Menú
Política / 27 de mayo de 2019

La Justicia secuestró documentación oficial por la causa del Paseo del Bajo

Es por la denuncia en la que está apuntado Ángelo Calcaterra, primo del Presidente. Acusaciones de irregularidades en la millonaria licitación.

Por

Ángelo Calcaterra, el primo del Presidente. Foto: Marcelo Escayola.

No vienen siendo los mejores años para Ángelo Calcaterra. El año pasado, el primero en su vida adulta que pasó lejos de la actividad empresaria, el primo del Presidente estuvo en el centro del escándalo de los cuadernos, en el que confesó haber pagado coimas al gobierno K. Pero sus penurias judiciales no se quedaron ahí: en el 2018 la Auditoría General de la Ciudad le objetó la millonaria e irregular licitación que ganó IECSA para construir el Paseo del Bajo, la obra que hoy estrenó Mauricio Macri. Y la denuncia, hecha a raíz de ese informe, ahora avanza: la Justicia secuestró documentación oficial en una empresa pública.

Por orden del fiscal nacional de investigaciones administrativas, Sergio Rodríguez, se secuestraron 36 cajas de documentación en Autopistas Urbanas Sociedad Anónima. AUSA es una empresa pública, cuyo principal accionista es el gobierno porteño, que fue quien se encargó de llevar adelante la millonaria licitación –la más cara de la década- de la que ganó la parte más jugosa IECSA, la empresa familiar de los Macri que en ese entonces pertenecía a Calcaterra. Al momento del cierre de esta nota, la Fiscalía 12 de la Ciudad estaba terminando de digitalizar las últimas cajas y para el cierre de esta semana el equipo de Rodríguez comenzará a analizarlo.

(Te puede interesar: Calcaterra y Macri: negocio entre primos)

La denuncia la radicó Cecilia Segura, presidenta de la Auditoría General de la Ciudad por la oposición, la institución que realizó el informe. La acusación la hizo luego de que NOTICIAS publicara, en noviembre del 2018, una tapa relatando los detalles de la irregular licitación que ganó Calcaterra. Originalmente, la causa había recaído en el despacho del juez Sebastián Casanello, pero ocurrió algo inesperado: el juez Claudio Bonadio reclamó la competencia, aduciendo que una denuncia anterior contra la licitación del Paseo del Bajo había sido presentada en su despacho. Finalmente, la Justicia le dio el visto bueno a la decisión de Bonadio, quien hoy lleva la causa.

Calcaterra Macri
La tapa de NOTICIAS del 9 de noviembre del 2018, donde se revelaba las sospechas sobre la millonaria licitación que ganó Iecsa.

La denuncia de Segura, que apunta contra el accionar de Horacio Rodríguez Larreta, Guillermo Dietrich, Franco Moccia (ministro de Transporte de la Ciudad) y Carlos María Frugoni (presidente de AUSA y compañero de Macri en el Cardenal Newman), se basa en el informe de la Auditoría: ahí se reflejan las maniobras poco claras que ocurrieron durante la licitación del Paseo del Bajo, el corredor vial que hoy se estrenó y que une al norte y el sur de la Capital.

(Te puede interesar: Elisa Carrió sobre Calcaterra y Macri: “Siempre me parece bueno que se audite”)

Según ese trabajo, –que fue aprobado de forma unánime, incluso entre los miembros del PRO, de la UCR y de la Coalición Cívica– se detallan las fuertes irregularidades que terminaron en la contratación de IECSA, licitación en la que el Estado le otorgó al menos $3.200  millones por la obra, a fines del 2016. Meses después de ganar esa licitación, Calcaterra vendió su empresa a Marcelo Mindlin, dueño de SACDE. Como el mismo primo del Presidente aseguró, ganar la obra del Paseo del Bajo fue clave para capitalizar su empresa antes de la venta.

Segura, de militancia K, sostiene que tiene la “fundada sospecha de que funcionarios han incumplido leyes para beneficiar a IECSA, que fuera propiedad de la familia del Presidente, produciendo un grave perjuicio económico al Estado”.  Facundo del Gaiso, el auditor de la Coalición Cívica, aseguró: “Nunca vi una diferencia tan grande entre lo que presupuestó el Estado ($4.480 millones) y el precio con que IECSA ganó la licitación ($3.200 millones, 30% más barato). Si el Paseo del Bajo termina costando más, tendrán que explicarlo”. Mariela Coletta, auditora de la UCR, también dijo: “Los procesos fueron llamativamente irregulares, y queda claro que el tramo más caro de la obra se adjudicó con un proceso distinto del que correspondía por ley, sin razones que lo justificaran”.

No se quedó ahí: la propia Elisa Carrió, la garante moral de Cambiemos, dijo, consultada por esta revista, que le “hubiera gustado que se audite la obra también”. Es que, de manera llamativa, cuando los tres auditores mencionados quisieron investigar la obra -y no sólo la licitación- perdieron contra el voto de la mayoría: los tres integrantes del PRO y, los misterios de la grieta, el del auditor del Partido Justicialista. Según dicen desde la Auditoría, para este fin de año se votará investigar, finalmente, la obra.