Menú
Personajes / 22 de abril de 2019

Carla Conte: “Mi sueño es una feminista al poder”

Conduce “Confrontados” en la tarde de Canal 9. Soltera con hijos, deseos de volver a bailar y feminismo fingido.

Carla Conte
VOCACIÓN. Quiso ser azafata y modelo. Estudió para ser maestra jardinera, psicología y fotoperiodismo, pero lo que siempre quiso hacer fue bailar. Fotos: Marcelo Escayola.

Siempre,  como si no le costara, la risa de Carla Conte sale fresca. Con esa espontaneidad le dijo que no a la tijera de Tinelli en el Bailando 2006 y renunció en 2010 a “Este es el show” para criar a su primera hija. A partir de ahí, dice que todo cambió. Lo que era intuitivo pasó a convertirse en convicción: si algo molesta es porque está mal.

Con producción de Mandarina, desde enero de 2017 es la co-conductora, junto a Rodrigo Lussich, de “Confrontados”, en la tarde de Canal 9. Un programa, un canal, una productora y unos compañeros que respetan su punto de vista.

El 8 de marzo hice paro. Me hubiera gustado hacer algo en conjunto con las mujeres del canal. No es un paro al programa sino que es algo más grande”, dice sobre su militancia.

(Leer también: Día de la mujer: entre la desigualdad laboral y el debate por el paro)

Noticias: ¿Cómo hace para llevar esos temas al programa?
Carla Conte: Los puedo llevar. Ese cambio se ha dado socialmente. Antes era la loca que opinaba barbaridades que iban en contra de lo que opinaba la gente que estaba en TV. Ahora, sentir el respaldo de un movimiento que es más grande que todas, me da una sensación de libertad absoluta.

Noticias: ¿Cómo ve a la TV al respecto? Tinelli hizo un mea culpa.
Conte: Muchas cosas cambiaron y lo valoro. Pero hay que ser consecuente con esos cambios. Antes pasaban un montón de cosas y por más que uno decía, a nadie le importaba. Hoy eso no sucede. Marcelo pudo mirar eso y cambiar; seguramente, tendrá mil cosas por cambiar todavía pero hacerse cargo y ver cómo cambiarlo es importante, no es menor.

Noticias: Pero todavía hay dinosaurios al aire.
Conte: Sí, ojalá se vayan. Hay tipos que no cambian. Los ves al aire y decís: “No te importa nada el cambio cultural, seguís siendo el mismo”. Espero que veamos cada vez más figuras que piensen la televisión de otra manera. Es notable el cambio en pocos años. Hoy pasa cualquier cosa y al ratito se prendió fuego en las redes, y empiezan a retractarse.

(Leer también: Acoso en la TV argentina: 30 historias en primera persona)

Carla Conte
Fotos: Marcelo Escayola.

Noticias: ¿Qué siente al mirar hacia atrás en su carrera? ¿Era la misma que hoy?
Conte: Esencialmente sí. La tele me agarró por sorpresa, no la buscaba. Recién tomé conciencia cuando dejé la tele con mi hijita bebé. Me enojé con lo que había hecho y no había hecho. Me enojé en retrospectiva, no está bueno pero fue lo que me salió en el puerperio desquiciado. Arranqué en la tele con velocidad y naturalidad, la fui piloteando, había cosas que no me gustaban y me corría; después pude ponerles un nombre a esas situaciones.

Noticias: Siempre menciona a la periodista Luciana Peker en su despertar de conciencia.
Conte: Sí. La conocí cuando empecé a interesarme en el parto respetado. Conocer mis derechos para el parto me llevó a todos mis derechos. Me partió la cabeza averiguar que existía una ley de parto respetado, que existía la violencia obstétrica, todo lo que me podía pasar.

Noticias: ¿Qué la atemorizaba del parto?
Conte: Cuando empiezo a leer lo que pasaba en las salas de partos: cesáreas naturalizadas, que te aceleraban los procesos, cosas que les hacían a los bebés, me agarra terror. ¿Dónde estaba esa información? Partos desgarradores que se aceptaban con naturalidad porque “No queda otra”. Ahí la conozco a Luciana, por alguna nota, porque el mundo de la maternidad se choca con el aborto. No tenía ni idea de lo que pensaba sobre el aborto y eso se solucionó leyendo una nota de Mariana Carbajal que decía: “El aborto existe, no importa si querés abortar o no querés abortar”. Las opiniones personales no cuentan porque igual sucede y de lo que se trata es evitar la muerte de mujeres por abortos clandestinos.

(Leer también: Aborto: cómo es el plan celeste para blindar el Congreso)

Noticias: ¿Cómo fueron sus dos partos?
Conte: A Mora (9) la tuve en casa, fue hermoso. El papá tuvo la idea y yo venía leyendo muchísimo, contacté a una partera, hice un taller corporal con otras embarazadas y terminé pariendo en el living con una confianza y una tranquilidad absolutas. Con Facundo (5) no pudo ser así.

Noticias: ¿Qué pasó?
Conte: En la semana 30 salió mal una ecografía, había que hacer más estudios, se instalaron miedos. Igual tuve un parto sin anestesia, haciendo el Kamasutra en la sala de partos, con la partera con la que parí a Mora, en la Fundación Hospitalaria, respetadísimo. Facundo estaba bien, había que esperar a que se desarrollase y al día de hoy está espléndido: caminó, habló y controló esfínteres, pero cada proceso tuvimos que ir viéndolo.

Noticias: Tal vez demasiada información antes de tiempo.
Conte: Y gente que nos metió un miedo horrible. Por suerte, consultamos en el Garrahan a Claudia Cannizzaro, que tiene un equipo de profesionales increíble. Nos dieron paz.

Noticias: ¿Cómo es su día corriente hoy?
Conte: Vivo con mis hijos, no tengo pareja, me separé del papá (el músico y productor Guillermo Brutto) en 2017, estoy cerca del canal y del colegio pero me cuesta llegar a horario. Somos una familia turno tarde porque mis hijos entran a la una. A todos nos gusta dormir un montón. Nos levantamos, hacemos tarea si hay que hacerla, comen, los llevo al colegio y me vengo al canal.

Noticias: ¿Los chicos duermen con usted?
Conte: Ya no pero hicimos colecho desde que nacieron hasta los dos años, tomaron la teta toda la noche hasta que se hartaron y me harté. No me levanté a hacer una mamadera ni a dar la teta. Necesito dormir, tengo un problema.

Noticias: ¿Va al gimnasio?
Conte: No estoy haciendo gimnasia pero necesito bailar. Tengo que organizarme, este año me costó salir del modo vacaciones. Salgo al cine y al teatro con mis amigas. Dos días por semana y un fin de semana por medio los chicos se van con el papá, así que hago de todo.

Carla Conte
VIDA FAMILIAR. Sin pareja, se separó en 2017 de Guillermo Bruto, vive con sus hijos, Mora (9) y Facundo (5), y sale con amigas al cine y al teatro. Fotos; Marcelo Escayola

Noticias: ¿Qué le parecen otros programas de chimentos? ¿Cómo se sintió cuando participó en “Los ángeles de la mañana”?
Conte: Bien, fue hace casi tres años. Hay alguna angelita brava, pero a Ángel (De Brito) lo conozco hace mucho. Es un rubro que también ha cambiado mucho…

Noticias: Pero de sororidad, bien poco.
Conte: (Risas) Sí, es difícil. Pero el año pasado, cuando se sentaron todas las feministas en “Intrusos”, yo aplaudía. Recontra sirvió. Obvio que quiero tener a la Peker sentada en mi programa, pero estuvo buenísimo que estuviera ahí. No le creo el feminismo a todo el mundo. La tenés que caretear. Bueno, hacelo, te voy a mirar a ver si lo hacés bien. Es cierto lo que decís de la sororidad, no la veo en todos lados. Es un cambio progresivo y no estamos distraídas, estamos viendo todo lo que pasa.

(Leer también: Actrices argentinas: la historia de un grupo que cambió todo)

Noticias: ¿Cómo es su participación en el movimiento de mujeres?
Conte: Tengo mi grupo de mujeres con las que voy desde hace años a los Encuentros Nacionales, son amigas a las que conocí a través del mundo del parto respetado. Hace unos meses entré al chat de Periodistas Argentinas gracias a Maju Lozano, cuando debatimos el aborto legal. Está buenísimo porque te da un marco.

Noticias: ¿Qué pasa cuando hay personajes que no cuentan con el apoyo de todas, por razones políticas o lo que fuere?
Conte: Agustina Kämpfer no estaba en el chat pero cuando pasó eso con (Eduardo) Feinmann se armó un comunicado y una comitiva para tener una reunión con la productora y plantear la situación, que no pasara de largo. No la volvieron a tomar a Agustina pero no importa –sí, importa que no tenga laburo– pero se armó algo en bloque como movimiento y está bueno.

Noticias: ¿Qué quería ser cuando fuera grande?
Conte: Maestra jardinera, pero estudié y no me recibí. Quise ser azafata, pero no llegué a poner el pie en ningún lado. En alguna época quise ser modelo. Estudié psicología, fotoperiodismo, pero lo que siempre pero siempre quise hacer fue bailar. Y llegué a hacerlo profesionalmente. Cuando me echaron de la casa de cambio donde trabajaba, me puse a bailar y me mantenía sola. Hasta que llegó la tele y arrasó con todo.

Noticias: ¿Dialoga con aquellos deseos?
Conte: En algún momento me enojé por haber dejado de bailar y ahora siento que es un buen momento. Estoy con muchas ganas de hacerlo pero de manera libre, ya no como un trabajo.

Noticias: ¿Cómo ve el año político? ¿Qué espera de las elecciones?
Conte: Lo único que espero es que cambie algo. Mi sueño es una feminista al poder pero todavía no tenemos un partido político.

Por Leni González
@LenideEscalada