COSTUMBRES | 21-08-2020 00:05

Nueva normalidad: en auto a todas partes

Cada vez hay más actividades para hacer desde el coche. Encuentros masivos y salidas a comprar o comer en un entorno aislado y seguro.

Al mejor estilo de la mítica Ruta 66 de los Estados Unidos, donde nació el “drive-through” -servicio al carro-, cada vez son más las actividades que se pueden realizar sin bajarse del coche, para mantener las medidas de seguridad ante la pandemia.

La vida cotidiana se adapta a la nueva normalidad y ya son muchos los que comen afuera o hacen las compras desde al auto. Conocida como “pick-up”, esta modalidad permite al cliente ingresar a la playa de estacionamiento de un shopping o supermercado y retirar el pedido que hizo previamente vía online o telefónica. La premisa del distanciamiento social y la necesidad de esparcimiento y recreación convierten al coche en el principal protagonista de la próxima etapa de la cuarentena.

Autocine

“Lo bueno del cine es que durante dos horas los problemas son de otros”, reza la frase -enunciada por el actor español Pedro Ruiz- que se hiciera popular entre los amantes del séptimo arte. Quizá bajo esa premisa se explica el auge de los autocines, la manera más segura para los espectadores de participar de un espectáculo masivo, aprovechando la burbuja protectora del auto y respetando los protocolos de higiene y seguridad. “Tenemos todo armado para que la gente con su coche llegue al playón del Superdomo, que es un lugar amplio, pase por el food truck si quiere pochoclos o gaseosas, y luego se estacione a disfrutar de la película, habiendo adquirido previamente, vía Internet, el ticket con cupos por terminación de documento”, explica Yamil Menem, titular de la Agencia de Espacios Públicos y Eventos del gobierno de La Rioja.

 

Control de temperatura

 

Los que piensan que todo tiempo pasado fue mejor están de parabienes por el revival del autocine. “Se abandonó hace muchas décadas y nos pareció que podía ser una buena idea implementarlo. Sobre todo en una ciudad como Rosario, que cuenta ya con una pantalla gigante en el Museo del Deporte. Incluso en su momento fue muy controvertida porque nos costó a los santafesinos más de un millón de dólares”, recuerda el concejal rosarino Agapito Blanco.

Otra opción para acoplarse a esta forma de entretenimiento es contratar una pantalla inflable. Gastón Sztutwojner, director de Cinergia Agency, empresa con sede en Buenos Aires dedicada a la instalación de autocines por todo el país, detalla: “Montarlo tiene un valor estimado de entre 180 mil y 250 mil pesos el día de evento. En 3 horas se instala todo el sistema que cuenta con la pantalla inflable más grande de Sudamérica y proyección HD. Además realizamos la gestión de derechos de reproducción. Ahora estamos en stand by a la espera de que se abran las fronteras provinciales”.

Otros eventos

Otro género tradicional del espectáculo volvió al ruedo en auto en estos días: los circos. Por ejemplo, Autocircus Magenta, en Mendoza, transformó el escenario en una experiencia 360: los acróbatas, payasos y el mago realizaron sus performances en el centro del predio y todos los autos se dispusieron en un gran círculo para disfrutar del espectáculo. “En la red de circos se empezó a charlar sobre esta idea, empezó a compartirse un diseño que habían hecho en Europa e increíblemente es una realidad”, expresa Virginia Bernard, clown y directora.

Por su parte, el Cirque XXI, al quedar varado en San Luis e interrumpirse su gira, decidió también realizar este tipo de funciones, aunque utilizaron un clásico escenario a la italiana. “Armamos un protocolo en conjunto con la municipalidad, se presentó al comité de crisis de la provincia y lo aprobaron”, relata el director general del circo, Fabián López, al tiempo que el director artístico, Bicho Gómez; agrega: “Yo recuerdo cuando iba, te ponían un parlantito en el auto, se veía la noche, la luna, las estrellas, si estabas de noviecito aprovechabas para chapar, era la excusa perfecta”. En la nueva modalidad se transmite el audio del evento vía FM, así cada espectador sintoniza la emisora en la radio del auto y evita tener que bajar el vidrio.

 

Auto circo

 

Todavía no ha sucedido en la Argentina, pero en otros países del mundo, las fiestas electrónicas en coche crecen día a día. Alemania fue pionera dentro de este rubro. Y en Uruguay, en el flamante AeroLife de Montevideo, además de proyectar films, experimentaron hace pocos días con una “fiesta rave”. “Fue un espectáculo en vivo de DJ Sanata, que lo interpreta el actor Gonzalo Cammarota. La gente se fue con pelucas, cotillón, todos tuneados. Fue genial verlos divertirse al ritmo de la música”, cuenta Mariana Chango, gerenta del lugar.

Comunidad

 El pastor Jorge Ledesma juntó a sus fieles frente al nuevo templo de la Iglesia Cristiana Internacional, en Resistencia, Chaco. Cada grupo familiar asistió en su coche y participaron del autoculto. “Fue una experiencia edificante. La fe es algo que generalmente se vive en comunidad, es como una fiesta pero en el mundo espiritual. En este tiempo de cuarentena la gente está teniendo muchas luchas internas, y una de las maneras de canalizar esa carga, esa presión, es la fe”, confía Ledesma. Esta experiencia no fue única y cada son más los templos e iglesias en distintas provincias, que se reúnen bajo esta modalidad.

La imaginación no tiene límites, se trata de querer y crear, por eso seguramente este sea solo el comienzo de las múltiples actividades que se sumarán a la tendencia de usar el auto como forma de salir seguros. La normativa es clara al respecto: dentro del coche hay que usar barbijo y sólo puden viajar dos personas, separadas. Pero a medida que la situación mejore, la reglamentación se volverá más laxa y con seguridad el auto será la mejor opción para un esparcimiento familiar seguro.

 

*Integrante del Equipo de Investigación de Perfil Educación.

También te puede interesar

por Celina Hernández*

Galería de imágenes

En esta Nota

Comentarios