Domingo 27 de noviembre, 2022

COSTUMBRES | 30-10-2022 00:13

Belleza cyborg: Rostros diseñados según un algoritmo

Uno de los más importantes expertos del país, Fabián Bottegal, habla de la tendencia a intervenir la fisonomía en personas cada vez más jóvenes.

En el 2011, casi como una pitonisa anticipadora, la comediante Tina Fey describió en sus memorias, “Bossypants”, la apariencia de una mujer ideal del siglo XXI: ojos azules caucásicos, labios carnosos españoles, una nariz de botón clásica, piel asiática sin vello y con un bronceado de California, hasta llegar a “los brazos de Michelle Obama y las tetas de muñeca”. “La única persona que ha estado cerca de lograr este look es Kim Kardashian quien, como sabemos, fue creada por científicos rusos para sabotear a nuestros atletas”, dice Fey. Lejos de ser una sátira impiadosa y futurista, este ideal de cualidades planetarias que describió la actriz, es la imagen de una Gioconda actual. El rostro que le devuelve la pantalla del móvil a quienes busquen la perfección. ¿Acaso Kim Kardashian, Bella Hadid, Emily Ratajkowski y Kendall Jenner no son réplicas de este modelo?

Belleza

La belleza “cyborg” pone en evidencia la ausencia de límites entre lo natural y lo creado. A finales de nuestro siglo, las mujeres y hombres artificiales han dejado de ser personajes de ciencia ficción para invadir la realidad más cotidiana.

Nuestra vida es inconcebible sin la tecnología y su uso no se limita ya a los objetos que nos rodean, también ha empezado a formar parte de nuestros propios cuerpos. La publicidad que nos rodea crea modelos de belleza “posthumanos”, a base de efectos especiales y sistemas digitales que son una asombrosa combinación entre cirugía y programas informáticos. La tecnología está reescribiendo nuestros cuerpos para que se correspondan con sus propios intereses. Belleza uniformemente idealizada que clama por hacerse realidad.

Fabián Bottegal

Ciencia y sociedad

El doctor Fabián Bottegal (56) es el dermatólogo preferido de las caras más famosas del país. Docente de la Facultad de Medicina de la UBA, es especialista en técnicas de rejuvenecimiento cutáneo, un conocimiento que perfeccionó bajo la tutela del estadounidense Fredric Brandt, uno de los principales referentes de la estética mundial. El médico hoy se manifiesta preocupado por el auge de este nuevo prototipo de belleza, que cada vez busca cuerpos y rostros más jóvenes.

“A mí me gustan todas las arrugas. Soy un pro envejecimiento. Es muy difícil hoy tener este tipo de diálogo con el paciente, porque la gente quiere verse no solamente más joven sino diferente- explica el especialista-. Es el grave problema de los tratamientos de envejecimiento. Primero, uno tiene que ser coherente con uno. La belleza tiene que ver, como dijo Platón, con 'la proporción y la armonía de las partes'. Los que trabajamos con estética tenemos un gran problema con esta nueva tendencia, con las 'cybor beauties'. Se creó un algoritmo que no tiene que ver con la estética real. Caras de Instagram, bellezas que no existen. Se usan filtros que alteran la realidad y generan expectativas que no son posibles de alcanzar. La modelo Bella Hadid es hermosa, pero su belleza no es real. Esa chica fue creada, su cara fue diseñada”.

Bella Hadid

Las revistas médicas han bautizado este fenómeno como “dismorfia de Snapchat”, en referencia a la primera red social que lanzó las populares máscaras digitales que deformaban el rostro. Los primeros filtros eran un divertimento que ofrecía ojos enormes ojos u orejas de perro. Pero ahora la retórica ha cambiado y los filtros se han convertido en una herramienta de embellecimiento instantáneo.

Las Kardashian juran que “Facetune” es la mejor aplicación del mercado. Justin Bieber también utiliza una app para que su piel aparezca fresca. Varias cuentas de Instagram se dedican a identificar los ajustes que las celebridades hacen cuando editan sus fotos. “Celeb Face”, que tiene más de un millón de seguidores, publica fotos de las cuentas de las famosas y agrega flechas para resaltar los signos de “FaceTuning”. BeautyCamera, Airbrush, Photo Wonder, VisageLab, Pixl o Perfect 365, las varitas mágicas de la tecnología con las que se pueden afinar mentones, blanquear dientes, tener pieles de porcelana, ojos de gacela o figuras de ninfas.

Kim Kardashian

“Creo que el noventa y cinco por ciento de las personas más seguidas en Instagram usan FaceTune y también se han sometido a algún tipo de procedimiento cosmético”, aseguró el maquillador de celebridades Colby Smith, en una entrevista para la revista “The New Yorker”.

“La presión de las redes es fuertísima y eso hace que el retoque se transforme en algo necesario. Lo que ves allí es una imagen modificada, como antes lo hacían las revistas. Los chicos solían identificarse con una celebrity, pero hoy se identifican con ellos mismos tuneados. Esta belleza de Instagram es un fenómeno social que va más allá de lo estético. Algo nuevo que tendremos que reaprender, en un futuro incierto”, reconoce Bottegal.

Las cirugías

Según la Sociedad Estadounidense de Cirujanos Plásticos, el año pasado se realizaron 1,4 millones de procedimientos quirúrgicos y no quirúrgicos y un promedio de 600 procedimientos más que en 2020, con una ganancia total de $14.500 billones de dólares. El deseo, ahora culturalmente arraigado, de verse mejor en las selfies (también conocido como "conciencia de las selfies") continúa aumentando. El 77 % de los médicos reporta este deseo como un factor que impulsa a los pacientes: un aumento general del 35 % desde la primera vez que se identificó esta tendencia en 2016. Dentro de esta lógica, las operaciones más demandadas tienen que ver con corregir la asimetría facial, la caída de los párpados, la apariencia de las arrugas y el aspecto de la nariz. También se ha incrementado de manera significativa la demanda de aumento de labios para acercarse a esa imagen que, a través de un filtro. puede lograrse en cuestión de segundos.

Nicole Kidman

“Llega un momento en que, por más aplicaciones que te hagas, tu cara se va a caer. Esa imagen no se va a poder seguir sosteniendo con Botox o rellenos. Vas a tener que pasar a la cirugía y la cirugía no es lo mismo. Pero el peor y nuevo escenario es la imagen de este rostro inexistente. No hay productos nuevos, quizás sí hay mejoras en las técnicas o en la aparatología. El tema es la edad de inicio de los tratamientos. Antes era la señora de cuarenta y hoy es la chica de veinte, y ¿cómo le explicas a esa chica que quiere todo y ya, que es linda cómo es?”, se lamenta Bottegal. “Prefiero ver a una Naomi Watts (en la nueva serie 'El Vigilante') que permanece inalterable, que a su compatriota Nicole Kidman, que es casi imposible de mirar. ¡Se le nota el lifting!”, concluye el médico.

Cada vez son más los expertos que advierten que la moda de los filtros de realidad virtual está afectando la manera como los usuarios se ven a sí mismos, agudizando sus inseguridades latentes. Y cada vez más jóvenes concurren a los consultorios para intentar recuperar esa autoestima. “Esto es un negocio enorme. Cada vez hay más médicos que se dedican a hacer tratamientos estéticos porque es muy rentable. Y los laboratorios fabrican más productos estéticos. Me encanta trabajar, hacer dinero y ser exitoso, pero también quiero involucrarme con el paciente, conocer su historia. No ser complaciente ante todos los pedidos. Los medios van a tener que estudiar esta tendencia desde un punto de vista sociológico, porque lo que se ve es tremendo”, reconoce el médico y habla de una nueva técnica que promueven los laboratorios. “Se llama 'Baby botox'. Es un 'pre-planchado' preventivo. Si un chico de 10 años frunce el rostro y se arruga, ¿a qué edad habría que comenzar a ponerle botox? ¿La belleza se convertirá en una adicción de por vida?”.

 


 

También te puede interesar

Galería de imágenes

Gabriela Picasso

Gabriela Picasso

Comentarios