COSTUMBRES | 23-02-2023 10:47

Como tratar el cansancio de la vista por el uso de pantallas

La presbicia es el principal diagnóstico médico ante los problemas visuales causados por el uso prolongado de pantallas.

La presbicia, también conocida como vista cansada, se trata de la dificultad de enfocar adecuadamente objetos o textos cuando están muy cerca. Este problema visual se presenta cuando se recurre a la ampliación de las letras de celulares, laptop o computadoras porque no se llega a leer los textos con el tamaño estándar de la tipografía del dispositivo.

Eso puede suponer problemas no solo a la hora de trabajar, sino también en la vida cotidiana. Por ejemplo, según un estudio de la Universidad de Helsinki, un 24% de los accidentes de tráfico, en esa zona europea, está relacionado con problemas de visión o falta de atención visual. La presbicia no supone solo una incomodidad cotidiana, también puede convertirse en un riesgo cuando no se trata adecuadamente.

Presbicia

En otras regiones del mundo, por ejemplo, en España, entre el 85% y el 95% de la población sufre presbicia a partir de los 45 años. En ese aspecto, estaríamos hablando de unos 17 millones de españoles con ese diagnóstico. Se puede deducir que la vista cansada es un  problema visual general que no tiene límites territoriales y está sumamente vinculado al hábito de consumo de dispositivos digitales.

Esta afección aparece, normalmente, a partir de los 40 años. Y los primeros síntomas son fáciles de reconocer: señalar los textos para leer en revistas o libros, problemas para enfocar de cerca, necesidad de más luz para mejorar la visualización y agrandar las letras de los dispositivos móviles. 

Presbicia

En estos casos, al aparecer estos síntomas se deberá acudir a la consulta de un especialista en oftalmología para obtener un diagnóstico. En general, se recomienda el uso de lentes progresivos para corregir el cansancio visual. Sin embargo, se sugiere realizar un análisis exhaustivo de la visión con un optometrista calificado. La solución médica debe estar ajustada a las necesidades de cada persona y adaptar las lentes mejor adecuadas a cada caso.

La utilización de las llamadas gafas progresivas para personas que nunca las han llevado puede suponer un gran cambio físico y estético. Pero la mayoría de las ópticas disponen de modelos progresivos que se adaptan a los hábitos, rutinas y necesidades de cada usuario. Las gafas de este tipo mejoran considerablemente la nitidez y reducen las aberraciones laterales, con lo que se obtiene un campo de visión más amplio. Además, suelen adaptarse naturalmente, sin mareos y con una transición suave entre la visión de cerca y de lejos.

 

 

 

 

También te puede interesar

Galería de imágenes

Comentarios