de estas estrellas en boliches o eventos se han pagado en cifras superiores a los 100 mil pesos. Un negocio de mucho dinero en manos de jóvenes que empezaron jugando y lo terminaron volviendo su trabajo.

En este contexto, la profesionalización no es más que un paso obvio en torno a una labor que cada vez mueve más dinero a su alrededor. Así, los Youtubers dejaron de ser simples estrellas fugaces e improvisadas de la web para ser las nuevas y cotizadas figuras. En ese amplio universo, los más absurdos también encontraron la manera de sobresalir. Potenciando ese atributo e incluso sobreactuándolo, lo tomaron como bandera para volverse cotizados. Hoy, miles de chicos quieren ser como ellos, por la fama y por el negocio, ser un Youtuber está de moda. Y ser absurdo, también.